El camino ya probado para ser feliz como líder (y como persona)

Pienso que no necesitamos inventar el agua fría sino copiar lo que funciona y adaptarlo a nuestro propio estilo. Todos queremos vivir una buena vida, no solamente pasar por la tierra y ganarnos el pan, sino realmente una vida que nos guste, que al final de nuestros días podamos mirar atrás y podamos sentirnos satisfechos de lo logrado y de la clase de vida que hemos vivido.

Entonces ¿Por qué no utilizar lo que ya se ha probado que funciona? ¿Por qué no colocar en práctica las cosas que otras personas de éxito ya han corroborado que lleva a la felicidad?

Al observar la vida de otros grandes líderes de la historia y personas que han alcanzado grandes cosas en su vida, nos damos cuenta que para vivir una buena vida no hacen falta cosas extravagantes o exageradas. Muchos de ellos han mencionado que más que el dinero, lo que realmente hace una buena vida es el calor de un hogar, la cercanía de sus hijos, la satisfacción de dejar un buen nombre con integridad, buenas relaciones con sus semejantes, entre otros.

Para los líderes se vuelve especialmente importante ir tras sus metas, sus objetivos, no se trata sólo de sus ingresos, sino de dejar un legado, satisfacer a los clientes, lograr equipos conectados que se sientan identificados con la marca y por supuesto aumentar la rentabilidad de la empresa.

Sin embargo, el trabajo diario del líder puede llevarlo a un punto donde se cuestione así mismo si está viviendo el tipo de vida que desea, si no se está enfrascando en un horario de trabajo y si realmente lo que hace vale la pena.

Investigando sobre qué se necesita para vivir una vida plena, he encontrado ciertas características comunes que podríamos llamar El camino ya probado para ser feliz como líder (y como persona).

Si quieres vivir una buena vida, aquí te dejo mis conclusiones, tal vez se me escapan algunas y te invito a dejar un comentario con tus aportaciones.

1) Valora las pequeñas cosas…

¿Qué prefieres, una gran torta regalada con resentimiento o un pequeño trozo de torta regalado con amor? No siempre lo más grande es mejor, es así como menospreciamos una sonrisa, unos buenos días, un gracias o un por favor.

Creo que el error está en que nos acostumbrarnos a las cosas. Somos seres de costumbres, y se nos hace muy fácil perder el aprecio por ciertas cosas que tomamos como naturales. Si no hemos sido operados de un trasplante de hígado, puede ser que veamos a nuestro hígado como algo natural en nosotros, y entonces no lo valoramos lo suficiente, y así con los demás miembros del cuerpo.

Un pájaro que canta en la ventana, una flor que vemos por la calle, una llamada telefónica de algún amigo, son cosas pequeñas que pueden estar sucediendo a diario y que sin darnos cuenta no las valoramos y al no valorarlas, las dejamos ir en vez de convertirlas en pequeños momentos de felicidad.

Los líderes deben valorar cosas como el registro de apertura de su empresa, el primer producto ofrecido, el primer cliente conseguido, su primer Tweet, la apertura del perfil en Facebook de su empresa, cosas pequeñas pero que son significativas para seguir creciendo. Hacer esto, te dará energía para seguir en movimiento.

___________________________

Fragmento de artículo

Leer completo en catalisisliderazgo.wordpress.com

https://catalisisliderazgo.wordpress.com/2015/01/11/liderazgo-el-camino-ya-probado-para-ser-feliz-como-lider-y-como-persona/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s