¿Con quién se relacionan los líderes?

Cuando se trata de crear relaciones de amistad y de negocios, los líderes tienen muy claro con quien quieren entablar contacto. Esto es muy particular ya que no tiene que ver con discriminar a unos y beneficiarse de otros, sino que los líderes han aprendido que las relaciones juegan un papel muy importante en su propio crecimiento.

Podríamos decir que las amistades se dan de forma aleatoria, que en cualquier parte y en cualquier momento podemos conocer a alguien y entablar una relación que se vuelva una amistad. Seguramente todos hemos conocido alguien de esta forma y que luego resulta ser un gran amigo(a), pero cuando se trata de relaciones de amistad profundas y de posibles socios de negocios, los líderes son muy cuidadosos de con quién quieren relacionarse.

Una cosa es conocer a alguien y otra muy distinta es asociarse con esa persona. Puedes conocer por mucho tiempo a una persona como amigo pero si no lo conoces como socio, puede que si te asocias a esa persona, la relación no termine marchando bien. Sigue leyendo

Liderazgo. Diferenciación y decisión de cambio a mitad del camino

Cuando vamos a la mitad del camino y volteamos hacia atrás para ver el terreno que hemos recorrido, no siempre nos dan ganas de continuar avanzando.

Es preciso dejar de voltear para analizar los errores cometidos en el trayecto para enfocarse nuevamente en realizar de manera perfecta el sueño que hemos concebido en nuestra mente. Ganará una buena posición frente a sus clientes, si logra que su empresa sea la de valor percibido más alto contra sus competidores. ¡Esto lo hace la gente!

En momentos como los que estamos viviendo, muchas organizaciones están haciendo un alto en el camino para reflexionar si sus planes estratégicos de inicio de año, están cumpliendo su cometido.

Aunado a las condiciones políticas y económicas en el mundo en general, y en nuestro país en particular, los procesos de decisión en las empresas se ha visto detenido por la incertidumbre que ha generado la economía global lo que hace mucho más lenta la operatividad de las organizaciones.

Sin duda estos momentos de cambio evidencian, la falta de liderazgo en quienes conducen el destino de cada empresa. Están con pánico por la escasa información de futuro que tienen en sus manos y eso los mantiene vulnerables ante el entorno.

No son momentos de detenerse a pensar si lo realizado es correcto o no, son momentos de avanzar en el proyecto inicial, con algunas modificaciones si se quiere, pero sin detener el ritmo del negocio, pues la velocidad que ha adquirido durante los primeros 6 meses del año, es directamente responsable a sus procesos de alineación internos.

No espere estar corriendo a más kilómetros por hora de los que le da la condición física que ha adquirido a través del tiempo, pues ésto le puede ocasionar muchos problemas de ajuste, de presión hacia la gente y consecuentemente en una escasa productividad con relación al Plan de Negocios que se ha planteado inicialmente.

Si no se ha entrenado, hágalo ya para adquirir un mejor ritmo.

Los mercados no esperarán sus reflexiones, ellos están necesitando los cambios ahora mismo y usted debió haberse preparado para ello con mucha anticipación. Si no lo hizo, hágalo ahora para terminar su ejercicio con decoro, todavía hay tiempo. Sigue leyendo