La clave del éxito de Steve Jobs: saber decir “no”

Cuatro años después de la muerte del fundador de Apple y figura de referencia en el mundo de la innovación tecnológica, Steve Jobs, uno de sus más íntimos amigos y compañero, Jony Ive ha desvelado cómo Jobs le ayudó a alcanzar la excelencia profesional. El truco es tan simple como decir “no”.

Según rememora Ive, esta fue la peculiar manera en la que el fundador de Apple le ayudó a centrarse en el trabajo y es que según afirma para Jobs “cuantas más veces se diga no, mejor”. De esta manera, cada día Jobs le preguntaba “¿cuántas veces has dicho hoy no?” y, aunque reconoce que nunca llegó a alcanzar el mismo nivel de concentración de su jefe, sí le hizo darse cuenta de lo satisfactorio que puede llegar a resultar pronunciar esas dos letras.

“La disciplina de ser capaz de darle la espalda a algo en lo que verdaderamente crees lleva a ver lo que es realmente relevante”, asegura Ive, pero también reconoce que aunque “es algo incómodo de hacer también es muy efectivo” y lo califica como algo “más que una práctica o un hábito, es una habilidad extraordinaria“ Sigue leyendo

14 inspiradoras citas de Steve Jobs que debería recordar cada día

Steve Jobs ha conseguido pasar a la historia como una de esas personas que no sólo han dejado huella por su trabajo y éxito sino también por una mentalidad tremendamente abierta. Aparentemente, él contaba con una opinión bastante formada sobre casi cualquier tema por el que era preguntado y eso se ha plasmado irremediablemente en la forma de trabajo de Apple.

Este carácter en el que se aprecia un compulsivo compromiso con la calidad, atención sobre los detalles y la innovación, ha dejado a lo largo de los años una ingente cantidad de palabras que no hacen sino invitar a la reflexión. Hoy queremos refrescarle su memoria y ofrecerle algunas de las mejores reflexiones de Steve Jobs (recogidas por Business Insider) para que piense acerca de las mismas y pueda sacar alguna enseñanza que, seguro, le será provechosa para su carrera.

1. “La creatividad se trata simplemente de conectar con las cosas. Cuando pregunta a la gente creativa la forma en la que hicieron algo, se sienten un poco culpables porque en realidad no saben cómo lo hacen. Simplemente lo vieron. Parecía obvio para ellos”. Sigue leyendo

7 consejos para fomentar un nuevo hábito en tu vida

¿Te imaginas poder poner en modo automático tu vida cuando así lo desees? Claro, sabiendo que irá en la dirección correcta.

Pues de alguna manera es posible gracias a los buenos hábitos. ¿No es así cuando te lavas los dientes después de comer, o las manos después de ir al baño? Es una tarea que desde pequeño te enseñaron y lo haces tan repetitivo que ya no piensas en el proceso, sólo lo haces y ya.

Lo mejor de todo es que cumpliste con la tarea y sin sentir que te esforzaste. Por supuesto, eso pasa una vez que tienes el “hábito” de hacerlo.
Pero crear hábitos en tu vida no es tan complicado, y sin embargo te causan grandes logros como el ahorro de energía, más productividad, mayor organización y un mejor aprovechamiento del tiempo.

Los expertos dicen que bastan sólo 21 días para adoptar un nuevo hábito. ¿Te imaginas entonces cómo sería tu vida si cada 21 días tuvieras el “hábito” de aprender e incorporar un nuevo hábito? Sigue leyendo

La excelencia personal como estilo de vida

La excelencia no tiene límites de velocidad y para eso se requiere libertad, decisión, voluntad e inteligencia. La libertad se considera como el centro de la vida humana y al utilizarla adecuadamente equivale a perfeccionar tu calidad de vida.

Un ser humano excelente es aquel que influye en los demás y que busca siempre el bien para él y para los que le rodean. La excelencia es saber amar, saber ser amado y ver siempre las cualidades de las otras personas, buscando constantemente su bienestar. La excelencia es saber servir y apoyar con placer a los demás, porque entre todos se puede encontrar una mejor forma de hacer las cosas.

Cuando una persona es excelente quiere decir que es un privilegiado como ser humano porque está en desarrollo constante. Ser excelente es saber comunicar paz a los demás, aprovechar puntos de oportunidad y transformar dificultades en acciones positivas, pero no hacer por otros lo que estos pueden hacer por sí mismos. Un ser excelente sabe proteger sin asfixiar, sabe guiar sin imponer, sabe motivar a los que están a su cargo para que también puedan desarrollarse. Sigue leyendo

Disciplina de los Líderes

En 1995 apareció en el mercado un libro que hablaba de las disciplinas de los líderes del mercado (Treacy, Michael. Wiersema, Fred; La disciplina de los líderes del mercado; grupo editorial Norma; 1995). El libro se basa en la premisa de que usted no puede ser bueno en todo al mismo tiempo. Contrariamente, deberá de seleccionar si usted es una empresa de excelencia operativa, líder de producto o de intimidad con el cliente (Customer intimancy: se refiere al acercamiento, cuidado y extrema atención del cliente).
Usted deberá de seleccionar alguna de las disciplinas como su bandera, de acuerdo con la primera regla: “proporcionar la mejor oferta del mercado sobresaliendo en una dimensión específica de valor“. La segunda regla establece: “mantener un nivel apropiado en la otras dimensiones de valor“. La tercera regla dice:”Dominar el mercado mejorando el valor año tras año“. Finalmente, la última regla comenta: “construir un modelo operativo destinado exclusivamente a proporcionar un valor insuperable”. Sigue leyendo

Cómo transformar las estrategias de marketing en un centro de excelencia

El marketing es una función vital para el éxito de una empresa, eso lo sabe todo el mundo. Pero lo que no entiende mucha gente es que los distintos componentes tienen que funcionar al unísono para conseguir los resultados esperados. Desde el uso adecuado de los datos y las analíticas a la alineación y la medición, todos los componentes tienen que estar sincronizados en las operaciones de marketing.

Pero, ¿se puede transformar el marketing en un centro de excelencia? Según una infografía que ha creado VisionEdge, es posible, si sabes cómo. La clave está en promocionar la colaboración y desarrollar mejores prácticas con las que generar resultados para el negocio.

Un centro de excelencia es un grupo de expertos en una materia concreta que utilizan metodologías y herramientas con las que compartir recursos de aprendizaje y animar a crear un equipo basado en los resultados. Utilizando métricas, el centro de excelencia se convertiría en la justificación para el equipo de marketing.

El centro de excelencia tendrá que empezar por establecer operaciones de marketing claves para asegurar que el marketing opera como tal a través de procesos de gestión y medición de los resultados de los esfuerzos de marketing. Esto significa también que los esfuerzos de marketing tienen que estar alineados con los resultados del negocio.

______________________________

Publicado en marketingdirecto.com

http://www.marketingdirecto.com/actualidad/tendencias/como-transformar-las-estrategias-de-marketing-en-un-centro-de-excelencia/

El ciclo de excelencia

Si a alguien de la generación de nuestros padres, le hubieran dicho que una forma de mejorar la creatividad y el rendimiento en el puesto de trabajo consistía en incluir acciones relacionadas con el juego, probablemente hubiera soltado una gran carcajada o nos hubiera mirado con preocupación para comprobar si estábamos en nuestros cabales.

En efecto, si algo caracterizaba a las relaciones de trabajo de la industrialización en la década de los 60 y 70 era la marcada jerarquía en las relaciones laborales, donde probablemente no había mucho espacio ni para los juegos colectivos, ni para “ocurrencias” similares. El trabajo era un sitio donde se iba a producir y desde luego lo que menos importaba seguramente sería la opinión o las sensaciones de los trabajadores en el desempeño de las labores encomendadas. Se hacía porque sí y punto. De ahí que tampoco se prodigaran la apertura de cauces para recabar las opiniones o sugerencias de mejora por parte de los mismos.

Edward M. Hallowell, al definir su “Ciclo de excelencia”, además de:

1. Ayudar a las personas a encontrar el trabajo más adecuado.

2. Apoyar a los empleados a conectarse con quienes están a su alrededor.

Incluye también tres pasos más, para completar el Ciclo, a saber:

3. Fomentar la creatividad y el juego en el lugar de trabajo.

4. Ayudar a la gente a identificar cuál es el trabajo más crucial y a enfocarse en él con diligencia.

5. Reconocer el arduo trabajo que haga el personal.

Veamos los dos siguientes:

3. Fomentar la creatividad y el juego en el lugar de trabajo

Hallowell defiende que el juego y otras actividades lúdicas contribuyen a reducir el stress, aumentar el nivel de vinculación con el resto de compañeros y, por extensión, con la propia empresa. “El juego saca a relucir el talento y las ideas”. Hoy en día el trabajar de forma mecánica al modo de los trabajos en cadena de la era industrial, en nada contribuye a mejorar ni a innovar los procesos ni los productos y servicios ofrecidos. Sigue leyendo