Metodología para elevar el nivel de complejidad mental de los directivos

Los líderes que buscan ganar “la guerra del talento” concibiendo las capacidades como recursos fijos que pueden estar “ahí fuera” ponen en una grave desventaja a sus organizaciones y a sí mismos.

Por el contrario, los que se preguntan “¿qué puedo hacer para que mi entorno sea el campo del mundo más fértil para que crezca el talento?, están en la mejor posición para tener éxito.
Con frecuencia, el reto del cambio y de la mejora se confunde con mejorar, “abordar el” o “afrontar” la mayor complejidad del mundo. Abordar y afrontar implican añadir habilidades nuevas o ampliar nuestro repertorio de respuestas. Sencillamente, añadimos recursos nuevos pero son insuficientes.
En realidad, la experiencia de la complejidad no es solo una historia del mundo. Es también una historia de las personas, sobre cómo encajan las demandas del mundo con las de la persona o de la organización. Cuando experimentamos el mundo como “demasiado complejo”, en realidad estamos experimentando un desajuste entre la complejidad del mundo y la nuestra en este momento.

El desarrollo mental en la edad adulta

Veamos la trayectoria del desarrollo mental en la edad adulta:
La complejidad mental y su evolución no consiste en lo inteligente que uno pueda ser, no tiene nada que ver con el cociente intelectual.

Verá el lector que cambia el grosor de la línea de cada meseta; con esta disminución se quiere representar que el número de personas va disminuyendo a medida que se asciende de una meseta a otra.
La mente socializada

Tener una mente socializada influye decisivamente tanto en el envío y la recepción del flujo de información. Si es éste el nivel de complejidad con el que miramos el mundo, lo que pensamos enviar estará muy influido por lo que los demás quieren oír. Conocemos el concepto de group-think que explica que los miembros de un equipo retienen información crucial en los procesos de decisión porque “aunque sabíamos que lo que el líder proponía tenía pocas probabilidades de tener éxito, dicho líder quería nuestro apoyo”.

La mente socializada influye también decisivamente en cómo se recibe y se presta atención a la información. Mantener el alineamiento con otros importantes y personas valiosas de nuestro entorno es crucial para la coherencia de nuestro propio bienestar; la mente socializada es altamente sensible y está muy influida por lo que capta; y esto que capta con frecuencia va más allá del mensaje explícito. Puede perfectamente incluir los resultados de la atención muy dedicada a los sub-textos imaginados que pueden tener más impacto en el receptor que el propio mensaje. Con frecuencia, esto sorprende y desanima a líderes que no pueden entender cómo subordinados pueden dar ese significado a la comunicación de aquéllos; y la explicación es que puede estar muy distorsionado el detector de señales de ruido del receptor, y la información real que le llega apenas tiene una relación distante con la intención de quien la envía.

______________________________

Escrito por Carlos Herreros de las Cuevas

Leer completo en gestiopolis.com

http://www.gestiopolis.com/metodologia-para-elevar-el-nivel-de-compejidad-mental-de-los-directivos/

One thought on “Metodología para elevar el nivel de complejidad mental de los directivos

  1. Jaime Artieda 16/09/2015 / 00:44

    Los temas son muy interesantes y de actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s