Las 9 características de las empresas del futuro: líquidas, abiertas y creativas

Llevo mucho tiempo leyendo y reflexionando sobre la innovación y cada vez hay más modelos, más metodologías y más teorías sobre ella, y todas ciertas, por supuesto. Y tal vez no tanto porque ofrezcan buenos resultados como porque nos obligan a reflexionar sobre la innovación y nuestras organizaciones. En ocasiones es más valioso lo que nos preguntamos que lo que respondemos.

No digo que estas teorías no sean válidas y bien aplicadas no den buenos resultados, lo que digo es que posiblemente estemos empezando la casa por el tejado. Y lo explico en el artículo. Hay varias cosas que creo que han de tener estas metodologías:

1.-Han de ser abiertas y revisables. Cuanto más estrictas y con unos pasos más marcados menos resultados van a dar, porque es fundamental que sean capaces de adaptarse a las distintas organizaciones en las que se aplican. Y tengamos en cuenta que no hay dos iguales.

2.-Han de estar enfocadas a la práctica, al conocer y evolucionar haciendo. Se aprende haciendo cosas, no reflexionando solo en una oficina, esto como mucho te da los enfoques necesarios, pero el verdadero conocimiento es el que se adquiere trabajando y equivocándose en equipo.

3.-Han de ser mejorables por el grupo, por la comunidad. Las metodologías de innovación han de aceptar que vivimos un momento en el que la inteligencia colectiva es clave, y despreciar ese potencial no tiene hoy en día sentido.

4.-Ha de haber una mezcla de objetivos para la obtención de resultados concretos (productos, servicios, procesos, marketing…) y a la creación de entornos de innovación. Y este punto es la clave del artículo.

He dicho antes que estamos empezando la casa por el tejado, y es porque creo que nos enfocamos desde el minuto cero a resultados concretos, es decir, a un output único y distinguible: un producto, un servicio, un nuevo proceso de producción, un modelo de gestión… Sin embargo creo que no damos importancia, o no en la misma medida, a la creación de entornos con alto potencial innovador. Pensamos que la innovación se construye con impulsos puntuales, con proyectos limitados en el tiempo y que hace, aparentemente, avanzar a la empresa a trompicones. Este tipo de gestión de la innovación tiene una serie de debilidades:

1.-Suele ser gestionada por equipos muy concretos, con lo que no hay una permeabilidad de la innovación al resto de la organización.

2.-No se suele trabajar en el aprendizaje de la innovación. Son proyectos que se quedan en el producto o servicio, y no sacan conclusiones ni enseñanzas que transmitir a toda la organización.

3.-Suelen ser muy técnicos, dejando de lado el aspecto filosófico y humanista que sin duda tiene la innovación.

4.-Se genera una falsa sensación de estar en la innovación, de que la empresa ha llegado a la innovación, cuando ésta no es un estado. La innovación termina utilizándose como una medalla.

Leer artículo completo en Sintentia:

http://www.sintetia.com/las-9-caracteristicas-de-las-empresas-del-futuro-liquidas-abiertas-y-creativas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s