3 consejos de marketing para las pequeñas empresas que arrancan

El marketing en la pequeña empresa es una herramienta que, hoy en día, es poco utilizada y este hecho constituye un error muy común en los empresarios actuales. El marketing no es sino una herramienta que analiza la gestión comercial de la empresa con el objetivo de captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades. Esto quiere decir que da igual el tamaño que tenga la empresa, el marketing es una herramienta muy útil que debe ser utilizada.

Antes de abrir una empresa es muy importante preguntarse, “¿Es lo que necesita la gente?”, “¿Puedo hacerlo de forma continua con un buen resultado?”, ”¿Cuáles son mis límites?”.

También es muy importante marcarse los objetivos a corto plazo y que sean factibles, no perder el tiempo en objetivos imposibles a largo plazo.

Una vez que la empresa esté lista para comenzar su actividad es esencial seguir los siguientes tres pasos:

1. Darnos a conocer

Como todos sabemos los inicios son difíciles en el mundo empresarial, por eso el inicio es donde más dinero debemos gastar. Teniendo en cuenta el presupuesto del que disponemos desde el principio debemos destinar una parte para darnos a conocer. No basta con tener el número de contacto impreso en los coches de empresa y sentarse a esperar, anunciarse en un periódico o en una radio local puede constituir una manera de empezar con buen pie. También poner carteles por la ciudad con el número de contacto puede ser útil y de poco gasto. Sigue leyendo

¿Cuál es realmente la diferencia entre el marketing boca-oreja y el de recomendación?

Está claro que siempre vamos a recomendar algo bueno y advertir sobre algo malo. Hoy en día, todo tipo de propaganda oral se difunde más y más a través de la red, disfrutando, como contenido digital para consumidores, de un renacimiento imparable.

La web social es la máquina de recomendaciones más grande de todos los tiempos. Al principio y al final de un proceso de compra o de uso hay, de forma creciente, una recomendación negativa o positiva, es decir: una valoración buena o mala de un tercero. Aquí es donde se habla de “earned media”, porque el proveedor se ha “ganado” esta forma de comunicación.

Ésta es la forma publicitaria que goza de mayor confianza entre los consumidores y consigue la eficacia publicitaria más alta. La propaganda oral y el marketing de recomendaciones son verdaderos amplificadores de ingresos y, con ello, la clave para el éxito de una empresa. Aunque ambos conceptos se usan a menudo como sinónimos, esto no es del todo correcto.

Si uno investiga en la literatura, encuentra todos los intentos posibles de una definición. La Word of Mouth Marketing Association (WOMMA) declara que Word of Mouth (WOM) es el hiperónimo. Éste se divide, a su vez, en “buzz” (propaganda oral) y “advocating” (recomendación).

“Mientras que la propaganda oral supone una atención con una fórmula convincente para la comunicación de una novedad, la recomendación tiene una influencia directa en la opinión y la decisión de compra de terceros”, resume el pionero online Ossi Urchs.

Para que se cree propaganda oral, sobre todo se necesita entusiasmo, y, para las recomendaciones sucesivas, confianza. En la propaganda oral se trata más o menos de hablar sobre una empresa, sus ofertas y actividades para formar una opinión a los demás, lo cual puede efectuarse personalmente, telefónicamente, por escrito, mediante fotos, vídeos o clics y tanto en el mundo virtual como en el real. La propaganda oral basada en la web social o en lo online se define también como eWOM. Sigue leyendo