La ética de la nueva economía

Hace tiempo escribí un artículo en estas mismas páginas en el que reflexionaba sobre la conexión entre negocios y ética. En él recogía algunas opiniones como la de Josep M. Lozano, que decía en Twitter “A los economistas no les preocupa la calidad ética de sus propuestas y a los éticos la viabilidad económica de lo que exigen. Y así nos va”. Da la sensación que hay dos mundos paralelos que no se tocan porque no les resulta necesario, porque les incomoda las limitaciones que la otra parte le pueda poner a sus teorías y propuestas. Y esta disociación entre ética y negocios genera un impacto claro en la sociedad y en la imagen que ésta tiene de modelos muy válidos pero aparentemente alejados de unos valores que la ciudadanía dice defender.
En un artículo reciente en Forbes, la fundación Ashoka reflexiona cómo muchas empresas están viendo cómo la retención y captación del talento está siendo posible gracias a la misión social de la empresa, no sólo a criterios económicos. Ya comenté en un artículo cómo una de las posibles motivaciones que podía tener un empleado era la llamada Motivación del Voluntariado. Ésta, que en principio es una motivación intrínseca, puede ser “ayudada” por un entorno adecuado en empresas con objetivos sociales. Como comenta el artículo de Forbes, los millennials están más dispuestos a trabajar en empresas sociales que en empresas puramente enfocadas al mercado.

He de advertir que yo todas estas afirmaciones tan categóricas siempre las pongo en cuarentena, y que si bien creo que es cierto que en igualdad de condiciones una persona siempre va a elegir una empresa más social, sigo pensando que es el sueldo el factor principal de decisión para trabajar en una empresa u otra. De todos modos, sí es cierto que ese componente social genera una imagen de marca muy interesante para la empresa y la posiciona muy positivamente en la mente del cliente interno. No en vano comenté en una ocasión que uno de los ejes de la capacidad de transformación positiva de las empresas estaba en la comunicación de la empresa y su capacidad para desarrollar ese posicionamiento en la mente del posible empleado o cliente interno.

Siguiendo con el artículo de Forbes, y reconociendo el valor que puede tener ese propósito social de la organización, me pongo a pensar en las distintas nuevas realidades que se están generando en los mercados y que se pueden agrupar en lo que se llama Nueva Economía, y que van desde modelos basados en una reflexión directa en el modelo de negocio, como la economía P2P o sharing economy, hasta los que parten de un modelo más social, como las empresas B o la economía circular.

__________________________________

Leer completo en sintetia.com

http://www.sintetia.com/la-etica-de-la-nueva-economia/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s