Eficiencia y eficacia personal

Durante décadas la expectativa de que seamos efectivos y eficientes siempre existió y éramos conscientes de que las personas que no cumplían con uno u otro requerimiento nunca tendrían muchas esperanzas en el mundo laboral, la expectativa era que nosotros nos preocupáramos por el corto plazo, mientras que nuestra organización se ocupara del largo plazo.

De cierto modo, la organización se preocupaba de que estuviéramos constantemente actualizados y capacitados para los desafíos futuros, pero éramos nosotros los que teníamos que ver como aplicar esto a nuestro cargo particular. O de pedir ayuda a nuestro superior inmediato si era necesario.

Obviamente, esto último sigue siendo una expectativa. Pero, como las organizaciones no están en condiciones ni dispuestas a asegurar el trabajo a largo plazo a nadie, están cada vez menos interesadas en preocuparse de todo lo relacionado con nuestro desempeño futuro. Después de todo, si uno no cree que vaya a poder recuperar una inversión, ¿por que estaría interesado en invertir?
Esto, por supuesto, no implica que la capacitación vaya a desaparecer. Lo que significa es que cada vez más, ésta va a estar relacionada con los resultados a corto plazo y menos con el desarrollo continuo. Sigue leyendo

La proactividad como camino al éxito

Realizando una búsqueda en Internet, introduje la palabra Proactividad pude observar que entre los resultados no aparecía el diccionario online de la Real Academia Española; entonces fui directamente a la página de ésta referencia e introduje Proactividad, no me sorprendí mucho el resultado fue que la palabra no está registrada en la última edición del diccionario de la Real Academia Española.

Como es una palabra compuesta, la busque en http://www.rae.es por separado Pro y actividad. El significa de Pro más general que podía utilizar para este artículo es: 1. amb. Provecho, ventaja, y los significados de Actividad que me parecieron más adecuados son. 1. f. Facultad de obrar, 2. f. Diligencia, eficacia, 3. f. Prontitud en el obrar. En conclusión, a mi buen entender la Proactividad consiste en la capacidad de sacar ventaja del buen desempeño de nuestro trabajo.

Indagando en la web encontré en el blog de Manuel Gross el artículo: Proactividad y éxito profesional Por Maria Pallarés, donde habla ampliamente de la Proactividad y compara varias acepciones de autores en el área empresarial y gerencial. Sigue leyendo

Efectividad gerencial. Características del gerente efectivo

La efectividad gerencial es un tema que comúnmente se habla en las empresas o reuniones de trabajo, inclusive en las Universidades, como parte de la formación de los profesionales de las ciencias económico administrativas, sin embargo, pocas veces analizamos realmente de qué se trata, qué significa, qué elementos lo integran o cómo propiciarla.

Hablar de efectividad, es hablar de resultados y cumplimiento, y por ende, se deriva una interrogante ¿qué tan eficaces y eficientes son los gerentes en las organizaciones?, dentro de las múltiples definiciones, se puede señalar que una persona eficaz, es quien cumple con los objetivos que le fueron encomendados, y usando su creatividad, inteligencia y métodos comúnmente tiene resultados positivos y lo hace de manera reiterada. Cuando una persona, logra objetivos, optimizando los recursos que tuvo a disposición, es cuando estamos en presencia de una persona eficiente. La eficiencia la comprendemos como la cualidad de un ser humano de lograr objetivos con economía de recursos.

La mezcla de estas dos cualidades, la eficacia y la eficiencia, permite determinar la EFECTIVIDAD. Que es una cualidad valiosísima para el éxito de las empresas y organizaciones.

Un elemento que el gerente debe tomar en cuenta para ser efectivo, es la habilidad para ser asertivo, una persona tiene una conducta asertiva, cuando es directo, honesto y respetuoso al estar en contacto con las personas.

Un gerente con estilo asertivo, resuelve los problemas, está a gusto con los demás, se siente satisfecho, a gusto consigo, relajado, con control, crea y fabrica la mayoría de las oportunidades, se gusta y gusta a los demás, es bueno para todos. Sus palabras favoritas, pienso, siento, quiero, hagamos, ¿cómo podemos resolver esto?, ¿Qué piensas? O ¿Qué te parece?. El lenguaje no verbal de una persona asertiva se caracteriza por sonreír constantemente, manos sueltas y en movimiento, postura erguida, contacto ocular directo y gestos firmes. Sigue leyendo

Aprendiendo a adminístrarnos a nosotros mismos

El líder primero es líder de su propia vida. Para liderar a otros primero se necesita crecer en el liderazgo de sí mismo: liderazgo intrapersonal. La perspectiva ancestral de los Proverbios del Rey Salomón trae sabiduría al respecto al referir que “mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea del espíritu que el que toma una ciudad” (Proverbios 16:32). El filósofo chino Lao Tze también habla con sabiduría sobre el liderazgo de sí mismo: “Quien vence a los otros, es fuerte. Quien se vence a sí mismo, es poderoso”. El filosofo griego Platón expresa que “la primera y gran victoria es conquistarse a uno mismo”. Así mismo el autor y consultor organizacional Stephen Covey dice: “Las victorias privadas preceden a las victorias públicas”.

Resultaría paradójico ver a un líder pretendiendo liderar a otros, inspirar a otros, guiar las vidas de otras personas, manejar el negocio de otro, encaminar a sus seguidores hacia una visión organizacional, si él no es dueño de sí mismo, si no es capaz de manejar y dirigir adecuadamente sus emociones, si no está a cargo y se ha hecho responsable de su propia vida, si no tiene su propia definición de visión y proyecto de vida. En tales condiciones, ¿cómo podrá liderar a otros?

Los líderes necesitan, pues, aprender a guiarse y gestionarse primero a sí mismo antes de liderar a otros, lo cual implica aprender a administrar su tiempo, sus prioridades y sus propósitos…

Eficacia vs eficiencia

En la gestión del tiempo y de los recursos en general se puede ser eficiente y al mismo tiempo no ser eficaz. La eficiencia se refiere a la relación producto (resultado) – insumos; es la cantidad de cosas obtenidas, logradas o producidas con el uso de una determinada cantidad de un recurso. La eficacia relaciona el esfuerzo con el logro de objetivos; se es más eficaz cuando se cumplen más y mejores objetivos.

La eficacia tiene que ver más con si estoy haciendo lo que se necesito hacer, que con hacer en forma más rápida o con la menor cantidad de recursos. La eficacia tiene que ver más con “hacer las cosas correctas, que con hacer las cosas correctamente”. En ocasiones podemos sacrificar eficacia en aras de lograr eficiencia, pero en el largo plazo eso es desastroso. Como dice Peter Drucker: “Ningún grado de eficiencia puede compensar la falta de eficacia. Antes de dedicarnos a hacer algo en forma eficiente, tenemos que estar seguros de que hemos encontrado algo acertado para realizar.” Sigue leyendo