Ventajas de la capacitación empresarial

Muchos empresarios piensan que capacitar a sus empleados es un trabajo sumamente costoso y que para algunos aspectos como la parte personal no es necesario. Pero están obviando que el mejorar aquellas falencias del equipo de trabajo podría tener grandes beneficios para su organización.
A continuación algunas ventajas de la capacitación en las empresas teniendo en cuenta el todo de la organización:
1. Aumenta la productividad de la empresa pues se aumenta el grado de inteligencia de los empleados.

2. Los empleados que reciben capacitación generan más confianza en sí mismos y de esta manera pueden cumplir con sus objetivos de una manera más fácil.

3. Le brinda la oportunidad a muchos de crecer profesionalmente y ampliar sus conocimientos.

4. Cuando hay algún inconveniente en el ambiente de trabajo, tratarlo con charlas y talleres orientados a esa parte contribuye a la solución del mismo.

5. Aunque representa un gasto para la empresa, los resultados terminan por suplir los mismos pues se aumenta la productividad dado que se contara con personal más capacitado. Sigue leyendo

La capacitación como protagonista de la productividad empresarial

La realidad empresarial de hoy se caracteriza por su dinamismo y su necesidad de adecuarse a las nuevas situaciones que le obligan a estar en permanente innovación si es que desean continuar en el mercado como protagonistas de primera línea. La tecnología, la globalización y la abolición de las fronteras hacen que los colaboradores se conviertan en factores determinantes al momento de entender y aplicar las estrategias empresariales en la gestión que realizan en el día a día.

La capacitación se convierte en elemento diferenciador cuando se entiende como inversión y no como gasto, cuando se reconoce que las horas dedicadas al entrenamiento específico son un tiempo que asegurará la calidad del trabajo y evitará los reprocesos que terminan por aumentar los ciclos de producción. Valorar el conocimiento y la habilidad de llevarlo al puesto de trabajo hace que efectivamente la productividad se refleje en el mejoramiento de la calidad de los productos y la competitividad se evidencie en la recompra, en el valor que le den los clientes a los productos y a la empresa.

La formación para la productividad y la competitividad nace de la comprensión de la estrategia de la organización y de la manera como se traduce en acciones de capacitación capaces de convertir la gestión de los colaboradores en resultados valiosos para los clientes actuales y potenciales. Sigue leyendo

Cuando la marca respira

Tome hoy una Coca-Cola en Bogotá y mañana haga lo mismo en Sidney, y sus papilas van a percibir un sabor casi idéntico. Esto debería ser considerado milagro de la industrialización.

Pero ese prodigio es una pequeñez comparado con lo que una empresa de servicios debe hacer para que sus clientes puedan ‘saborear’ su calidad de manera constante. Y es que para cualquier compañía donde la marca está representada por gente, esas 100 billones de neuronas que llevan estos humanos en el cerebro están siempre conspirando contra la uniformidad.

Pero hay algunas compañías de servicios que han hecho un trabajo excepcional brindando una marca constante a través de tres elementos: la simplicidad, la obsesión y la diferenciación. *Misiones imposibles. Después de leer las misiones de algunas empresas es fácil entender por qué se ‘autodestruyen’ en la mente de sus colaboradores.

O tienen extensiones bíblicas o proponen acciones dignas de ciencia ficción o usan palabras muy complejas. Por eso es interesante la simplicidad con la que maneja su misión el minorista Nordstrom. Después de un estricto proceso de contratación, al empleado de Nordstrom se le indica lo siguiente:

Bienvenido a Nordstrom. Estamos contentos de tenerlo en la compañía. Nuestra meta número 1 es ofrecer un extraordinario servicio. Póngase objetivos personales y profesionales altos.

Tenemos una gran confianza en su capacidad para alcanzarlas. Las reglas de Nordstrom: primera: use su buen juicio en todas las situaciones. No hay más reglas. Por favor siéntase en libertad de hacer al gerente de su área cualquier pregunta en cualquier momento.

En un pequeño párrafo, se le ha dicho al nuevo colaborador que es especial, lo que se espera de él/ella, y que va a tener el apoyo de la organización.

* Obsesión vs. Misión. De visita en Disneylandia tuve la oportunidad de preguntar cosas tan sencillas como direcciones o tan complicadas como si algunos de los paseos serían del gusto de mi hija (Nostradamus la hubiera tenido difícil).

Todos fueron amables en sus respuestas. Todos me dieron direcciones de una forma fácil de entender. Todos tuvieron recomendaciones acertadas. ¿Qué hay detrás de esa constante cordialidad y claridad? Enormes niveles de capacitación.

La misión en Disney deja de ser palabras y se convierte en acciones. Aterriza en el mundo de lo concreto y se convierte en obsesión práctica dentro de la organización. * El mejor banco del mundo. No está en Nueva York, sino en Portland, Oregon, y no estoy seguro si su nombre le va a ser familiar: Umpqua.

Este banco decidió dejar de contratar a cualquier persona que oliera a banca. Para los puestos que requieren alguna relación con el cliente, el banco contrata vendedores (el trabajo de banca se hace en el back office).

Cuando los visité le pregunté a una de sus directoras si alguna vez habían contratado a un banquero. “Sí, pero la persona fracasó tan rotundamente que volvimos a nuestras prácticas de contratación regular”. La ventaja de contratar vendedores, me explicaba ella, es que el único entrenamiento que requieren es el de aprender los productos del banco, el resto viene con la persona.

Umpqua tiene uno de los más altos porcentajes de fidelidad en la industria y una de las razones es su servicio al cliente, lo cual parece indicar que para ser el mejor banco del mundo …hay que dejar de actuar como banco.
_____________________
Autor: Alejandro Fernández

http://www.portafolio.com.co/opinion/columnistas/otroscolumnistas/cuando-la-marca-respira_7715955-3