El arte de hacer preguntas

¿Cuántas preguntas respondes cada día? ¿Te has planteado alguna vez el potencial que tiene una pregunta bien formulada? Y tú ¿sabes formular buenas preguntas?

preguntas.jpg

Normalmente en nuestro día a día pasamos más tiempo preocupados por encontrar respuestas correctas que por realizar las preguntas adecuadas. Y sin embargo, formular una buena pregunta puede tener un gran impacto en uno mismo y por qué no decirlo en los demás. Según Jabob W. Getzels (1975) uno de los principales autores en materia de creatividad “el modo en el que formulamos los problemas es el camino para poder resolverlos”.

En el ámbito profesional esto no es muy distinto. Profundizar y trabajar con preguntas te puede llevar a analizar un problema, cuestionar una decisión y ver la realidad desde diferentes ejes. Asimismo puede ser realmente útil para liderar equipos de trabajo, organizar una reunión de brainstorming o elaborar una estrategia. Ese es el motivo por el cual muchas escuelas de negocio que forman en sus aulas a profesionales y directivos, emplean el método del caso en sus programas formativos.

La decisión de realizar un MBA no puede disociarse de la utilización de un método basado en la pregunta que favorezca el desarrollo de las competencias directivas. La pregunta ayuda a cuestionarte la realidad y ampliar tu campo de reflexión, por lo puedes abordar las situaciones y problemas desde diferentes ejes.  La pregunta es por tanto la base del método.

A nivel empresarial la importancia de la pregunta es tal, que en algunas empresas alemanas existe la figura del Director de Preguntas Fundamentales (Grundsatzfragen Direktor) cuya misión es la de cuestionar las actuaciones y las medidas de la compañía con el objetivo de orientar muy bien las decisiones de la misma. Si se analiza bien, esta función es vital para tomar decisiones certeras. De hecho los profesionales y directivos deberían plantearse el arte de la pregunta como una herramienta para el cambio, una herramienta que permita responder con la generación de alternativas.

Prepararse en ese sentido puede ser muy beneficioso tanto en el ámbito personal como en el profesional. Para ello es muy importante practicar la escucha activa, que te coloca en posición de escuchar a tu interlocutor con todos los sentidos. También es importante la formulación de las preguntas. No conviene que éstas sean cerradas sino abiertas, porque dejan más espacio para la reflexión y la respuesta. Así mismo es importante entender bien las respuestas que se van dando para poder seguir haciendo preguntas que profundicen en la materia.

Como dice el autor y consultor Peter Drucker (en Goldsmith, 2007) “El líder del pasado era una persona que sabía qué responder. El líder del futuro será la persona que sepa cómo preguntar”.

Referencias:

  1. GETZELS, J.V. (1975) “Problem finding: theoretical note” The University of Chicago Cognitive Science 3, 167-172 (1979) Recuperado de http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1207/s15516709cog0302_4/pdf Traducción propia.
  2. GOLDSMITH, M. (2007) “Is the Role of a Leader Changing?” Harvard Business Review. Recuperado de: https://hbr.org/2007/11/is-the-role-of-a-leader-changi/ Traducción propia.

Redacción Instituto Superior de Educación, Administración y Desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s