De la cultura del hacer a la cultura del ser

Cuando hablamos de HACER, en general, estamos refiriéndonos a la capacidad productiva, al producir, a la dimensión técnica de las acciones humanas, su resultado práctico y si nos referimos al OBRAR nos referimos al actuar voluntario de la persona que interioriza el HACER.

El HACER (actividad, quehacer, acción productiva) conduce al tener (cosas, conocimientos, habilidades, medios): pero una cultura del HACER y del TENER debe ser traducida en una cultura del OBRAR, o sea, del trabajo que busca realizar a la persona y que la hace trascender. Y de ahí se pasa a una cultura del SER que integra el HACER y el TENER en el OBRAR y el SER.

CULTURA DEL HACER

  • El que hace se puede quedar en lo que hace y nada más. No se trata de un juego de palabras para llamar la atención sino de una dura realidad que se constata cada día.
  • Hacer es fácil y no requiere necesariamente un empeño espiritual.
  • Basta con moverse en las diferentes variaciones de la actividad humana para encontrar gente que hace constantemente, incluso con ayuda de la técnica.
  • Esto no implica una valoración negativa de las personas que hacen o que llaman a ese hacer, trabajo.
  • El hacer es lo que hacen las máquinas y la persona rutinizada, sujeta a un trabajo que no le permite crecer dentro de sí.

Palabras que identifican el hacer Tener, estar, sentir, poseer, dinero, éxito, hablar, consumo, ruido, imagen, poder, posición, gastar, moda, capital, dominar, placer, técnica, recursos materiales, gastar. Sigue leyendo

Cinco maneras en que un pequeño negocio puede hacer marketing no convencional

ignacio-marotoEl marketing no convencional o alternativo es la estrategia que aspira a sustituir las acciones de marketing de interrupción por las acciones de marketing de permiso, utilizando todos los medios disponibles (nuevos o tradicionales) de una forma distinta que establezca una interactividad con el consumidor, con el objetivo de que el consumidor pida información, comunicación e incluso publicidad sobre el producto o el servicio.

¿Qué tipo de acciones podemos realizar? Ante todo, hay que ser muy creativos para sorprender al público objetivo. A continuación voy a dar algunas alternativas:
•    Hazte notar en la calle o en tu local: Utiliza elementos cotidianos para insertar tu producto, con un componente visual muy importante y que cause gran impacto. Por ejemplo, utiliza productos de tamaño gigante, o formas inusuales de utilizar tu producto o realizar tu servicio. Esta técnica suele denominarse Ambient o Guerrilla. Las acciones de guerrilla sorprenden directamente al target cuando menos se lo está esperando. Un buen ejemplo es esta coreografía que se organizó en un local de IKEA cercano a Madrid, en España

Sigue leyendo

Patear la pelota. “El costo de no decidir”

patear-pelota1Muchas veces posponemos una decisión pensando que nos sacamos un peso de encima, sin embargo, estamos ignorando el efecto de tomar la decisión de “no decidir”.

Cuando elegimos posponer una decisión, en realidad estamos tomando una: “decidimos no actuar pretendiendo no influir en la evolución de los hechos”. Muy por el contrario, solemos generar un efecto, no por una acción realizada, sino por una omisión. Nuestra cultura latina suele premiar y castigar los efectos de las acciones de las personas, pero muy poca importancia se asigna a los efectos de las omisiones. Mucha gente preferirá entonces no jugarse al momento de decidir, no asumir un riesgo que puede parecer innecesario, prefiriendo mantenerse en la comodidad de una indecisión supuestamente no castigada.

Desde Teoría de la Decisión, disciplina que estudia los mecanismos para optimizar los procesos de decisión, se puede apreciar cómo el costo de “no decidir”, y por ende de no actuar, suele tener muchas veces efectos mucho mayores que el de las decisiones tomadas habiendo asumido un riesgo calculado. Sigue leyendo