Liberando tu creatividad (1ª parte)

perdiguero_12082013Julia Cameron con Michael Toms en el libro The Well of Creativity. (Traducción de Silvia Pérez Hurtado – alumna URJC, curso 2010-11– y F. Javier Ramírez Perdiguero –Decano, ISEAD Business School)

Independientemente de que seas un artista, un escritor, un banquero, un asesor o un jardinero, ser capaz de acceder a tu creatividad íntima elevará tu vida. Ser creativo significa seguir tus sueños y encontrar el propósito de tu vida. Por alguna razón, la mayoría de nosotros quedamos atrapados en lo “cotidiano” de nuestras vidas y dejamos nuestra pasión atrás, o nos convertimos en víctimas de nuestros propios miedos al fracaso, de las dudas de uno mismo y somos incapaces de dar el salto y arriesgarnos. Eso no tiene por qué ser así.
Julia Cameron es una escritora galardonada con numerosos reconocimientos en cine, televisión, teatro y periodismo. Sus ensayos han sido recogidos como antología en dos ocasiones, y ha publicado relatos cortos de ficción, así como críticas. Es también una reconocida poeta, que enseña escritura creativa en el nivel de posgrado y que ha dirigido talleres de creatividad durante más de una década. Es co-autora (con Mark Bryan) del best seller, The Artis’s Way, y autora de A Spiritual Path, The Higher Creativity y The Vein of Gold: A Journey of Your Creative Heart.

MICHAEL TOMS: Julia, en tu libro, The Artist’s Way, y también en The Vein of Gold, ves la creatividad como un proceso espiritual ¿Puedes explicarnos esto?

JULIA CAMERON: Creo, que la creatividad es un proceso humano, y ser humano es ser espiritual. Mi experiencia me ha demostrado que todos nosotros somos creativos. No es algo que pertenezca a una élite a la que sólo pertenecen unos pocos, y no es algo que pueda ser medido intelectualmente. Personalmente, no distingo entre ser humano, ser espiritual y ser creativo. Pienso en todo esto como nuestros dones innatos.

MT: A menudo, nos frenamos a nosotros mismos, nos auto-limitamos. Vemos a otros como creativos pero no a nosotros ¿A qué crees que se debe?

JC: Bueno, estamos muy bien entrenados para ver a otras personas como creativas. Hay una mitología muy extendida que dice que hay unos pocos genios y luego estamos el resto de nosotros –que los artistas nacen sabiendo que son artistas y son como una especie de salmones blindados que saltan contra la corriente y que nadie puede hacerles sombra. No oímos a los artistas hablar entre ellos, de artista a artista, muy a menudo. Oímos a los artistas hablándonos a nosotros a través de los medios. Por lo que oímos cosas como: “Steven Spielberg tuvo su primera cámara de vídeo a los ocho años, y siempre supo que iba a ser un director de cine”. No oímos historias sobre él sentado en una habitación de hotel en Nueva York, decaído, aterrorizado, comiendo “pizza para llevar” y preguntándose si sería capaz de hacer Close Encounters of the Third Kind.

Yo estaba en esa habitación del hotel cuando le oí decir que estaba aterrorizado, y todos los artistas lo están a menudo. Simplemente aprenden a seguir a través del miedo, pero la mitología nos dice que si tenemos miedo en torno a nuestra creatividad, no deberíamos seguir haciéndolo, porque el miedo significa que no eres un verdadero artista.

MT: Es como el libro de Susan Jeffer, Feel the Fear and Do It Anyway (Siente el miedo y hazlo igualmente) ¿Haz del miedo tu amigo, para que puedas avanzar sobre él?.

JC: Sí, y creo que muchas de las herramientas que enseño a la gente tienen que ver con ellos, entendiendo el crítico interno que llevamos dentro y que dice: “¿Quién te crees que eres?, ¿Y cuáles son las posibilidades de que tu vendas este libro si acaso alguna vez consigues escribirlo? Nunca te ganarás la vida con esto. Eres demasiado viejo, y vas a quedar como un auténtico pringado.” Esa voz, que tomamos como la voz de la razón, es en realidad una interiorizada manta mojada que amortigua nuestra creatividad y trata de evitar que seamos creativos. Las herramientas que yo enseño permiten a la gente oír esa voz como una especie de dibujo animado, como el pariente de la manta mojada al que le dices, “hagámoslo, vamos a hacer un picnic” y él dice, “va a llover”. Bueno, eso es lo que hemos interiorizado en términos de crear arte. Estamos diciéndonos continuamente a nosotros mismos que va a llover.

MT: Sé que pones mucho valor en la historia, en nuestra propia historia. Y yo me pregunto sobre tu historia. ¿Cómo llegaste a ser escritora?, ¿Podrías resumir tu propia historia para nosotros?

JC: Lo dudo, pero lo intentaré. Crecí en una gran familia numerosa, éramos siete. Todos escribíamos, dibujábamos y pintábamos. Suele ser cierto, si eres de una gran familia que la creatividad se reparte entre todos. Mi hermana mayor, Connie, es muy buena en música. Así que, cuando yo llegué, la música estaba prácticamente tomada. Una de las cosas que es muy “americana” es que tenemos una mentalidad cerrada hacia la creatividad.

Pensamos, si eres un escritor, no deberías ser pintor. No deberías dejarte llevar por tus curiosidades creativas. Sé mucho de esto porque a mi me pasó, me tocó ser escritora, porque esa era la vacante que había disponible en mi familia. Me llevó años darme cuenta de que soy un muy buena pintora, como mi hermana, Libby; y una buena compositora, como mi hermano, Christopher. Y que estaba bien tener todos estos dones.

MT: Es interesante cómo nos limitamos en occidente. Hace unos años visité Bali, y una de las cosas que realmente me sorprendió fue que todo el mundo en Bali hace de todo, todo el mundo lo hace.

JC: Todo el mundo lo hace, así es, y eso es porque todo el mundo puede. Eso es de lo que tratan mis herramientas. Consiste en, “levantaros chicos; todos podemos hacer esto”. Por supuesto, es un poco anarquista y antijerárquico. Esto no es lo que la creación del arte nos ha hecho creer o tan siquiera el sistema educativo. Sabes, todos pensamos que alguien va a venir a decirnos que somos verdaderos artistas. Que si nos exponen en galerías, si nos publican, si aparecemos nombrados en el New York Times, que de alguna manera hay un sitio en el que podamos conseguir tener nuestro pasaporte sellado y en el que va a decir “Artista” y entonces todo el mundo tendrá que creerlo.

Lo que sé después de 30 años es que tú simplemente haces cosas, y es el hecho de hacer cosas lo que A) te hace feliz, que por cierto, es otra de las cosas que no se nos dice y B) te hace un artista, y que aún cuando tienes todos los credenciales /reconocimientos del mundo, seguirás teniendo esas noches en las que dudes, no sepas si eres realmente un artista. Así que tienes que aprender a hacerlo de todas las maneras. Necesitas aprender que el estado de ánimo no es importante, que es como el sexo. Puedes pensar, no estoy interesado, pero una vez que empiezas, probablemente descubres que es más interesante de lo que habías pensado. Es lo mismo con la creatividad. Si permanecemos esperando el humor perfecto, vamos a terminar muertos de hambre.

________________________________________

Traducido por Fco. Javier Ramírez Perdiguero

Decano de ISEAD Business School

Publicado en tendencias21.net

http://www.tendencias21.net/creativo/LIBERANDO-TU-CREATIVIDAD-1%C2%AA-PARTE-Julia-Cameron-con-Michael-Toms-en-el-libro-The-Well-of-Creativity-Traduccion-de_a24.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s