«Amigos para siempre»: ¿Es bueno tener amigos en el entorno laboral?

Jose Luis Matarranz
Jose Luis Matarranz

Quiero comenzar este artículo con el fondo musical de aquella canción rumbera que  despedía los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona,…”amigos para siempre, lailo lailo lailo laaaa….. amigos para siempre”, canción perfectamente intercambiable con el “Friends will be Friends” que a mediados de los ochenta The Queen cantara a modo de himno de la amistad también. Entre medias de estas notas musicales surge la cuestión que nos ocupa y que también suena como un estribillo, como un tópico y que todos hemos oído alguna vez: “en el trabajo no se tienen amigos”.
¿Es bueno tener amigos en el entorno laboral? ¿Debemos o no debemos tener amigos en nuestros trabajos, empresas, negocios, etc…? Reconozco que la pregunta resulta un tanto superficial y poco transcendente  si lo comparamos con otras reflexiones que mis compañeros de blog plantean, pero mi descanso estival no me ha dado para más.
Mis reflexiones veraniegas, y mis lecturas más próximas a la actualidad deportiva que a las teorías y predicciones de Paul Krugman, me plantearon la siguiente cuestión: “si estos alegres y triunfantes muchachos que ganan mundiales de fútbol y baloncesto hablan siempre que parte de su éxito reside en el buen ambiente que tienen, en lo bien que se llevan y en lo amigos que son, ¿porqué nunca nos planteamos idénticas circunstancias en nuestros entornos empresariales? Hablamos  sí,  en abstracto del buen ambiente y del clima organizacional, pero ¿alguna vez alguna empresa ha medido las relaciones interpersonales hasta el resultado de poder determinar el nivel de amistad (más que compañerismo de sus empresas) que hay entre los miembros de un departamento, de un taller, de un negocio o de parte de una empresa?
¿Qué pasaría si alguna leyésemos el siguiente titular en un periódico económico: “Mr. Tal, Presidente del Banco Fulano declara que el éxito de su entidad se debe a su buena estrategia y a las buenas relaciones de los miembros de su Consejo de Administración. Mr Tal declaró que se sentía muy a gusto presidiendo un Consejo en el que además de profesionales y expertos financieros, todos eran amigos y disfrutan cuando el Consejo se reunía. Mr Tal añadió que siempre era una oportunidad que tenían de verse, de charlar de muchas cosas, además de resolver las cuestiones que afectaban meramente al gobierno de la entidad.
¿Sorprendente, verdad? Reconozco que a mí me chocaría, y si lo pienso no sé por qué debe ser así, teniendo en cuenta que en otros muchos colectivos y grupos de trabajo, el vínculo de la amistad se considera como necesario para lograr el éxito o la excelencia. En el deporte o en el arte, ¿y por qué no en los negocios? Quienes nos han dicho que esto no podía ser, siempre han argumentado que la competencia es el freno y la barrera que impide  a quienes trabajan en una empresa  codo con codo puedan llegar a ser amigos.
Parece que la empresa no es necesariamente el marco de referencia perfecto para que quienes trabajan, encuentren necesariamente el vínculo de la amistad. De la misma forma que podríamos pensar que difícilmente Xavi Hernández, jugador del F.C. Barcelona, no pudiera ser amigo de Iker Casillas, portero del Real Madrid, caso concreto que no es así pero y si lo fuera…  se puede pensar que quienes compiten al máximo nivel dentro de la estructura de una empresa, pueden llegar a tenerse estima personal. Pues bien, Xavi y Casillas pudieran ser sin duda la expresión de esa máxima competencia en el sentido laboral que nos ocupa; dos jugadores de fútbol de la súper élite, que trabajan enfrentados durante nueve meses, en los que son protagonistas directos e indirecto de una rivalidad que alcanza a lo social , y sin embargo nada les impide juntarse cuarenta días más de cada año de su vida profesional y proyectar sus miras profesionales hacia metas conjuntas, en las que se reflejan los resultados y las consecuencias de ese buen llevarse
Entonces, ¿qué hacemos con nuestros equipos de trabajo, con nuestros equipos de ventas, con nuestros equipos de investigación, etc.? Parece que no queda otra que plantearse esta vía y esta alternativa. Quisiera pensar que es posible y que podemos formar verdaderos equipos motivados de personas competentes y competitivas, pero a la vez amigas de sus amigos, porque solo así podrán tener visiones compartidas para superar retos y alcanzar los objetivos juntos.
Quienes hemos dedicado, y seguimos dedicando mucho tiempo a hablar de estos temas, probablemente hayamos olvidado lo más elemental, lo más simple, lo primero que aprendimos a decir cuando nos relacionamos con nuestros primeros extraños-semejantes en colegios y guarderías: Pepito es mi amigo y Juanito también, algo que por desgracia, por olvido o por nuestra propia vergüenza hemos olvidado a decir: Mengano o Futano son mis amigos.
Ahora que se habla tanto de crisis y de sus causas y de sus soluciones, bien haríamos el plantear nuevos modelos de relaciones en las empresas. No seré yo quien apueste por un único modelo, ni quien pueda afirmar que tiene la solución, o tan siquiera la aproximación a ella, pero si me atrevo a dejar esta reflexión en el aire “¿ES BUENO TENER AMIGOS EN EL ENTORNO LABORAL?” o los grupos de trabajo en los que existen estos vínculos personales son más eficaces, están mejor orientados al objetivo y en general son un mayor beneficio para la empresa, y quién sabe, si para la sociedad. Estas son las preguntas.
Ahora os toca a cada uno de vosotros contestaros a estas mismas cuestiones, y reparar en la conveniencia o no de estos lazos en el entorno laboral. No se trata de pedir a todos los que nos rodean tantas horas que sean verdaderos amigos, sino se trata de no poner trabas a este sentimiento y romper con el tópico o con tabú que en el trabajo no se pueden tener amigos. Se tendrán o no se tendrán, esa será otro cantar, pero si toca tenerlos, bienvenidos sean.
_________________________

Escrito por Jose Luis Matarranz

Profesor Isead

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s