Eficiencia y eficacia personal

Durante décadas la expectativa de que seamos efectivos y eficientes siempre existió y éramos conscientes de que las personas que no cumplían con uno u otro requerimiento nunca tendrían muchas esperanzas en el mundo laboral, la expectativa era que nosotros nos preocupáramos por el corto plazo, mientras que nuestra organización se ocupara del largo plazo.

De cierto modo, la organización se preocupaba de que estuviéramos constantemente actualizados y capacitados para los desafíos futuros, pero éramos nosotros los que teníamos que ver como aplicar esto a nuestro cargo particular. O de pedir ayuda a nuestro superior inmediato si era necesario.

Obviamente, esto último sigue siendo una expectativa. Pero, como las organizaciones no están en condiciones ni dispuestas a asegurar el trabajo a largo plazo a nadie, están cada vez menos interesadas en preocuparse de todo lo relacionado con nuestro desempeño futuro. Después de todo, si uno no cree que vaya a poder recuperar una inversión, ¿por que estaría interesado en invertir?
Esto, por supuesto, no implica que la capacitación vaya a desaparecer. Lo que significa es que cada vez más, ésta va a estar relacionada con los resultados a corto plazo y menos con el desarrollo continuo.

Todo esto tiene como consecuencia que ahora seamos cada uno de nosotros los que tengamos que preocuparnos de nuestra eficacia y eficiencia a largo plazo.

La eficacia a largo plazo de una organización esta relacionada con su capacidad para seguir respondiendo a las necesidades del mercado. Esto implica ser capaz de proveer los productos y servicios que éste requiere en cada momento. Para ello, normalmente, es necesario contar con un flujo constante de productos que serán lanzados a futuro.

Por ello nosotros deberíamos tomar este concepto y preguntarnos ¿Cuáles son las capacidades que serán necesarias en el mercado a futuro?

Pero hay que tener cuidado con esta pregunta. Porque no se refiere solo a los conocimientos o habilidades específicos que debemos poseer, sino principalmente a lo que tenemos que ser capaces de producir o entregar. De nada sirve que tengamos una capacidad o conocimiento que no se traduce en resultados o “entregables” concretos.

La eficacia a corto plazo, esta relacionada con que es lo que se debe realizar, mientras que la eficiencia a corto plazo se enfoca en como realizarlo. Por otra parte, la eficacia a largo plazo tiene que ver con porque debemos hacer algo y la eficiencia a largo plazo se refiere a quien y con quien se debe realizar algo.

Esto quiere decir que, además de entender que es lo que debemos hacer y como hacerlo hoy, necesitamos además de porque vamos a hacer ese algo a futuro, lo cual esta asociado a la visión que tenemos de nuestra carrera a futuro y de cómo ésta se relaciona con los otros aspectos de nuestra vida.

_________________________________

Escrito por gestiopolis.com

http://www.gestiopolis.com/eficiencia-y-eficacia-personal/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s