¿Para qué quieres la inteligencia emocional?

Pues así es. O al menos así lo creo yo también. Hay mucha gente que profesionalmente llega a poco simplemente porque tiene un déficit importante de inteligencia emocional.

No me voy a meter en el terreno afectivo y personal porque es muy delicado, y es también harina de otro costal. Al hablar de inteligencia emocional voy a referirme en este artículo exclusivamente al ámbito profesional y empresarial.

Y llegar a poco significa que no han accedido a posiciones de relevancia en su entorno laboral, no por falta de inteligencia e incluso de trabajo duro, sino por no utilizar su inteligencia emocional o por tenerla escasamente desarrollada. Por no darse cuenta que para triunfar en el terreno laboral no hace falta ser un killer a la antigua usanza. Eso ya pasó de moda hace tiempo y es un concepto tan obsoleto como decadente. Lo que sí hace falta es entender algo tan sencillo como que todo el mundo tiene emociones y mil formas de expresarlas. También en el trabajo. Que quienes te rodean en tu entorno laboral, aunque sean tus subordinados, tienen sentimientos y te observan y te valoran. Y en función de tu conducta con ellos te seguirán o, simplemente, simularán que lo hacen mientras te van dejando solo. Sigue leyendo

Innovación y diferenciación para mejorar la gestión de su empresa

Entender que lo bueno es enemigo de lo mejor, no es para personas comunes, sino para aquellos que poseen un modelo mental disruptivo y están peleados con lo que han alcanzado hasta el momento.

“Déle un nuevo rumbo a su empresa y atrévase a hacer en su mercado lo que nadie haría aún en sus condiciones de locura” Es el momento accionar para hacer un año distinto al anterior con sus clientes y en su mercado.

Si le ha ido bien, deje de hacer lo mismo, si le ha ido mal en su ejercicio pasado, cambie lo necesario para mejorar sustancialmente su relación con los clientes. Ha llegado la hora de transformar e innovar para poder alcanzar resultados distintos a los que hasta ahora nos hemos acostumbrado. En la generalidad de los casos, las empresas siguen haciendo las mismas cosas que las han llevado al éxito en el pasado, buscando la comodidad y evitar a toda costa épocas turbulentas o de cambios dramáticos. Sigue leyendo