7 claves para evitar la “necrosis del capital circulante” en un periodo de crisis

img_9561_2En los tiempos que vivimos, los problemas no se resuelven cuando surgen, sino que hay que anticiparse a ellos para que cuando estos lleguen ,  sean a lo sumo incidencias. Para lo cual, en el ámbito directivo es fundamental la figura de personas con conocimiento del negocio, creadores y visionarios.

En el actual escenario de crisis, cobra especial importancia la figura del “empresario-creador-visionario” que define el ratio de endeudamiento óptimo que necesita su negocio, de forma que la generación de caja entre periodos evolucione siempre de forma positiva.

Uno de los grandes problemas de la actual crisis, viene dado por un ratio de endeudamiento excesivo debido a la miopía directiva que en ocasiones no permite adelantarse a la menor generación de ingresos o incremento de costes.

Cuando esto se produce y el ratio es excesivo, la generación de caja, que es el motor económico de la empresa, disminuye, entrando la organización en un proceso centrifugador que puede llevar a la quiebra y desaparición de la empresa.

7 claves a tener en cuenta para evitar esta situación:

1.- Conocer el negocio que sustenta la empresa a la perfección. De esta forma podremos estimar la generación de caja y hacer previsiones de flujo de ingresos y gastos.

2.- Detectar ineficiencias en los procesos e implementar mejoras que optimicen su funcionamiento.

3.- Definir muy bien si existe estacionalidad en la generación de ingresos o realización de gastos. La capacidad de endeudamiento de una empresa, depende de la estabilidad de sus ingresos. A mayor estacionalidad, menor ratio de endeudamiento posible.

4.- Ser sensatos valorando las estimaciones de ingresos y gastos. Aunque sean correctas, siempre habrá imprevistos que no podremos anticipar y que aconsejan un ratio de endeudamiento menor.

5.- Ser prudente a la hora de gastar en promoción y marketing, sobre todo cuando la generación de caja es menos que proporcional a los buenos tiempos. Hacerlo siempre buscando retornos positivos de la inversión.

6.- Ser creativo. Descubrir y anticipar los procesos de cambio del mercado que quiebran las reglas establecidas y anticiparse con visión estratégica llegando a ser motor del cambio e involucrando en ello a toda la empresa.

7.- En definitiva, todas las áreas de la empresa deben implicarse en la mejora de la eficiencia y calidad total para lograr un nivel óptimo de capital circulante que permita una viabilidad a largo plazo de toda la organización.

Pablo Fuentes
Isead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s