Deja de gestionar el tiempo y empieza a gestionarte a ti mismo

En esta sociedad en que vivimos, tarde o temprano todo el mundo llega a un punto en el que se hace patente la sensación de tener demasiadas cosas que hacer y poco tiempo para hacerlas. Es una crisis por la que pasamos todos los trabajadores del conocimiento, y que no todos logran resolver. Cuando no logramos solucionarlo pronto (eso es lo más habitual, ya que no hay ninguna pócima mágica, sino una serie de hábitos que hemos de adquirir con el tiempo), lo que era un momento de agobio pasa a ser una preocupación recurrente y, finalmente, se puede convertir en un problema muy serio de estrés y ansiedad.
Cuando empezamos a ser conscientes de lo valioso y escaso que es ese recurso llamado tiempo–pero sobre todo cuando nos empezamos a agobiar–es cuando tratamos de buscar soluciones “mágicas” que nos ayuden a gestionar más eficientemente ese recurso.

El primer término que nos suena es la llamada gestión del tiempo. Eso que al principio se llamó gestión del tiempo ha ido evolucionando desde el siglo pasado y adaptándose a la propia evolución de la sociedad, añadiendo en cada etapa nuevos métodos, tecnologías y hábitos de trabajo que pretenden ayudarnos a ser más eficientes y productivos.

En una primera etapa se empezó a reconocer que había una gran número de actividades a los que dedicar nuestro tiempo y energías, y se trató de buscar una memoria donde almacenarlas. Así aparecieron las listas de tareas.

La segunda etapa trató de integrar las actividades en el tiempo futuro. Entonces aparecieron los calendarios y agendas, y se empezó a planificar en el tiempo.

La tercera generación supuso un avance muy importante. Se añadió la idea de dar prioridades y establecer comparaciones entre el valor de las diferentes tareas. Aquí se empiezan a definir objetivos y se prioriza en función de ellos.

Aunque esto es del siglo pasado y no demasiado eficiente en la actualidad, para la mayoría de las personas, sobre todo en el mundo empresarial, esa tercera generación es la actual. Es decir, todavía un buen porcentaje de gente trata de gestionar su tiempo con listas de tareas ordenadas por prioridades o representadas en un calendario.

Pero estamos en el siglo XXI, y hay una nueva cuarta generación, tan diferente que ya ni siquiera se habla de “gestionar el tiempo”. El tiempo es el que hay, no se puede gestionar. Lo que sí podemos hacer es aprender a gestionarnos a nosotros mismos (autogestión o self-management). Se trata de diferenciar claramente lo importante de lo urgente, y dedicar la mayor parte del tiempo a hacer cosas importantes, cosas que nos lleven a alcanzar nuestros más altos objetivos.

___________________________

Leer completo en sintetia.com

http://www.sintetia.com/deja-de-gestionar-el-tiempo-y-empieza-a-gestionarte-a-ti-mismo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s