Adelanto del libro: De la Fidelidad a la Recurrencia: Como hacer que tu empresa sea verdaderamente rentable (2ª parte)

Foto de Jose Luis Matarranz
Foto de Jose Luis Matarranz

(continúa…) Leído este poema tan profundo y escrito con tanto acierto para expresar como uno ha de enamorar a otra persona, mi propuesta, la misma que hago a mis alumnos en clase es la de cambiar las palabras: sustituir táctica por estrategia y viceversa, y de nuevo leer el poema, con el objeto de sacar alguna conclusión.

Táctica y Estrategia

Mi estrategia es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi estrategia es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi estrategia es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi estrategia es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos.

Mi táctica es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi táctica es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Mario Benedetti

Lo primero es bastante más coherente que lo segundo, y es que debemos de entender también que lo estratégico, realmente es lo importante, lo que nos hace diferente, lo que solo nosotros sabemos o podemos hacer.

Esta relación con el lenguaje y este ejemplo a modo de juego está también muy relacionado con el uso, y a veces el abuso que muchos cometemos con estas palabras. Te recuerdo lo de la frase que antes te he mencionado: ¿Cuántas veces no hemos oído: “La política de nuestra empresa es tener los precios más baratos”, o también: “La estrategia de nuestra empresa es ofrecer los precios más baratos”. ¿Cuál de las dos es la correcta, cuál de las dos se emplea con propiedad?

Tras pensar en el tema, debo decirte que ambas pueden responder a la realidad y pueden estar expresando diferentes formas de gestión: la política y la estrategia, pero no es lo mismo “ser la empresa que siempre tiene los precios más económicos”, “que competir con precios bajos”. Parece lo mismo, pero no lo es, y como pido a mis alumnos, es imprescindible que también usemos y empleemos apropiadamente estos términos.

Lo político, y todo lo asociado al término, responde al nivel de los principios, de la ideología o del pensamiento. Es fácil entender el término cuando lo trasladamos al entorno del gobierno de los pueblos y las naciones. Comúnmente todos sabemos que significa en términos políticos ser de derecha o de izquierda, que es el liberalismo o la socialdemocracia, el fascismo o el comunismo, todos ellos términos políticos que responden a unos planteamientos muy claros y muy conocidos. La diferencia es que en management o dirección de empresa todavía no hemos etiquetado a las empresas asignándolas adjetivos, doctrinas o posicionamientos muy concretos. Pero con esta base, y este ejemplo, si pretendo demostrarte que la política en una empresa debe ser algo, probablemente inmutable, que responda a su misión, a su visión y a su responsabilidad corporativa.

El ejemplo que mencionamos  y las frases de referencia  “esta empresa tiene una política de precio muy definida”; o “la estrategia de esta empresa se basa en sus precios”, no significan lo mismo, no dicen lo mismo aunque probablemente algunos de los que las usan, lo hacen indistintamente. En el primer caso “esta empresa tiene una política de precio muy definida”, estamos hablando de un criterio inmutable que la empresa tiene en su proceder, bien porque se mantiene en la media del mercado, bien porque ofrece los precio más bajos o más altos, con independencia de la ventaja competitiva que la empresa quiera o pretenda obtener y obtenga; sin embargo nuestra otra frase de referencia la “estrategia de esta empresa se basa en sus precios” u otra similar que pudieran ser “para la empresa sus precios son estratégicos” nos referencia al ámbito de los resultados, de su competitividad, de las ventajas que la empresa adquiere con respecto a otras empresas y en lo que basa su juego para ganar la partida a los demás: LA ESTRATEGIA DE LA EMPRESA. No es lo mismo ser los más baratos, que tener los mejores precios; no es lo mismo buscar la calidad más exquisita en la forma de hacer las cosas, que competir en calidad; en definitiva, una ESTRATEGIA puede llegar a ser parte de la POLITICA de una empresa, pero una POLITICA no tiene porque ser la ESTRATEGIA de la empresa.

En términos anglosajones, y puesto que las mejores fuentes del Management nos vienen de la lengua de Shakespeare te propongo que si puedes asocies los términos antes descrito a los siguientes verbos, palabras que a través del inglés, probablemente te ayuden a delimitar mucho mejor a partir de ahora el uso de estas tres términos que tan frecuentemente solemos emplear en el ámbito de la gestión.

POLITICA:           TO  BE
ESTRATEGIA:    TO  DO
TÁCTICA:            TO  MAKE

© José Luis Matarranz para el BLOG de ISEAD

Prof. de Dirección de Ventas
y Trade Marketing del ISEAD
______________________________
i Mario Benedetti….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s