Hacia un nuevo modelo de Gestión Empresarial desde la comunicación

Carlos Manuel SánchezEscrito por Carlos Manuel Sánchez Pérez, Profesor de ISEAD

La innovación en la gestión estratégica de las empresas y organizaciones viene de la mano de una realidad comunicacional bifronte, a la manera del dios Jano: toda comunicación es acción; toda acción comunica.

Es decir, la comunicación tiene una dimensión simbólica por la cual sustituye la acción por su representación e interpretación a través del lenguaje, ya sea este textual, icónico, fáctico, etc. Este proceso de activación de la conexión entre dos nodos (organizaciones y sus grupos de interés por ejemplo) se lleva a cabo a través de mensajes, que ahorman, dan forma al patrón de conectividad entre sujetos emisores y receptores mutuamente alimentados de significaciones y sentidos.

Esta sustitución simbólica de lo real comparte la misma intención teleológica de la acción. La segunda parte del axioma es evidente, aunque en muchas ocasiones los teóricos de la Comunicación se han olvidado al centrar sus investigaciones exclusivamente en el proceso de transmisión de mensajes. Pero sí, es verdad, cualquier acción comunica, cualquier hecho significa, e incluso, cualquier acción acaba por ser signo de sí misma, lo que tiene repercusiones amplias en el mundo de la promoción.

El Mapa de Gestión Empresarial

Después de lo antedicho, la gran misión de una empresa consiste en conectar con sus grupos de interés y en decidir cuáles son los intercambios, simbólicos o reales, que darán sentido a esa relación.

Aplicando el axioma de la gestión empresarial basada en el modelo de gestión de relaciones, se debe trabajar sobre dos dimensiones de empresa, que no son separables entre sí, son interdependientes, pero que funcionan de manera autónoma, aunque sus procesos sean sincrónicos.

La Comunicación es acción

En primer lugar, la función de la empresa es conectar, es activar la conexión con aquellos con los que garantizan su perdurabilidad. Los grupos de interés, grupos de personas u organizaciones que resultan copartícipes de nuestra acción empresarial. Con unos intercambiará necesidades por soluciones; con otros riesgos por ganancias, con otros decisiones por credibilidad. Finalmente, lo importante será ejecutar la mejor manera de encontrarse, puesto que son indispensables para nuestro éxito empresarial.

Y como son indispensables, y la realidad es compleja porque es diversa, es decir, se produce desde la existencia de múltiples intereses diversos, lo mejor será buscar el camino para la convergencia de todos los intereses en juego, de tal manera que se produzca una situación nueva de equilibrio, o dicho en términos cuantitativos clásicos, de ganar-ganar. De La palabra converger nace la palabra conversación. O sea que converger significa “dirigirse dos o más líneas a unirse en un punto”. Las conversaciones son, entonces, los actos por los cuales las personas o las organizaciones pueden llegar a unirse en un punto.

A partir de aquí, el recorrido es llano. Se trata de encontrar las palabras-alma de la organización y cada grupo de interés, y levantar un relato asumido por todas las partes que de sentido tanto a la organización como a sus grupos de interés, en función de su grado de vinculación e influencia, y que, finalmente, legitime la acción de todos. Esta parte de la gestión empresarial debe cristalizar en un Plan de Comunicación que utilice las zonas de significación comunes.
Existen diversas técnicas que aplicar para determinar los campos significacionales o semióticos de las organizaciones. En este artículo proponemos una de estas técnicas, basadas en el uso de palabras-alma.

Palabras-alma

Partimos de la tesis de Niklas Luhmann (1927-1998), quien indicaba en 1997 que el sentido y la significación establecen los límites de las organizaciones. Las comunicaciones pueden marcar más las fronteras organizacionales que las fronteras físicas. Por eso, a la pregunta de ¿qué producen las organizaciones?, su respuesta es: significación. La generación de sentido, de significación se convierte así en la gran estrategia que debe guiar a una organización. La gran tarea directiva consistirá en saber establecer qué sentido y qué significación ha de generar una organización dada.

______________________________________

Escrito por Carlos Manuel Sánchez Pérez, Profesor de ISEAD

Leer completo en tendencias21.net/decir

http://www.tendencias21.net/decir/Hacia-un-nuevo-modelo-de-Gestion-Empresarial-desde-la-comunicacion_a1.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s