El líder y sus decisiones

No resulta sencillo desandar este tema en sus múltiples variantes, y la intención primaria de este espacio es aportar algunos elementos que permitan pensar, luego de situar algunas dificultades, alternativas válidas capaces de sortearlas.

En gran parte de nuestra región se observa que el perfil del empresario PyME es el que prevalece con sus particulares características y maneras de ser. Muchas veces comandan empresas que ellos o sus padres fundaron; y lo hicieron combinando intuiciones, conocimientos y experiencia con las distintas situaciones del país. En ese sentido, es dable encontrar un alto personalismo en el diseño, construcción y sostenimiento de la arquitectura organizacional. Personalismo que también puede verse en el proceso de toma de decisiones. De hecho, muchas de las elecciones finales las termina haciendo el dueño de la empresa, quien es a su vez Gerente General e indiscutido número 1.
Tales elecciones van desde la necesidad de incorporar una persona, desvincular a otra, comprar una maquinaria, invertir en tecnología, construir una nave nueva, comprar un terreno, entre otras relevantes. Pero también cabe decir que en muchos casos es el responsable de elegir los azulejos para el baño de los empleados, o el menú del comedor. Hasta el color de los uniformes y el lugar de estacionamiento para cada uno.

Este arraigado hábito de estar en todas partes, como una manera de tener un control absoluto de situaciones y personas genera consecuencias desafortunadas en el Líder ya que va desdibujándose su principal función, que es la de gestionar integralmente la empresa.

Cuando los empleados dicen: “Aquí hace falta que se tomen más decisiones” puede ser un síntoma de que su Líder está tan hundido en trivialidades que no puede pensar en temas significativos. Y por el lado del empresario, se escucha: “Vivo apagando incendios. Hace meses que me ofrecen un crédito en el Banco y no puedo terminar de definir si lo uso para comprar más vehículos y hacer más eficiente las entregas, o adquirir el terreno de al lado para agrandar el depósito”.

Cuestiones cotidianas como éstas son relevadas en los escritorios de muchos titulares de organizaciones. Dueños que no encuentran salida a este laberinto, y comienzan a padecer las consecuencias negativas de no contar con un proceso correcto para la toma de decisiones eficaces y a tiempo.
Separando la paja del trigo. Tipos de decisiones

En primer lugar, resulta útil acudir a una imagen aportada por la náutica: En toda embarcación, sin importar el tamaño de la misma, existe la denominada línea de flotación. Ella establece una diferencia entre lo crítico y lo que no lo es. Una rotura por debajo de la línea de flotación equivale a una emergencia. En cambio, si acontece por encima de la misma, puede ser solucionada con cierta tranquilidad.

La imagen es un interesante recurso para pensar una primera división entre decisiones estratégicas y operativas. Las primeras, las inferiores a la línea de flotación, son patrimonio exclusivo del líder y las segundas pueden ser delegadas en otros.

____________________________________

Escrito por Gustavo Giorgi

Leer completo en gestiopolis.com

http://www.gestiopolis.com/administracion-estrategia-2/el-lider-y-sus-decisiones.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s