Cómo construir una marca personal

La Marca personal (en inglés Personal Branding) es un concepto de desarrollo personal consistente en considerarse uno mismo como una marca, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales. El concepto surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo sea por primera vez o sea como cambio de carrera o profesión, pero cada vez es más utilizada por profesionales liberales y trabajadores autónomos en sectores muy intensivos en capital humano.

Sigue leyendo

El momento de la verdad: ¿Cuándo debo arrancar mi negocio?

ignacio-marotoUna dimensión que puede influir (a veces notablemente) el posible éxito de un negocio es el momento que escogemos para arrancar el proyecto y comenzar nuestra actividad. Arrancar demasiado pronto puede llevarnos a un fracaso al no poder hacer frente adecuadamente a las dificultades que se nos presenten, y no aprovechar el momento justo puede hacer que otros ya estén en el lugar competitivo que pretendíamos ocupar.
¿Qué factores influyen a la hora de escoger el momento adecuado de arrancar nuestro negocio? Yo los he dividido en aspectos fiscales, de entorno y de negocio:
•    Aspectos fiscales: Cuando no existen otros condicionantes fuertes a la hora de escoger el momento de inicio de negocio, lo normal es atender a los aspectos fiscales. En este sentido, debemos evitar iniciar la actividad al final de años fiscales o de períodos impositivos, pues esto nos obligará a un coste administrativo de atender nuestras obligaciones (declaraciones, pagos) que podríamos ahorrarnos si esperamos unas semanas o meses para arrancar. De hecho, la mayoría de las empresas inician su actividad a principios de año o en primavera, en parte por este factor fiscal, y en parte porque proceden de ideas que se han ido madurando a lo largo del año anterior.
•    Aspectos de entorno: A veces existen circunstancias legales, sociales, macroeconómicas o de oportunidad externa a nuestro negocio que aconsejan iniciar actividad en unos momentos determinados y no en otros. Los principales factores que pueden influirnos en este sentido son los siguientes:

  • Cambios de legislación: Pueden favorecer o perjudicar el arranque de nuestro negocio, bien por motivos fiscales, o de normativa de nuestro sector, acceso a recursos, etc.
  • Acceso a subvenciones: La ventana de oportunidad de acceder a subvenciones en condiciones óptimas nos puede llevar a la necesidad de esperar o acelerar el inicio de actividad.
  • Adquisición de activos: Nuevamente cambios en la legislación pueden influir en el momento adecuado para iniciar actividad. Piénsese, por ejemplo, los posibles efectos de la reciente subida del IVA en España en la tesorería, o las posibles campañas de ayuda a adquisición de determinado tipo de activos (rehabilitación de locales, vehículos de motor, etc.).
  • Aspectos laborales: Novedades legislativas en aspectos de contratación laboral y de seguridad social pueden crear también ventanas de oportunidad que debemos aprovechar.
  • Acceso a recursos, capital, socios: No siempre disponemos de los recursos en el momento que deseamos, y es muy común que el acceso a esos recursos no sea neutral a lo largo del tiempo. Algunos recursos, o la colaboración de socios necesarios para nuestro negocio, pueden retrasar la posibilidad de arranque con éxito. El capital, en concreto, suele ser un recurso que precisa de un tiempo para su captación; en general, podemos decir que se debe tratar de obtener capital buscando un equilibrio en la medida de lo posible entre las condiciones de acceso al mismo (mejor pedir capital cuando el dinero está barato y hay liquidez de fondos para prestar) y nuestras posibilidades de hacer productivo y rentable ese capital. Aunque es cierto que no corren tiempos precisamente fáciles para la obtención de financiación, tratar de conseguir fondos de forma demasiado apresurada puede llevarnos a aceptar condiciones poco favorables para nuestro negocio.

Sigue leyendo

Cuatro estrategias “verdes” y “limpias” para una economía incierta

Andrew L  Shapiro escribe en Harvard Business Review un artículo en el que recoge una serie de estrategias “verdes” que fomentan el ahorro “a pesar de ser verdes” es decir, no siempre la  estrategia de cuidar el medio ambiente significa invertir dinero en costosas aventuras de energía solar o eólica,,,,sino también puede ahorrar dinero utilizando el sentido común:

1.- Reducir residuos innecesarios.
Puede parecer simple pero es una estrategia pre-determinada. Wall Mart ha pedido a sus proveedores una reducción de material en envases y componentes del 5% durante los próximos 4 años. Esta medida, solamente, va a incidir en un ahorro estimado del 3 mil millones  dólares en coste de transporte durante ese período. Pero es que, además, sus proveedores ahorrarán en materias primas alrededor de 8 mil millones durante el mismo período.
El pasar de facturas en papel a facturación electrónica es otra manera de ahorrar. Verizon ha ahorrado 8 millones de dólares pasando a facturación electrónica y eliminando papel, pero además ha ahorrado 2,7 millones mas gestionando sus servicios de nóminas, entrenamientos y recursos humanos Online. Sigue leyendo