Máximas sobre la innovación. La primera, es humana

1.- La innovación es humana. Qué obviedad, ¿no? Pues tengo la sensación de que a veces hay que repetirla una y otra vez y grabarla a fuego. La innovación está hecha por y para personas, y eso hace que necesite un contexto de investigación en el que el ser humano sea el centro del mismo. Es por eso por lo que siempre apuesto porque la antropología y la etnografía formen parte de cualquier proyecto de innovación. Esta “humanidad” de la innovación se puede enfocar desde dos perspectivas:

.. Desde dentro. Puesto que la innovación es gestionada por personas, por seres humanos, desde dentro. Gestionada e ideada, con todo lo que ello conlleva de bueno y malo. Además es fundamentalmente un proyecto colectivo que ha de tener muy en cuenta la gestión de equipos. Gestión que a su vez ha de enfocarse no sólo al posible proyecto en concreto, sino a la creación de un equipo estable y responsablemente integrado en una organización creativa, con una adecuada gestión del talento y de la motivación que requiere el trabajador.

..Hacia fuera. Ya que la innovación es para las personas, para su beneficio. Y esto es básico a la hora de comprender el enfoque y la importancia que estamos dando a la innovación. Es tradicional enfocar la innovación como un proceso interno, limitado a la mejora de lo que ya existe o creando algo nuevo (producto, servicio, proceso…) desde la propia reflexión. Sin embargo la innovación comienza fuera, desde el cliente o persona para la que aparentemente está enfocada esa innovación. Creo que es básico que las empresas entiendan que ellas no han de luchar por crear mejores productos o servicios, sino que han de apostar por dar mejores soluciones a los problemas de sus clientes. Sigue leyendo