Activar el liderazgo en la empresa

El liderazgo se desarrolla a partir de un potencial que está en las personas. A veces son motivaciones poderosas que concurren en una determinada situación y producen la conmoción interior necesaria.

Lo anterior quiere decir que:

* Hay unas cantidades enormes de liderazgo perdido o que nunca se activó

* El entorno no fue lo suficientemente influyente para provocar una reacción o crear la oportunidad.

* Se produjo un vacío, una ausencia, que se nota en la sociedad.

* Los problemas toman ventaja, las soluciones no llegan o son muy escasas.

Eso sólo lo pueden hacer los líderes a través del conjunto de acciones sistematizadas que pueden logran resultados sostenibles.

El líder, ante todo:

* Es la persona de la visión, de los “sueños”, que ayuda a construirlos

* Es la persona de la acción, de la ejecución de las decisiones

* Se le mide a lo que parece imposible porque lo posible ya está hecho.

El líder ha de tener una visión de futuro integrada, sistémica, no parcial, que adopta una actitud de aprendizaje para descubrir qué caminos construir y cómo enseñar a otros a recorrerlos. De ahí que haya dos condiciones que son necesarias a la hora de activar el liderazgo:

* la visión prospectiva

* la estrategia.

El liderazgo necesita estos valores:

La creatividad que exige al líder innovar y atreverse a repensar cosas que parecen inamovibles o transformar esas realidades con base en un pensamiento creativo descentralizado, no sujeto a reglas dictadas desde un desde un centro de mando.

La asertividad que lleva a mantener siempre una comunicación abierta y sincera, franca, no sumisa a los estereotipos, optando por puntos de vista que resalten lo mucho positivo con lo que se cuenta,

Asumir el riesgo que lleva a no ser espectador sino actor del cambio, no de un cambio por cambiar o de una moda sino de un cambio que implique nuevos horizontes de acción.

Proactividad porque mira hacia el futuro para anticiparse, en forma responsable y activa, para superar los problemas no dejándose dominar por las circumstancias adversas o por las reacciones negativas de los demás.

2. Necesidad de la acción

Se trata ante todo de la acción humana productiva, que se realiza mediante el trabajo, que busca multiplicar los recursos y los beneficios, la riqueza obtenida. La sociedad necesita un liderazgo comprometido con sus necesidades y con las oportunidades de desarrollo que se presentan hoy concretamente.

Por ejemplo, en una economía de mercado, quien no hace su propia transformación productiva acaba por ser arrollado por la competencia No se puede esperar pasivamente a que eso suceda, y hay que adelantarse a los acontecimientos.

En las personas se da el afán de crecer, que las lleva a ver cómo lograrlo en el menor tiempo posible, y se ponen con actitud creativa en esa tarea. Igual ocurre con las organizaciones en la sociedad actual: afán de crecer, de expandirse a nuevos mercados para lograr más y mejores resultados. Si muchos piensan y hacen así, la sociedad sentirá ese impulso.

La capacidad de decisión es capital. En la decisión comienza la acción y la prolonga en la medida en que se ejecuta. Podemos decir que también continúa a través de los propósitos (compromisos de futuro), siempre que haya estabilidad y constancia en la tarea.

Antes de llegar a su puesta en práctica es bueno pensar en que la intensidad de esa acción ya viene preparada por la intensidad de sus aspiraciones, por la claridad de sus intenciones de cara a la acción y por la firmeza de su compromiso con el grupo y con la organización entera.

El riesgo de quedarse en las buenas intenciones se supera en la medida en que hay una determinación fuerte sobre cómo organizar las acciones de modo que operativamente correspondan al objetivo propuesto. Esa intención clara anticipa de alguna forma la acción pero, a la vez, la alimenta permanentemente.

La activación del liderazgo cuenta siempre con:

* Unas intenciones fuertes y convincentes.

* Demostración práctica

* Actuar sin vacilaciones,

* Concertar acciones con el equipo

En la realidad de la acción lo que se consigue es pasar del conocimiento sobre cómo deben ser las cosas o de cómo podrían ser, del saber teórico, consolidado y valorado, al cómo lograrlo técnicamente, operativamente, lo que llamamos el saber-hacer, las destrezas y habilidades absolutamente necesarias en el liderazgo, que están ya, podemos decirlo así, en alerta máxima para la acción. Y finalmente desembocamos en el hacer como acción productiva y transformadora que es la hora de la verdad para nuestros conocimientos y para nuestras capacidades y habilidades.

Cuando se trabaja de esa forma, con una actitud positiva frente a las dificultades, se convierte la acción en tarea creadora, entusiasta, responsable, con espíritu de iniciativa porque “el trabajo creador resulta de un equilibrio dinámico donde se combinan libertad y necesidad, riesgo y responsabilidad, esfuerzo y satisfacción” (P.Donati), que produce deseos de servir mejor.

_________________________________________

Publicado en degerencia.com

http://www.degerencia.com/articulo/activar-el-liderazgo-en-la-empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s