7 vídeos de Steve Jobs donde nos enseña cómo ‘pensar diferente’

Steve Jobs era experto en muchas cosas, controlaba desde la tecnología hasta la comercialización o la gestión de empresas. En cambio, uno de sus grandes talentos fue sin duda su capacidad de considerar las cosas desde una perspectiva que nadie más tenía.

FastCo. Labs ha hecho una selección de siete vídeos un tanto peculiares donde muestra su extraña forma de pensar, una forma de la que surge su eslogan ‘Think different’.

1. Piensa diferente sobre hacer nuevos productos: Este vídeo muestra imágenes de Steve Jobs de 1980 dando una charla acerca de cómo inició la empresa Apple. En él se ven imágenes de un Steve Jobs de 1980 dando una charla acerca de cómo iniciar la empresa Apple. El vídeo explica que Apple fue formado, al contrario que la mayoría de las compañías, para crear herramientas que mejoren los talentos innatos del hombre.
2. Piensa diferente sobre la inteligencia: En este vídeo de 1982, Steve Jobs habla a la Academy of Achievements sobre qué hace ser a una persona inteligente. Según Jobs, gran parte de la inteligencia viene por la memoria y la habilidad de hacer conexiones. Sin embargo, asegura que para hacer relaciones innovadoras, una persona no puede tener las mismas experiencias que el resto, o todo el mundo hará las mismas. Sigue leyendo

Los 3 principios del marketing de Apple

Aún no la he acabado pero ya estoy en condiciones de recomendarla; se trata de la biografía de Steve Jobs. Está repleta de pequeños detalles y explica con detenimiento situaciones y contextos que enriquecen de forma extraordinaria el proceso de toma de ciertas decisiones empresariales. La biografía será sin duda inspiración para numerosas reflexiones sobre tecnología, innovación, marketing o la concepción de los modelos de negocio.

Hoy quiero compartir con los lectores de Sintetia un pasaje que me ha gustado especialmente. La situación, dos emprendedores en el garaje de una pequeña casa en Silicon Valey. Mitad de los 70s. Un Steve Jobs con una personalidad muy peculiar -profundamente espiritual, obsesionado por el diseño y la utilidad de lo que quiere crear-. Su compañero de viaje es un ingeniero muy introvertido y técnicamente brillante, el cual llega incluso a menospreciar la importancia del diseño, de la estética y de las sensaciones que pueda transmitir lo que está creando. Ésta es la figura de Steve Wozniak.

En un momento determinado tienen algo entre manos que parece que funciona. Jobs tira de colaboradores -normalmente gente creativa y un tanto freak que trabaja por su cuenta- para exigirles que plasmen su visión de lo que quiere conseguir: mayores prestaciones y una mayor diferenciación de calidad -en las carcasas, en la duración de la batería, en el software, etc.-.

Pero, en un momento dado, las necesidades financieras empiezan a suponer un obstáculo. Necesitaban más financiación para lograr lo que Jobs quería crear: era el momento de intentar persuadir a ciertos inversores. Es interesante ver cómo esa faceta de “convencer”, no sólo a inversores sino a toda persona que podía aportar algo de valor en su proyecto, era una característica distintiva de Jobs. Ello muestra una cosa sumamente importante: la suma de la pasión y la comunicación son tremendamente importantes para emprender, y si a ello le añades la capacidad de ejecución, el resultado puede ser realmente explosivo. Sigue leyendo

Cómo los grandes líderes inspiran la acción. El círculo de Simon Sinek

¿Por qué unos proyectos triunfan y otros pasan desapercibidos? ¿Por qué algunas empresas con productos similares a la compentencia tienen más éxito?
Simon Sinek tiene un modelo simple pero poderoso para contestar a estas preguntas que se basa en lo que él llama el círculo de oro, que consiste en preguntarse primero en el ¿por qué? antes de pasar al ¿cómo? y al ¿qué?.

Muchas empresas, afirma, saben qué hacen y cómo lo hacen…pero sólo las de gran éxito se preguntan primero ¿por qué existimos?

Sus ejemplos incluyen a Apple, Martin Luther King y los hermanos Wright.

“Los líderes inspirados se preguntan ¿Cuál es la razón por la que hacemos esto? ¿Cuáles son nuestras creencias?…”

No es lo que haces, es por qué lo haces. Las personas que han cambiado el mundo tienen algo en común: actúan pensando en el motivo final de sus actos.

Una conferencia realmente inspiradora… Sigue leyendo

Desmontando los mitos sobre el branding

Algunas marcas entienden realmente lo que el branding, pero la mayoría tiene ideas completamente equivocadas sobre este concepto, que es quizá uno de los mayores “malentendidos” del marketing. En torno al branding, hay un sinfín de mitos que CBS Money Watch trata de desmontar a continuación:

1. Poner nombres y logos a las marcas es caro e inútil
El nombre y el logo son la carta de presentación de una marca al público, por lo que no es una tarea ni mucho menos inútil. Además, para que el resultado final sea bueno, no es necesario invertir mucho dinero. Lo importante son las ideas.

2. La lealtad de marca está muerta
Se supone que la lealtad de marca está muerta porque internet la ha “asesinado”. Aunque la red de redes funciona de alguna manera de “ecualizadora” de las marcas, lo cierto es que de internet viene precisamente una de las marcas con clientes más fieles de los últimos años: Google. Otra gran marca tecnológica, Apple, tiene también una amplia comunidad de clientes fieles. La lealtad de marca está en realidad más viva que nunca. Sigue leyendo

Steve Jobs, un gurú también del Marketing

En el universo de la manzana, Apple, Steve Jobs, su fundador (San Francisco, 1952 – Palo Alto, 2011), fue su profeta, como no podía ser de otra manera y sus clientes, desde luego, los mejores apóstoles que cualquier empresa haya podido tener.
Jobs,  aparte de ser un extraordinario visionario de la tecnología y la informática, fue un creador de ideas y de conceptos que tienen mucho de lo anterior pero también de la aplicación de las reglas básicas del marketing.
El hecho que su desaparición supusiera el pasado 5 de octubre una noticia de transcendencia mundial capaz de generar miles de mensajes en twiter, nos pone ante la realidad de la magnitud de lo que Jobs ha supuesto, de manera que tanto usuarios de sus productos o no, o que el propio presidente Barack Obama dejaran escrito lo que sentían por  esta figura, ya nos da una idea de lo Steve Jobs ha significado, significa y significara en la historia de la era que estamos viviendo (aparentemente va a ser así). Sin embargo, su acierto, o su estrategia de éxito, para quién suscribe estas líneas no está tanto en la excelencia de sus productos (primera condición necesaria de todo buen plan de marketing), y que no tengo la menor duda, como en usar de forma perfecta el resto de las variables del marketing hasta conseguir que la marca Apple (simple y nada sofisticada: una manzana mordida) se convirtiera en motivo de veneración para todos sus clientes, sin excepción,  y que éstos,  sin excepción, sean tanto,  sin dudarlo, recurrentes en la compra de todos sus productos y versiones, como los primeros prescriptores hacia quienes todavía no hayan podido disfrutar de todos sus beneficios.
Si lo hizo de forma consciente o no, si fue el resultado de un plan muy bien pensado y preconcebido, probablemente nunca lo llegaremos a saber, pero hay  pruebas y los resultados son lo suficientemente ilustrativos como para creer que Apple y su CEO lograron lo que cualquier empresa en el mundo sueña y pretende: estar presente en la mente del cliente (el referido “top of mind”, término en ingles) y ser una empresa admirada y venerada, a la vez que él en cierta forma, también lo era (los mensajes de twiter lo demuestran).¿Cómo lo consiguió? En primer lugar, desarrollando un producto que fuera percibido de forma diferente a los de su competencia, y haciendo que sus  usuarios y clientes fueran los primeros en sentirse orgullosos por ello. Son sus propios clientes y usuarios de los productos Mac, en particular, y Apple en general, quienes hacen el preciso apostolado, dejando dicho que los productos Apple son mejores que cualquier otro vinculado al entorno de Microsoft, por ejemplo. Sigue leyendo