¡Sal de tu zona de confort!

Te mueves en un ambiente más o menos seguro. Vas a trabajar cada día a la misma hora y por el mismo camino. Desarrollas tu trabajo, que conoces y dominas de manera efectiva y estás satisfecho con tu entorno privado de amigos, pareja y familiares. Incluso practicas los mismos hobbies que siempre te han atraído…, tienes en tu vida asentada una placentera rutina. Pues bien, todo este conjunto de situaciones podrían englobarse dentro de un perímetro de seguridad y confianza comúnmente llamado “tu zona de confort”, o lo que es lo mismo, todo aquello que conoces y que te hace sentir cómodo debido a la seguridad que te da aquello a lo que estás acostumbrado.

imagen confort

Todos hemos experimentado en mayor o menor medida esta sensación, y nos hemos encontrado relativamente satisfechos con ella. ¿Para qué romper esa burbuja que nos ha costado (o no) tanto crear?, ¿Por qué cambiar si me gusta lo que hago o lo que soy?, ¿Para qué arriesgarme…?. Estas y otras preguntas vienen a nuestra cabeza cuando alguna vez miramos un poco más allá de nuestro horizonte más próximo. Pero lo cierto es que si nos atrevemos a ir allí donde aún no podemos ver, aunque sí imaginar, seremos conscientes y experimentaremos un crecimiento personal difícilmente alcanzable de otra forma.

Cuando salimos de nuestra zona confortable, lo hacemos en la mayoría de los casos con un objetivo determinado, que es la base donde nos impulsaremos, que debe definirse y que tiene que ser motivador para nosotros y por supuesto alcanzable. La zona de confort está limitada por otra llamada de aprendizaje. Este terreno es el que primero pisaremos cuando nos propongamos mejorar adquiriendo nuevas habilidades o conocimientos para nuestra vida laboral o personal. Puede ser aprender o mejorar un idioma, integrar un nuevo conocimiento relacionado con nuestro trabajo, iniciarse en un deporte, ir a lugares nuevos etc. Este aprendizaje es uno de los medios que tenemos para llegar a alcanzar nuestro objetivo.

Más allá del área de aprendizaje se encuentra la zona de miedo o pánico. Esta es la principal barrera por la que permanecemos en nuestra zona conocida. La inseguridad, el miedo al fracaso, la vergüenza o la incertidumbre nos paralizan y nos impiden avanzar y hacen que nos acomodemos. La realidad es que una vez que vencemos ese temor y nos adentramos en esta zona, lo que en ella encontramos es simplemente un terreno nuevo que recorrer, con sus pendientes, llanos y cuestas. Y en ese terreno a veces tropezaremos como antes lo habíamos hecho en otros. Caerse y levantarse para seguir por el camino, esa es la senda que cada persona debe transitar para crecer y lograr su objetivo.

Y cuando estemos en esa senda seremos conscientes de que lo que estamos logrando es ampliar nuestra zona de confort o conocida y de este modo prepararnos para afrontar mejor futuros retos. Por lo tanto, salgamos de nuestra zona de confort y ampliemos la visión de todo aquello que nos rodea. Saldremos ganando en experiencias y vivencias.

En el siguiente link se explica muy gráficamente lo comentado aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=40mbsKBSWwY

________________________

Redacción ISEAD

One thought on “¡Sal de tu zona de confort!

  1. Juan Camilo Gómez 02/12/2015 / 01:58

    Que buen artículo.
    Debemos encontrar la fuerza dentro de cada uno de nosotros y dar el salto. Qué es lo peor que puede pasar? Vida solo hay una…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s