Patear la pelota. “El costo de no decidir”

patear-pelota1Muchas veces posponemos una decisión pensando que nos sacamos un peso de encima, sin embargo, estamos ignorando el efecto de tomar la decisión de “no decidir”.

Cuando elegimos posponer una decisión, en realidad estamos tomando una: “decidimos no actuar pretendiendo no influir en la evolución de los hechos”. Muy por el contrario, solemos generar un efecto, no por una acción realizada, sino por una omisión. Nuestra cultura latina suele premiar y castigar los efectos de las acciones de las personas, pero muy poca importancia se asigna a los efectos de las omisiones. Mucha gente preferirá entonces no jugarse al momento de decidir, no asumir un riesgo que puede parecer innecesario, prefiriendo mantenerse en la comodidad de una indecisión supuestamente no castigada.

Desde Teoría de la Decisión, disciplina que estudia los mecanismos para optimizar los procesos de decisión, se puede apreciar cómo el costo de “no decidir”, y por ende de no actuar, suele tener muchas veces efectos mucho mayores que el de las decisiones tomadas habiendo asumido un riesgo calculado.

En el caso de la suspensión de los partios de fútbol por hechos de violencia, las decisiones de fondo nunca son tomadas. Entender qué decisión estamos analizando es el primer paso para tomarla. No se trata aquí de permitir o no la entrada a la cancha de un grupo de personas en particular, o de suspender el partido. La decisión de fondo es otra, y al decidir suspender el partido, no se logra otra cosa que evitarla. La decisión de “qué hacer con las barras bravas” o “cómo eliminar la violencia en el fútbol” es pateada para otro momento, o para otra persona. Esto implica hacer precisamente lo que no se va a poder hacer esta vez en la cancha: “patear la pelota”.

Enfrentar una decisión suele generar diferentes estados de ánimo en función del perfil del decisor. Cuando el decisor se enfrenta al momento de elección, incluso en decisiones placenteras, un estado de “angustia” es generado por el simple hecho de saber que se tendrá que elegir entre uno, y sólo uno, de los futuros posibles. Sin embargo, esta angustia parece estar más que justificada ya que eliminar futuros posibles y aceptar un “costo de oportunidad” implica también realizar un duelo por lo que pudiera haber sido.

Otro estado de ánimo que se encuentra con frecuencia en la cultura latina al momento de decidir es el llamado sentimiento de “culpa”. En este caso, el dilema entre lo que se debe hacer y lo que terminaré haciendo puede generar una opresión que modifique nuestro accionar e interfiera drásticamente en la forma que decidimos.

Por último, en muchas de las decisiones que tomamos, nos enfrentamos también al “miedo” a asumir un riesgo. En este caso, el malestar puede estar originado por el temor a las consecuencias de nuestras propias decisiones. En cualquier caso, ya sea angustia, culpa o miedo, la parálisis suele ser la respuesta automática que impide o pospone la acción.

Al posponer estamos renunciando a la libertad de influir sobre nuestro futuro con la Ilusión que nuestra indecisión no va a tener efectos negativos.

En Teoría de la Decisión llamamos “Parálisis por análisis” a este tipo de comportamientos que impiden la acción y generan demoras muchas veces costosas en las organizaciones. Tenemos un tiempo para decidir, y si no lo usamos, estamos renunciando a tomar el mando de nuestro rumbo. Esto podrá liberarnos de alguna presión siempre y cuando tengamos en claro que al no tomar una decisión alguien la tomará por nosotros.

Ya se trate aquí de parálisis por análisis, omisión o directamente incompetencia, la decisión de fondo no fue tomada, y el problema de la violencia en el fútbol seguirá estando sin resolver. Ni siquiera es el caso de Poncio Pilato que al lavarse las manos al menos delegó en el pueblo su decisión. Aquí se trata de no tomarla, y dejar que nuestro futuro se siga forjando sin una dirección buscada.

_________________________________________________
Gastón Francese
Profesor de Teoría de la decisión
Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires.

http://www.dinerozen.com/articulos.php?Action=view_article&ID=102

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s