¿Por qué es necesario capacitarme y capacitar mi equipo de trabajo?

No deja de causarnos sorpresa la gran cantidad de respuestas y disculpas que escuchamos en nuestros empresarios, cuando de hacer parte de una jornada de capacitación para sí mismo o para su equipo de trabajo, se trata.

Unas más válidas que otras, otras más pensadas que unas, pero argumentos y disculpas al fin y al cabo, que nos llevan a compartir las siguientes reflexiones:

1. LA CAPACITACIÓN NO ES UN GASTO, ES UNA INVERSIÓN, en la medida que se haga aplicación práctica e inmediata de lo aprendido, en función de las directrices y metas de la empresa.

2. LA CAPACITACIÓN EVITA LA INCOMPETENCIA PERSONAL Y LA DE MI EQUIPO, HACIÉNDONOS COMPETITIVOS. Así podemos dar una mejor respuesta a las duras condiciones de un mercado cada día más competido y exigente.

3. DADO QUE EL CONOCIMIENTO ESTÁ EN PERMANENTE EVOLUCIÓN, LA CAPACITACIÓN BRINDA LA OPORTUNIDAD DE ACTUALIZARNOS, DE SACARNOS DE NUESTRA “ZONA DE CONFORT”. Nuestros conocimientos envejecen y siempre hay algo nuevo que aprender, algún concepto por validar, alguna idea por refrescar, algún paradigma por cambiar.

4. LA CAPACITACIÓN GENERA UN EFECTO MULTIPLICADOR AL INTERIOR DE LA EMPRESA, dado que los conocimientos adquiridos serán necesariamente socializados con aquellos funcionarios que no pudieron ser partícipes de la misma. Sigue leyendo