El proceso de cambio organizacional, cómo gestionarlo

El proceso de cambio abarca todas las actividades dirigidas a ayudar a la organización para que adopte exitosamente nuevas actitudes, nuevas tecnologías y nuevas formas de hacer negocios. La administración efectiva del cambio, permite la transformación de la estrategia, los procesos, la tecnología y las personas para reorientar la organización al logro de sus objetivos, maximizar su desempeño y asegurar el mejoramiento continuo en un ambiente de negocios siempre cambiante.

Un proceso de cambio ocurre de forma muy eficiente si todos están comprometidos con él. En tanto, para que las personas se comprometan, ellas no pueden ser “atropelladas” por el proceso, como si fueran algo lejano del mismo, por que no son. En la verdad, el cambio ocurre a través de las personas. Y, para que se considere a las personas como parte del proceso de cambio es necesario conocer sus valores, sus creencias, sus comportamientos.

Las organizaciones y las personas que en ella están incluidas cambian continuamente. En las organizaciones, algunos cambios ocurren por las oportunidades que surgen, mientras que otros son proyectados. El término desarrollo es aplicado cuando el cambio es intencional y proyectado. Sigue leyendo

Forma el hábito de dar la Milla Extra!

La Milla Extra es un concepto que habla acerca de dar o hacer más de lo que se supone que se tiene que dar o hacer.

Quiere decir que si te pagan por llevar unas cajas de un lugar a otro, no sólo las llevas, sino que ayudas a limpiar el lugar cuando terminas. Quiere decir que si te toca trabajar hasta las 5:00 pm y un cliente llega a las 4:50 pm, no le dices que ya estás por cerrar sino que lo atiendes con la mejor actitud posible aun cuando sabes que ese día saldrás de tu trabajo probablemente a las 5:35 pm o 5:45 pm.

La Milla Extra implica siempre dar o hacer más de lo que se nos pide. Es ese extra que se da o hace que no está en el acuerdo.

Las más grandes personas de éxito en toda la historia han adoptado el hábito de dar la Milla Extra. Han descubierto que este sencillo pero poderoso hábito viene incluido con remuneraciones abundantes que no son sólo físicas o materiales sino también emocionales y espirituales y por esto, no dejan escapar ninguna oportunidad en que pueden dar esa milla extra.

Por lo general estamos acostumbrados a dar o hacer justo lo que se nos pide, lo necesario y nada más. Nos acostumbramos a vivir en lo que es justo, si tu me das, yo te doy…Muy pocas personas dan algo extra. Sigue leyendo

Componentes de la actitud

Literalmente tomamos la palabra actitud como un acróstico y la descomponemos letra a letra:

Acción

Nos interesa analizar sobre todo el impulso a la acción (motivación) que es determinante en los resultados de la actitud

Lo que nos permite ser consecuentes es siempre mantener vivos los motivos, las razones por las que hacemos las cosas. Hay 3 tipos de motivos:

Externos o materiales: salario, prestaciones, sitio de trabajo, etc. doy me dan, y nada más. Lo hago por lo que me dan y con eso me defiendo. Tengo que vender carros y lo que me interesa es sacar la comisión de la venta y para eso lograr vender como sea.

Interiores o creadores de satisfacción (no de sólo rendimiento: son dos coordenadas diferentes que dan lugar a 4 tipos de trabajadores: el que rinde y no está satisfecho, el que está satisfecho y no rinde; el que no rinde y no está satisfecho y el que está satisfecho y rinde): vendo los carros pero cada venta es un desafío para mis conocimientos, para mi experiencia. No prescindo de mi interés en la comisión pero tengo un motivo nuevo, más profundo que me lleva a vender mejor. El cliente me da la oportunidad de que la venta sea para mi ocasión de crecer y de prestar un servicio a otro.

Trascendentes: Vendo los carros pero al vender estoy prestando un servicio a una persona distinta de mí y lo hago porque servir es bueno, y si lo hago con cariño, lo hago porque creo empresa, porque contribuyo a la economía del país, todo eso hace que mi satisfacción sea más profunda. En último término lo hago por amor. Sigue leyendo

La Actitud refleja el Liderazgo

Mi pregunta para usted hoy es simple: ” ¿Cómo es su actitud como Supervisor o Gerente?. Muéstrame un Gerente con una mala actitud y le mostraré un líder pobre. Si bien esto suena bastante simple a primera vista, siempre me he encontrado que este atributo de liderazgo a menudo es pasado por alto. Tener una actitud constantemente positiva. Como Gerente, ¿cómo se puede inspirar, motivar, generar confianza, y conducir con una pésima actitud? La respuesta es muy simple: no se puede, no funciona. En el artículo de hoy voy a examinar la importancia de los supervisores y gerentes que tienen una actitud positiva.

Tuve la oportunidad hace unas semanas de ver a uno de mis clientes entregar un discurso en una conferencia nacional, si bien yo no esperaba nada menos que una presentación sobresaliente, terminó siendo una verdadera clase magistral con un poder contagioso e inspirador que proviene de un liderazgo positivo. Lo que hizo que esta presentación fuera tan poderosa era más que un simple acto de beneficiar a los asistentes, fue completamente auténtica y el público se dio cuenta. Este es un cliente relativamente nuevo, pero le puedo decir más allá de cualquier sombra de duda, su positividad establece el tono para toda la organización y ha producido resultados increíbles. Quiero ser claro, no hay que subestimar el poder de una actitud positiva. Sigue leyendo

Pequeña y Mediana Empresa: “Hacer Historia o Ser Historia…. Una cuestión de actitud” I Parte

Cuando Oscar Montes, uno de mis grandes amigos de la de juventud, me dijo de encontrarnos a tomar un café lo primero que me vino a la mente fue su carácter optimista y su capacidad para generar cientos de sueños y proyectos junto con su inquebrantable voluntad para concretarlos. Nunca dejaba de luchar y defender su independencia, sus ganas de “ser alguien en la vida”, de lograr ser reconocido y de hacerse de un nombre. Quizás por eso cuando hace muchos años nos cruzamos fortuitamente en una confitería y me comentó que había creado su propio emprendimiento no me sorprendí en absoluto; era el típico perfil del empresario; confiado, perseverante, seguro de si mismo, con gran capacidad de generar empatía alrededor de su persona, y con esa magia que muchas veces hacía que todos sintieran como propios sus proyectos.

Todavía recuerdo sus últimas palabras cuando al despedirnos aquella tarde, fue mientras me daba un abrazo fraternal cuando me dijo “Acordate Juan Carlos, con esta empresa, voy a hacer historia!!!!”.

Así, con esa imagen me preparé para rencontrarnos 7 años después. Pero, enorme fue mi sorpresa cuando lo vi. Estaba demacrado, muy delgado, parecía mucho mayor que yo. No pude encontrar la lucecita que siempre parecía mantener encendida en su mirada, que tanto contagiaba, estaba abatido y nervioso. No pudimos hablar mas de 10 minutos sin que le sonara el móvil pidiéndole directivas, consultándolo permanentemente y siempre desde la empresa. Sigue leyendo

Autocoaching: coaching a nuestro alcance

Pocas personas saben aún cómo beneficiarse y revalorizar su valor a través de un proceso de coaching. Sacar lo mejor de cada persona, apoyarla y estimularla para que sea capaz de encontrar soluciones eficaces son tareas cada vez más necesarias en el ámbito empresarial y personal.

En un mundo cada vez más competitivo, donde la presión por obtener resultados y tomar decisiones es cada vez mayor, los seres humanos, no siempre reaccionan de la manera más adecuada. Por ello, la búsqueda de soluciones en entornos colaborativos y la implementación de nuevas metodologías que permitan mejorar las habilidades personales, así como el análisis del entorno, están cobrando cada vez más importancia para la comunidad.

Proyectos, sueños, deseos, ganas de cambiar, sed de triunfo… Muchas personas hacemos frente al día a día pensando en que queremos cambiar, mejorar pero no sabemos cómo, pensando en qué cosas queremos hacer, qué sentido darle a nuestra propia vida, cómo salir de una situación en la que estamos atascados. Probamos mil y una estrategias pero muchas veces el resultado no es aquello que deseamos. Entonces, cogemos el camino de la justificación, responsabilizando a alguien de lo ocurrido: cómo voy a cambiar si ellos no cambian, no ponen de su parte, nadie se esfuerza como yo… Y así vamos construyendo una cadena de responsables de habernos quedado “a mitad de camino” o “atascados” sin podernos mover.

Recordando a nuestro gran Gurú Stephen Covey, un paradigma es semejante a un mapa que nos guía en el territorio, por lo que si se tiene un mapa erróneo, nos llevará a un lugar equivocado. Con esto podemos decir que no se trata de cambiar nuestra conducta ni nuestra actitud, sino nuestro paradigma y nuestras creencias, que son la fuente de nuestros comportamientos y actitud. Pues si creemos que el mundo se opone a lo que deseamos hacer y este modo lo traducimos en conversaciones tales como: Eso no es para mí o las cosas no están bien pero yo no puedo hacer nada para cambiarlas o lo que yo pueda hacer no va a producir una diferencia

Coaching

Precisamente el coaching nos ayuda a salir de esta conversación de no posibilidad y abrir nuevas puertas. No hay fórmulas mágicas ni recetas; simplemente el compromiso de generar un mundo en el que nos sintamos protagonistas y responsables de nuestra propia existencia. Si nos fijamos en la siguiente afirmación: me mojé porque llovió me pone en la posición de víctima donde las circunstancias condicionan mi vida y yo no puedo hacer nada para cambiarlo. Pero si vemos esta otra afirmación: me mojé porque no llevé paraguas, esto me hace ver la responsabilidad de mis actos y que yo no estoy en una posición victimista ni de pasividad.

Hasta aquí podemos deducir que en el proceso de coaching el protagonista coachee (la persona que viene en busca del coach), donde la responsabilidad y las acciones están en sus manos; en su voluntad.

El coaching es una disciplina que apunta a generar en el ser humano un cambio en el modo de verse a sí mismo y de ver el mundo que lo rodea. Muchas veces estamos sumergidos en que nuestra manera de ver o de hacer las cosas es la única, “la mejor”; creemos que el otro “está equivocado”, que “no sabe nada” y desde esa creencia invalidamos su opinión. El coaching, en cambio, trabaja desde otro paradigma: la validación del otro como un ser auténtico y legítimo cuya opinión es tan auténtica y legítima como la propia. Sigue leyendo

Cómo gestionar en tiempos de turbulencia

ignacio-marotoEn estos últimos años, todos nos hemos tenido que enfrentar al desafío de gestionar nuestros negocios en tiempos de turbulencia y de repentina reducción de nuestro mercado. En el consejo de esta semana vamos a analizar qué se debe y qué no se debe hacer para gestionar eficientemente períodos de turbulencia.

Desgraciadamente, no podemos descartar que vayamos a tener que enfrentarnos pronto de nuevo a épocas de turbulencia, no tanto por la existencia o no de riesgo latente de nuevas crisis económicas, sino porque el futuro dibuja como muy previsible un panorama de continuos y repentinos cambios: El vertiginoso avance de las tecnologías de la información e Internet, la casi continua aparición de innovaciones y tecnologías disruptivas en los mercados, el creciente poder del consumidor, o la transformación de los valores que comprenden el bienestar social (como la preocupación por el medio ambiente), son fuerzas que probablemente vayan a dar un vuelco a nuestro sector en el futuro próximo. Tenemos que aprender a vivir en un permanente cambio, a veces a ritmo frenético, y a gestionar nuestro negocio en épocas de caos. Sigue leyendo