Como tener un negocio Low Cost

ignacio-marotoEn esta ocasión querría tratar de un tipo de estrategia de negocio que combina muy bien con la coyuntura actual, en estos tiempos en que todos prestamos más atención al gasto, y a cómo limitarlo.

¿Qué es una estrategia low cost? Y más importante, ¿es algo sólo para grandes empresas? Todos conocemos cómo ha surgido un nuevo tipo de compañías que buscan despojar al producto o servicio de aspectos no esenciales que aumentan el coste. Sin duda, al escuchar la palabra low cost todos pensamos en determinadas aerolíneas, pero lo cierto es que es una estrategia que se ha extendido por muchos sectores, y que tiene posibilidades de ser explotada prácticamente en cualquier actividad, si conocemos bien nuestro negocio y nuestro cliente. La vemos en los servicios financieros, con las famosas cuentas telefónicas y de Internet, en las agencias de viajes online, y en muchos productos de consumo.

La verdad es que podemos aplicarlo casi a cualquier negocio: imagina una frutería en la que ofrecemos un surtido muy limitado de productos, pero que sabemos que son los que demanda la gente, y los compramos directamente a agricultores locales, por lo que podemos ofrecer precios muy bajos.

Todo esto suena estupendo, pero ¿en qué consiste en concreto una estrategia low cost, y cómo podemos implementarla? En dos palabras, se trata de encontrar una oferta básica rompedora. Fijémonos, por ejemplo, en un hotel urbano: pongamos que sustituimos el tremendo desayuno buffet que suelen ofrecer estos hoteles por una oferta con menos alimentos pero mejor escogidos, aquellos que nuestros huéspedes realmente van a querer desayunar. Por estas vías podemos ahorrar costes y ofrecer un producto más barato pero que sigue satisfaciendo en lo esencial la necesidad del cliente. Y, además, siempre podemos ofrecer el resto de opciones que hemos suprimido de la oferta básica, pero como un extra que se paga aparte.

Y ¿dónde está el truco? Pues en conocer muy bien nuestro negocio y a nuestro cliente. Seguro que las opciones más obvias para ahorrar costes superfluos ya las está explotando nuestra competencia, así que tenemos que echarle mucha creatividad, saber muy bien cómo comprar y qué vender.

Eso sí, hay que advertir que la estrategia low cost no supone tirar el precio a base de reducir nuestro beneficio. Reduciendo márgenes sólo conseguimos iniciar una guerra de precios, que sólo va a beneficiar a los competidores con más poder financiero, que pueden aguantar la guerra hasta el final.

Y otra cosa importante, ¿tiene algún inconveniente? Para mí el más importante es que no es fácil que podamos sostener esta estrategia indefinidamente. Con ella podemos atraer nuevos clientes, pero es muy probable que tarde o temprano nuestros competidores nos imiten, y tenemos que contar con recursos para retener a esos clientes. Tal vez otro día tengamos oportunidad de tratar este tema.
________________________

Ignacio
Antiguo Alumno
Isead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s