El cambio estructural: Su importancia, factores clave, causas y formas organizativas

El gran salto cualitativo en el progreso se esta produciendo de forma exponencial originando una transformación drástica en el mundo de la política y economía, de tal manera que en este comienzo de siglo la globalización de mercados, productos, tecnología y modas es incuestionable. El crecimiento y evolución de una empresa deberá estar acompañado de los cambios necesarios en su estructura, lo cual desgraciadamente suele ser relegado a un segundo término. Son muchos los modelos o estilos de organización que podemos encontrar.

Es evidente, que el empuje primordial a este cambio tecnológico y estructural proviene de la incorporación de la informática y telecomunicación (Telemática), con lo que es factible el flujo instantáneo de información con redes electrónicas abiertas (intranet, extranet, internet). Este enorme flujo de información ha incrementado la comunicación a nivel mundial y empresarial, generando conocimiento y, por tanto, la creación y descubrimiento de nuevas tecnologías y sus aplicaciones que producen el progreso de la humanidad y el crecimiento en la competitividad de las empresas. Sigue leyendo

La calidad innovadora

Trabajar con la innovación supone, hoy en día, recibir miles de impactos en forma de noticias, artículos, opiniones o imágenes que hablan sobre el tema. Hoy todo es innovación, como hace unos años todo era calidad. “Las empresas que no innovan van a morir”, se dice. “Las empresas que no apuesten por la calidad desaparecerán”, se decía. Bueno, creo que hay que poner las cosas en su contexto y en sus justos términos. Creo que la frase correcta es “las empresas que no trabajen la innovación desaparecerán”, porque no todas las empresas pueden innovar, pero sí todas pueden trabajar la innovación. Me explico, integrar en tus procesos y en tu ADN a la innovación no quiere decir que vayas a innovar. Para ello se han de dar una serie de circunstancias que al final te permitan tener una ventaja competitiva en el mercado que no siempre se consigue. Pero, sin embargo, sí es posible trabajar la innovación y, con ello, aunque no seamos capaces de conseguir resultados que se puedan considerar innovadores, sí implantar de manera permanente procesos de reflexión y mejora continua de nuestros productos y empresas. A veces en los procesos de innovación importan más los propios procesos que los resultados. Sigue leyendo

Cómo (y por qué) formular una estrategia de innovación

A diferencia de las empresas que innovan de forma puntual, las empresas innovadoras sistematizan la innovación y la convierten en algo que pasa a formar parte de su ADN, o lo que es lo mismo, de su cultura. La innovación se transforma, por lo tanto, en uno de sus elementos diferenciadores, y en un mecanismo de creación de valor que les permite ser más competitivas.

Sin embargo, convertirse en una empresa innovadora no es nada fácil. Hay que considerar que la mayoría de empresas están más pensadas para ser eficientes que para innovar. Por esta razón, y tal y como comenté en el anterior artículo “La empresa ambidiestra y la estrategia de innovación”, será clave crear las condiciones necesarias para compaginar, de forma efectiva y armoniosa, la gestión operativa (explotar eficientemente el presente para incrementar la rentabilidad actual) con la gestión innovadora (explorar nuevas oportunidades para generar una rentabilidad futura).
Para lograrlo, será fundamental disponer de las personas adecuadas y crear un entorno que fomente y apoye las conductas necesarias para innovar de forma sostenible y exitosa.

Empresa innovadora = Personas innovadoras x Entorno innovador Sigue leyendo

5 consejos para definir nuestra estrategia de cara a las “futuras” tendencias

Sí desarrolla su actividad profesional en el mundo digital, es probable que una de las cuestiones que comience a plantearse sea cómo desarrollará su estrategia relativa al conocido como internet de las cosas. Aunque este y los wearables no son una tendencia a corto plazo sí son dos de los elementos que transformarán el sector a largo plazo.

Es por esto que mientras espera a que llegue esa legión de dispositivos y protocolos de conectividad que cambiarán el mercado a continuación se muestran una serie de consejos que le pueden ayudar a preparar una estrategia que le asegure el éxito, tal vez, para 2016:

1. Espere

El mejor consejo que puede seguir es el de tener paciencia y saber esperar. A excepción del Apple Watch no se espera que ninguna tecnología relacionada con los wearables o el internet de las cosas vaya golpear a gran escala este 2015. A lo largo de este año los consumidores no tienen unas expectativas muy altas ni necesidades inmediatas en lo que a dispositivos conectados se refiere. Sigue leyendo

Cómo construir una marca personal

La Marca personal (en inglés Personal Branding) es un concepto de desarrollo personal consistente en considerarse uno mismo como una marca, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales. El concepto surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo sea por primera vez o sea como cambio de carrera o profesión, pero cada vez es más utilizada por profesionales liberales y trabajadores autónomos en sectores muy intensivos en capital humano.

 

Hoy os ofrezco algunos consejos sencillos que os pueden ayudar a iniciaros en la construcción de un marca personal:

Márcate una estrategia: Una marca personal significa ser recordado por algo, lo que implica la necesidad de ser memorable y de posicionarse como experto en algún campo. Cuanto más especializado sea nuestro posicionamiento, más fácil resultará hacernos recordar. Los principales pasos para construir esta estrategia podrían ser: Sigue leyendo

Los 10 principios del engagement con el cliente

Engagement, ese compromiso incondicional que las marcas ansían sentir de sus clientes. El toque final que hace brillar cualquier estrategia de marketing, ese sentimiento que impulsa a los clientes a elegir nuestra marca, frente a la competencia, y se registra en última instancia en las cifras de ventas.
Fomentar el engagement está al alcance de cualquiera, con un matiz, de cualquier empresa que realmente se preocupe por conocer a sus clientes, y trabajar para complacerles, consiguiendo que la experiencia con la marca supere sus expectativas.
Dicho así, puede sonar complicado, y en cierto modo, lo es, aunque sus bases se asientan en 10 principios fundamentales:
Conocer al cliente. El primer paso es saber a quién nos dirigimos. Detenernos a analizar el comportamiento de nuestro público objetivo, averiguar sus preferencias, entorno social, y características sociodemográficas. Cualquier dato puede resultarnos de utilidad.
Conectar con el público objetivo de tú a tú. El engagement es enemigo de lo impersonal. Para ganarnos el trato de favor de los clientes, es necesario tratarles como personas, no como cifras, ni seres anónimos. Aquí entran en juego las ventajas de la personalización, dentro de la estrategia de marketing.
Estar ahí donde ellos están. No podemos pretender que los clientes acudan a nuestra llamada. Por contra, necesitamos conocer dónde se mueven, y dirigirnos a estos canales, desarrollando nuestro propio espacio, abierto siempre al cliente. Sigue leyendo

El diseño del servicio como estrategia del éxito empresarial

Los últimos 30 años se han caracterizado por la búsqueda minuciosa de nuevas alternativas que lleven a los clientes a vivir “experiencias que quieran repetir”, para ello se han incorporado a los sistemas de gestión corporativa modelos que van, desde la revisión estadística de las costumbres de compra de los clientes, pasando por la implementación de estrategias como el CRM que en muchos casos no deja de ser más que un modelo de aproximación al cliente que no representa saltos cualitativos en la gestión transaccional de la empresa.

Los apóstoles del servicio en las empresas predican por todos los medios que es preciso hacer del cliente un aliado, que no basta con atender bien al cliente, que estamos en una época donde podemos perder al cliente si nos da una mala calificación en el servicio. Reconocemos que la competencia todos los días se prepara mejor para la dura batalla de contar con más y mejores clientes pero quizá debemos ir más allá de los desiderátum que pregonan pero no proponen. Es preciso ir más allá de los diagnósticos que nacen del deseo de encontrar alternativas que nos ofrezcan soluciones rápidas y de bajo costo. Sigue leyendo