4 pasos que todo líder empresarial debe seguir para no dejar escapar la innovación

Innovación y liderazgo son dos conceptos que van de la mano. Sin el primero, difícilmente podemos alcanzar el segundo. ¿Se imagina que la innovación de una empresa se estancase? Se quedaría prácticamente sin ninguna opción para seguir avanzando en este mundo lleno de tendencias.

Es por esto que las compañías deben apostar por la innovación como uno de sus principales pilares si realmente quieren que su negocio sea competitivo y pueda seguir ofreciendo a los consumidores todo aquello que un día hizo que se fijasen en nuestra marca.

“La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor”. Esta es una de las frases más recordadas de Steve Jobs y que sintetiza de una forma perfecta la importancia de innovar. Para ayudarle en esta tarea, queremos ofrecerle cuatro pasos que todo líder empresarial debe poner en práctica para que la innovación se convierta en su sombra, tal y cómo recogen desde Entrepreneur.

1. Inspiración

Tor Constantino, periodista de Entrepreneur, señala que la inspiración puede venir en cualquier momento por lo que no podemos forzar su aparición pero sí existen consejos para atraerla. Sigue leyendo

Las 20 propuestas de la economía del bien común de Christian Felber

Hace algunos meses que escribí un post sobre la Economía del Bien Común, un nuevo modelo de economía alternativa propuesto por Christian Felber. Ahora, lo retomo en mi investigación para el libro la Revolución de la Felicidad y os presento sus 20 puntos centrales:

1. La economía del bien común se basa en los mismos valores que hacen florecer nuestras relaciones: confianza, cooperación, aprecio, democracia, solidaridad. Según recientes investigaciones científicas conseguir buenas relaciones es la mayor fuente de motivación y felicidad de los seres humanos.

2. El marco legal económico experimenta un giro radical, cambiando las reglas del juego de afán de lucro y competencia por cooperación y contribución al bien común: Empresas que practican la cooperación serán recompensados. En cambio, el comportamiento competitivo conlleva desventajas.

3. El éxito económico no es medido por indicatores monetarios como el beneficio financiero o el BIP, sino con el balance del bien común (a nivel de empresas) y el producto del bien común (a nivel de sistema). El balance del bien común se convierte en el balance principal de todas las empresas. Cuanto más social, ecológica, democrática y solidaria sea la actividad, mejores serán los resultados del balance del bien común alcanzados. Mejorando los resultados del balance del bien común de las empresas en una economía nacional, mejorará el producto del bien común. Sigue leyendo

La internacionalización de la empresa y la economía

En el día de hoy queremos hablaros de una web que nos ha parecido interesante y que queremos compartir con vosotros. Se trata de Iberglobal.com, un portal que trata temas relacionados con la economía y la internacionalización.

Cuenta con una sección de monográficos para encontrar noticias por países. Os facilitamos el link para que podáis conocer este portal:

http://www.iberglobal.com/

Queremos destacar dos secciones que nos parecen interesante mencionar, competitividad internacional y estrategias empresariales. Hemos encontrado varios artículos y noticias muy destacables y que creemos podrían ayudaros a contar con más información sobre estos temas.

Competitividad Internacional

Estrategias empresariales

Esperamos sea de vuestro interés.

Desafíos para el desarrollo personal en un mundo globalizado

El siglo 21 entró arrasando los paradigmas sobre los cuáles la administración había enterrado sus verdades organizacionales. La cultura empresarial dejó de ser el referente competitivo para calificar las buenas prácticas en las áreas de Gestión Humana que buscan capitalizar el talento como diferenciador en la gestión organizacional.

Las tendencias y modas gerenciales, (que se aprovecharon del esnobismo directivo) comenzaron a declinar como opción de mejoramiento en la productividad. De autores como Deming y Goldratt, pasando por Drucker, Tom Peters, Goleman Senge, Porter hasta prahalad y Hamel, Kaplan y Norton y una pléyade de profesores, investigadores y gurús de la administración que llevaron a la cumbre teorías, modelos y herramientas gerenciales como TQM, CRM, BSC, COACHING, MENTORING, OCEANO AZUL, E-LEARNING (y toda la familia e-), Amén de los cientos de títulos de mejoramiento empresarial como “Si no está roto rómpalo”, “Quién se llevó mi queso”, “Negocios en la base de la pirámide” etc… vamos pasando ahora a los nuevos protagonistas que recorren los pasillos de las organizaciones; son los nuevos vientos fundados más en los éxitos autobiográficos (Steve Jobs, Branson, Bill Gates, Dell, Trump, etc) que en experiencias colectivas producto de estudios juiciosos pero poco inspiradores.

La búsqueda de nuevos escenarios de realización personal, el rompimiento de las fronteras reales y mentales entre los países, la urgencia de comunicarse con personas de otras culturas y la necesidad de conocer y manejar las nuevas tecnologías, que cada día disminuyen las distancias entre lo actual y lo virtual, convierten en exigencia el desarrollo personal y hace de esta una responsabilidad individual y no empresarial, que cada persona reconozca en su plan de vida el alcance que quiere dar a su existencia.

Para muchas personas el contexto vital actual es suficiente y su aspiración no va más allá de las satisfacciones básicas que da la vida y que anticipa Maslow. Para muchos otros la vida es una carrera que invita cada día a encontrar nuevos motivos para llegar aún más lejos. No importa que la carrera no sea hacia arriba siempre y cuando sea hacia adelante. La academia es un paso necesario y requerido en esta búsqueda de nuevos escenarios para desarrollar las contribuciones requeridas por las empresas. Hemos cambiado y estrenamos una nueva era, un nuevo momento donde la persona comienza a recuperar su importancia en el mercado laboral, donde ha dejado de ser un objeto, un “recurso” para ser reconocido como un sujeto capaz y pensante, un actor principal en la gestión empresarial. Sigue leyendo