¿Dónde reside el éxito del equipo? (1ª parte)

Jose Luis Matarranz
Jose Luis Matarranz

En tiempo de Mundial de fútbol, todo puede ser referido al evento deportivo y cualquier tema, asunto y cuestión a debatir puede encontrar su símil y su analogía en este evento deportivo, y como no, si a lo que nos referiremos a continuación es a la gestión de los equipos y al mayor rendimiento que un buen gestor puede obtener del capital humano, también llamado talento para no suscitar el malestar de los eruditos en el tema que en el término capital o recurso ven algo peyorativo, cuando no es más que una forma de referirnos a una de las potencias necesarias que la empresa tiene, el de las personas.

España ciertamente ha sido siempre un país señalado como individualista y rebelde, capaz de forjar grandes personalidades pero inútil a la hora de aunar esfuerzos y mentalidades de equipo. Así, siempre ilustramos a nuestras organizaciones, como grupos desorganizados donde cada uno responde a sus propios intereses, incapaz de mirar al de lado y de contribuir positivamente al progreso del grupo en general, y de la misma forma, en nuestra historia reciente deportiva, ha habido la misma referencia perpetua a las gestas  de los grandes deportistas que conseguían éxitos individuales (los Induráin, los Perico Delgado en ciclismo, los Olazábal y Ballesteros en golf, los pilotos de motociclismo y los de antaño tenistas de la generación de los setenta que capitaneaba Manolo Santana y que a algunos todavía nos pilló sin poder disfrutar de sus éxitos y de esas retrasmisiones en la radio de la Copa Davis que nuestros padres nos han contado alguna vez).

A estos éxitos individuales, les hacía contrapunto la decepción y el fracaso permanente de una selección de fútbol que una y otra vez era el desconsuelo de los cientos de miles de aficionados al fútbol que fieles al deporte que los ingleses inventaran a finales del siglo XIX. Se desesperaban viendo como este equipo (selección o colectivo) era incapaz de alcanzar ni uno solo de los objetivos que se propusiera por pequeño en fuera entre la élite y  demás potencias del balón, llegando al estrépito y a la desesperación en toda las grandes citas deportivas, fueran Mundiales o Eurocopas, solo salvadas por una más que añeja Eurocopa del 64 (muchos de nosotros ni habíamos nacido), un subcampeonato también de Europa en 1984 y un balón que se coló por debajo del cuerpo del portero español, y la, eso sí, maravillosa medalla de oro de las Olimpiadas de Barcelona, equipo en el que jugaba un Guardiola, actual entrenador del F.C. Barcelona.

Pero la realidad del juego colectivo español no es del todo cierta, porque a la vez que llegaban las frustraciones con el fútbol; en el baloncesto, deporte siempre de potencias enfrentadas (URSS contra USA) por largo tiempo, España irrumpía de vez en cuando siendo un tercero temible siempre en discordia. Un país de bajitos aparecía con cierta periodicidad con equipos realmente competitivos y capaces sino de alcanzar la máxima excelencia, sí optando hasta el último momento a los lugares que dan la gloria, llegando hasta nuestros días con casi lo máximo que un equipo nacional europeo puede conseguir y dudo que difícilmente repetir: Campeón de Mundo, Campeón de Europa y Subcampeón Olímpico. Aunque ya viene de antaño, solo baste recordar nombres como los de Corbalán, Epi, Martín, que fueron artífices de importantes éxitos deportivos en el deporte de la canasta.

Entonces, ¿cúal es el problema? ¿es verdad que los españoles no funcionamos en equipo, qué seguimos siendo indómitos y personalistas? Yo no lo creo, y esto convencido que esta afirmación parte de una frustración mal asimilada. España y los españoles somos, seguro, capaces de trabajar en equipo y generar resultados a igual nivel que cualquiera. Al currículo del baloncesto habría que unir el actual título europeo que ostenta el equipo de fútbol y la posibilidad de alcanzar un éxito mayor en el actual Mundial de Sudáfrica, entonces ¿qué es lo que ha cambiado? ¿No sería aquello una disculpa ante cierta incapacidad para lograr el éxito?

_________________________

Jose Luis Matarranz
Profesor Isead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s