Patear la pelota. “El costo de no decidir”

patear-pelota1Muchas veces posponemos una decisión pensando que nos sacamos un peso de encima, sin embargo, estamos ignorando el efecto de tomar la decisión de “no decidir”.

Cuando elegimos posponer una decisión, en realidad estamos tomando una: “decidimos no actuar pretendiendo no influir en la evolución de los hechos”. Muy por el contrario, solemos generar un efecto, no por una acción realizada, sino por una omisión. Nuestra cultura latina suele premiar y castigar los efectos de las acciones de las personas, pero muy poca importancia se asigna a los efectos de las omisiones. Mucha gente preferirá entonces no jugarse al momento de decidir, no asumir un riesgo que puede parecer innecesario, prefiriendo mantenerse en la comodidad de una indecisión supuestamente no castigada.

Desde Teoría de la Decisión, disciplina que estudia los mecanismos para optimizar los procesos de decisión, se puede apreciar cómo el costo de “no decidir”, y por ende de no actuar, suele tener muchas veces efectos mucho mayores que el de las decisiones tomadas habiendo asumido un riesgo calculado. Sigue leyendo