Un ejecutivo auténtico

jose-dueaasLa vida actual requiere de ejecutivos que manejen una autenticidad que provengan de la libertad del individuo, y esta libertad solo se consigue cuando se gestiona estratégica y operativamente de manera coherente. La libertad es la forma con la que el individuo va sumando posiciones  de acuerdo a sus esfuerzos y escalando las empinadas jerarquías para llegar a un final, teniendo propuestas innovadoras, que sumen un valor agregado.

El ejecutivo debe de buscar un ambiente dentro de un marco de libertad de autenticidad. Por ejemplo un individuo que vive presionado u obsesivo por alcanzar altas metas no podrá vivir de manera tranquila. Los dolores que se sufren en procesos de crecimiento profesional y desarrollo gerencial, deben ser bien asimilados y debemos descremar inteligentemente los afectos o las pasiones que realmente los limitan, el terror, el miedo, la quietud. De allí se genera la fortaleza bien construida y el verdadero carácter de aquél líder.

Se tiene libertad luego de haberla conseguido tenazmente y con proyección  estudiada dentro de la carrera, para ser el ejecutivo que uno es. Autoconocerse profundamente lleva a la raíz de la libertad.

Toma de Decisiones.

La Toma de Decisiones es una de las muchas tareas que el ejecutivo eficaz debe tener. El ejecutivo eficiente no adopta muchas decisiones, sino que se concentra en las más importantes, debe saber en qué consiste la decisión y cuáles son las realidades subyacentes que debe satisfacer. El ejecutivo eficiente sabe cuando una decisión ha de basarse en un principio y cuando debe adoptarse según las circunstancias y por razones prácticas.

Desechando el Pasado.

Lo primero a cumplir por el ejecutivo antes de concentrarse, es la de desprenderse de todo lo que ha dejado de ser productivo. En todo momento debe dedicar una parte de su tiempo, sus energías y su creatividad a enmendar sus acciones y decisiones ya propias.

El ejecutivo que aspira a la eficacia y que anhela que su empresa sea eficaz vigila todos los programas y actividades.

Primero las Cosas.

El único secreto de la efectividad es la concentración. El ejecutivo eficiente hace las cosas principales pero nunca al mismo tiempo. Cuanto más se empeñe en aprovechar las fuerzas individuales más se dará cuenta de su necesidad de concentrar las energías humanas disponibles en las tareas principales. Esta es la única forma de obtener resultados. Los seres humanos son distintos entre sí, algunos dan mejores resultados cuando realizan dos tareas paralelas en el tiempo, esto supone que aportan a cada una un mínimo de energía indispensable para realizarla.

Como ser efectivo.

La tarea del ejecutivo no consiste en cambiar a las personas sino en multiplicar la capacidad creadora  del conjunto, echando mano de toda la fuerza, la salud y aspiraciones de cada individuo.

Las reuniones productivas.

Todo ejecutivo eficiente sabe que puede esperar de una entrevista, de un informe o de una presentación y cual es o debe ser su finalidad. También hará hincapié en que la reunión debe aportar algo a la contribución en que esta empeñado.

Hay otras reglas para asegurar el buen rendimiento de una reunión, entre ellas como debe uno dirigir el debate y escuchar, o bien intervenir en el, pero no hacer ambas cosas a la vez. La norma fundamental consiste en apuntar hacia la contribución desde el principio y esto es concentrarse en la eficiencia.

Por qué necesitamos ejecutivos eficientes.

Antiguamente el trabajo manual predominaba en todas las organizaciones. Muy poca efectividad se requería entonces: solo la cumbre, en quienes daban las órdenes que otros cumplían. Hasta épocas recientes el mayor problema de la organización estribaba en la eficiencia del trabajador manual, quien hacía lo que le ordenaban. Los trabajadores cerebrales no predominaban en ninguna institución.

Hoy en día, en cambio, la gran organización científica constituye la realidad central. La sociedad moderna se compone de grandes instituciones organizadas. En cada una de estas, el centro de gravedad se ha desplazado hacia el trabajado cerebral, hacia el hombre que pone en marcha lo que se origina en su cerebro, más que la fuerza de sus músculos. Cada vez más la mayoría de la gente poseedora de conocimientos trabaja en empresas donde es efectiva en la medida en que es capaz de contribuir con algo a dichas organizaciones.

____________________________

Escrito por Jose Dario Dueñas Sanchez

Alumno del Master en Comercio Internacional de ISEAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s