Las 16 cosas que se aprenden de uno mismo cuando se empieza un negocio

Comenzar un negocio propio es uno de los eventos más desafiantes a la par que satisfactorios en la vida de una persona. Durante el proceso en el que se pone en marcha y se hace crecer a una compañía, se aprenden multitud de cosas nuevas, como manejar ventas, salarios o contratar y despedir a alguien.

Pero, al mismo tiempo, se descubren multitud de nuevos aspectos de uno mismo, algunos alentadores y otros no tanto. La revista The Next Web ha destacado las 16 cosas que seguramente aprenderán sobre sí mismos los emprendedores:

1.Algunos días se sentirá invencible, mientras que otro se verá muy frágil.
2.Le encantará romper las reglas, sobre todo si le sale bien. Hacer algo a nuestra manera tiene un punto atractivo.
3.Los sacrificios financieros, físicos y emocionales son fáciles de hacer, pero difíciles de sobrellevar después.
4.El dinero importa, pero no tanto como creías que lo haría.
5.A veces, las necesidades de los demás importan más que las propias. Sobre todo si se trata de hacer feliz a un consumidor.
6.Su instinto casi siempre lleva la razón. Sigue leyendo

La importancia social del espíritu empresarial

En la actualidad el espíritu emprendedor ha ido perdiendo campo en la vida de las personas, ya que el ámbito tanto económico, político y social, en cada uno de los individuos han llevado a estos últimos a demostrar niveles elevados de conformismo Los emprendedores sociales poseen dos atributos sobresalientes: Una idea Innovadora que produzca un cambio social significativo y una visión Emprendedora a la hora de realizar sus proyectos. Estas personas poseen la visión, la creatividad y la determinación Tradicionalmente asociada a los emprendedores de negocios. Los emprendedores sociales están comprometidos a generar un cambio social Sistemático en lugar de estar motivados por el espíritu de lucro. Hay emprendedores sociales, emprendedores cívicos y emprendedores Comerciales. Qué tienen en común los emprendedores de negocios, los emprendedores Sociales y los emprendedores cívicos Pasión. Visión. Determinación. Creatividad. Poder de liderazgo. Capacidad para Asumir riesgos. Los emprendedores se ven a sí mismos como quien vive en la historia de Comunidades particulares y quienes se involucran activamente en compromisos Sociales. Sin duda, vivir en este tipo de comunidades históricas es parte del ser humano, pero lo que importa es la experiencia que se tiene de ese aspecto y Cómo lo perfecciona. Es precisamente del cultivo de los compromisos hacia sus Comunidades de clientes, vecinos, empleados y demás, de dónde los Emprendedores derivan su éxito.

La realización de sí mismos también tiene un sitio distinto para los Emprendedores. El trabajador o ciudadano emprendedor no explora sus propios Talentos e inspiraciones tanto como su sensibilidad a las discordias, tensiones y Conflictos de valor que comparten muchas personas de su comunidad. El Emprendedor explora formas de vivir que conducen de algún modo a resolver la Discordia y reúne a un grupo de gente para lograr que la decisión tenga una total Eficacia pública. Sigue leyendo

Ingredientes para emprender

Las raíces de un proyecto residen en dos aspectos: primero en lo que tú has podido aclarar a través de tu visión (el lugar hacia donde te diriges), definir tu misión (quién eres y qué ofreces) y definir tus objetivos.

Si me quedo sin trabajo me hago emprendedor/a.

¿Te ha pasado alguna vez de pronunciar estas palabras durante tus días malos en el trabajo?

En momentos de gran dificultad como los que estamos viviendo ahora, muchas personas están empezando a pensar de esta forma: si me quedo sin trabajo me hago emprendedor/a.

Palabras como estas nos dan esperanza a la hora de pensar que si perdemos el trabajo no se acaba el mundo y que siempre tendremos salidas.

Pero, ¿y si eso pasara de verdad? ¿Seríamos capaces de seguir adelante como emprendedores?

Por mi experiencia personal vivida, y por lo que he podido observar de otros, puedo decir con toda seguridad que no siempre es así.
Al perder el empleo muchas personas entran en estado de shock, desde el cual les cuesta salir. Al principio no se lo creen, luego llegan con fuerza la tristeza y el miedo, sin hablar de la orquestra de pensamientos negativos que se materializa en la mente. Y la verdad que todo esto es bastante paralizante y frustrante. Sigue leyendo

¿Sabes qué tipo de emprendedor eres?

¿Estás considerando poner tu propio negocio, establecerte por tu cuenta? Si ha salido a la luz tu carácter emprendedor, es importante, antes de nada, tener muy claro qué es exactamente lo que quieres. De esto ya he hablado muchas veces, tienes que saber a dónde vas antes de ponerte en marcha. En este caso no solo me refiero al tipo de negocio, servicios que vas a ofrecer, cliente ideal, problema que resuelves, etc. Sino a cómo encaja tu negocio con tus valores e ideales y con el estilo de vida que deseas, qué quieres que aporte a tu vida.

Tener todo esto en cuenta te ayudará a estar segura de lo que haces y a evitar perder tiempo, dinero e ilusión en un negocio que al final no te aporte lo que buscas. Todo ello porque no te habías parado a pensar en qué querías conseguir con ese negocio. Además, como siempre digo, si tienes claro lo que quieres y por qué lo quieres te será más fácil ser perseverante e insistir a pesar de los posibles reveses con que te encuentres.

Una de las cosas que te puede ayudar a definir todo lo anterior es saber qué tipo de emprendedora eres. Esto es algo que leí hace tiempo en un artículo de Kendall Summerhawk (coach estadounidense muy conocida) y que te ayudará a aclarar lo que quieres y a disipar miedos como el de que vas a tener que sacrificar algo importante para ti si quieres tener éxito. Cuando yo empecé tenía la creencia de que ya que te pones tienes que hacerlo a lo grande y conseguir el mayor éxito profesional posible. Sin embargo, en realidad no era lo que yo quería y eso me hacía sentir culpable pensando que no era lo suficientemente ambiciosa o que era algo cobarde. La distinción que hace Kendall sobre los tipos de emprendedoras me sirvió para despejar dudas y eliminar la culpabilidad. Sigue leyendo

De profesional a emprendedor y empresario

Muchos jóvenes profesionales sueñan con el emprendimiento propio. Definamos este concepto como, crear y mantener vivo un nuevo negocio que funcione, cumpliendo las expectativas del plan que le dio origen. Como verán hay muchas variables a analizar. En principio un negocio, es una actividad que satisface a un segmento del mercado que está dispuesto a pagar por un determinado bien o servicio y dicho pago satisface la ecuación costo / beneficio de quien vende dicho bien o servicio. Los mismos pueden ser fabricados y provistos directamente por el que los vende, o no.

Por ejemplo, una agencia de turismo es un negocio dirigido a un segmento particular de mercado y todo lo que vende se lo compra a otros (hoteles, excursiones, viajes en avión, etc.), su “core business” o sea el corazón de actividad y el valor agregado propio por el cual los clientes van a comprar a dicha agencia – por ejemplo – es la muy buena integración de los componentes que arman una oferta de turismo y el nivel de atención y resolución de todos los temas en forma única por parte de la agencia sin pasarle todos estos inconvenientes al cliente final.

No tener claro muchos de los conceptos que componen un emprendimiento y el rol del emprendedor, es el principal motivo por el cual el 80% de los mismos mueren antes de los 5 años, sin haber cumplido el objetivo original que les dio nacimiento (el 40% muere en el primer año). Lo primero a tener muy claro es , “qué espero del emprendimiento”, bien puede ser:

a) que el objetivo sea poner en marcha un negocio que rinda los dividendos esperados en términos de rentabilidad, pero que no me ocupe tiempo personal para su atención. Ese es el rol de accionista inversor.

b) o además de ser el inversor, poner la jornada laboral propia en el emprendimiento, con lo cual además de invertir “se ha conseguido un trabajo”

Verse como empresario, es aceptar un rol totalmente diferente al emprendedor que hace los trabajos por él mismo. El emprendedor empresario (aunque nazca con un pequeño negocio), desde muy temprano va teniendo claro que su función y responsabilidad es “hacer crecer el negocio”, para lo cual debe ir diseñando y poniendo en marcha, estructuras en su organización, para que “otros” hagan el trabajo y su tiempo lo dedique a gestionar – hacia dentro de la organización – el cumplimiento de objetivos y la racionalidad de administración de recursos, y hacia afuera de la organización, el relacionamiento con el mercado, aliados estratégicos y detección de nuevas oportunidades a capitalizar por la empresa. En este caso, “otros profesionales” trabajarán para el empresario. Sigue leyendo

Daniela Mendez, entre los 10 emprendedores sociales más destacados en IMPULSA 2011

Daniela Méndez, Directora General  de Center for Digital Inclusion (CDI) España, participó en la conferencia sobre “Negocios con la Base de la Pirámide”, que ISEAD Business School co-organizó junto con la Fundación Iberemprende, el pasado mes de octubre de 2011.

Daniela ha recibido el premio “Jóvenes emprendedores sociales” por su proyecto “Actitud Fénix 2.0 – Centro de Innovación Tecnológica y Social para la empleabilidad y el emprendimiento”.

El proyecto que dirige, consiste en un programa de educación no formal y coaching orientado a promover a través de las nuevas tecnologías y el uso de metodologías participativas para la integración laboral y el espíritu emprendedor de colectivos de escasos recursos en España. El proyecto va dirigido a jóvenes e inmigrantes desfavorecidos, con el objetivo de impactar positivamente sus vidas y convertirlos en “change makers” (agentes de cambio), que no sólo mejoren su calidad de vida, sino también la de su entorno, creando un efecto viral en su red que multiplique el impacto social positivo.

A aquellas personas, organizaciones y empresas que queráis colaborar con el proyecto, podéis poneros en contacto directamente con Daniela a través de la siguiente dirección: daniela.mendez@cdiglobal.org

Desde ISEAD Business School queremos felicitar a Daniela por el premio recibido.

______________________________________________________

Publicado en forumimpulsa.org

http://es.forumimpulsa.org/2011/articulos/daniela-mendez-ganadora-junior-senior-de-impulsa-2011-entre-los-10-emprendedores-sociales-mas-destacados-de-espana/

Coaching para emprendedores

Disciplina, inteligencia emocional, enfoque y productividad, las claves para desarrollar tu propia empresa.

Para muchos, tener un negocio o empresa propios es uno de los objetivos más importantes en la vida profesional. Para lograrlo, seguir una estrategia de coaching puede contribuir a conseguir esa meta de una forma más efectiva. Te presentamos cuatro pasos del proceso de coaching para emprender, según nuevosemprendedores.net.
Autodisciplina

Es el control de la fuerza de voluntad. Muchas personas suelen afirmar que no la tienen, pero lo afirman para justificar su incapacdidad para alcanzar una meta. La clave para mantener constante la fuerza de voluntad es la autodisciplina, que se relaciona directamente con la motivación.

Por ello, motivarse a uno mismo y a los demás es básico para reforzar tu fuerza de voluntad cada día y no renunciar a conseguir tus metas a la mitad del camino.

La autodisciplina es enmarcada por los coaches dentro de un concepto más amplio, el de la inteligencia emocional.
Enfoque

La falta de enfoque es la razón principal que impide lograr el objetivo de llevar a la realidad tu propio negocio. La concentración y el enfoque fijo en tus metas es lo que permite seguir un camino sin desviarse de su finalidad. El antiguo proverbio sufí afirma: “Allí donde está tu atención, allí estás tú”. Si no pierdes el enfoque, tienes más posibilidades de dar en el blanco y conseguir tu objetivo.

La creatividad, las ideas, y los recursos y habilidades son las flechas que quieres disparar hacia tu objetivo de crear tu propio negocio.

En una sociedad que nos bombardea con estímulos de todo tipo, imágenes, sonidos, televisión, publicidad y otros desvían nuestra concentración y pueden provocar que perdamos enfoque. Por eso, cuando tu atención está desenfocada no avanzarás sino que te estancarás.

Los expertos en coaching aconsejan entrenar para conseguir controlar la atención, para lograr una mejor concentración y no perder el enfoque. Sigue leyendo