Que aporta el coaching de equipos

El coaching se ha popularizado, los coaches ya no escuchamos continuamente ‘¿Que te dedicas a qué? ¿Y eso qué es?’. Sin embargo, al oír hablar de ello se tiende a pensar en el coaching individual. Todavía pocos conocen el coaching de equipos y el coaching de grupos, y qué ventajas aportan en el desarrollo profesional y el crecimiento personal.

Hoy hablamos de qué es el ‘coaching de equipos’ y qué diferencias hay con el coaching de grupos. También de los procesos intra-departamentales, y de los procesos inter-departamentales dentro del coaching de equipos.
Coaching de equipos

Los procesos de coaching en sesiones privadas ‘uno a uno’ son la base de esta disciplina, fue así como se creó el coaching. Posteriormente surgió la posibilidad de trabajar desde el coaching en departamentos o áreas de la empresa con problemas internos o áreas mejorables; y entre departamentos que, independientemente de que tuvieran o no áreas mejorables internamente, sí las tenían en su confluencia con otros departamentos. Sigue leyendo

Importancia de un mentor en los negocios y en la vida

¿Para qué necesito un mentor?

Estoy segura que habrás leído últimamente que mucha gente tiene un mentor. No se trata de un concepto nuevo, pero tal vez sí ha tomado mayor trascendencia en los últimos años donde cumplir los objetivos profesionales se ha vuelto un desafío, donde la creatividad juega un papel preponderante y la solución a muchos problemas ya no es tan lineal. Donde muchos profesionales han decidido tomar el control de su carrera y no simplemente dejarse llevar por lo que la empresa de turno ofrece. Donde muchos otros han comenzado una ardua pero maravillosa travesía a convertir su pasión profesional en un negocio o en una profesión real (y no sólo pensar en ello como un sueño de juventud que nunca sucedió).

El término procede de la mitología griega, donde “Méntor” fue consejero y guía de Telémaco en la Odisea, y por consiguiente se aplica este concepto a quien actúa como tal. Sigue leyendo

Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos

Competir en el mercado en éstos tiempos, exige no sólo aprender a diferenciarse, sino a hacerlo posible antes de los demás. ¡O se anticipa o le quitan su porción en el mercado de sus narices!

No cabe duda que el mundo de los negocios y la vida misma cambian a cada instante. He estado insistiendo prácticamente todo el año de la gran necesidad que tenemos como personas y como empresas de continuar cambiando y diferenciándonos fuerte para tener una sólida posición en el mercado.
Meditando sobre el concepto de la diferenciación me surgió la pregunta:

¿Y qué caso tiene o con qué objeto nos diferenciamos si lo hacemos más tarde que los demás?. Esto es precisamente lo que quiero comentar con ustedes en éste artículo. La importancia del tiempo.

Para tener una posición competitiva en el mercado, ya no basta con tener parámetros de calidad por encima de los competidores, no basta incluso con alcanzar indicadores de productividad por encima de lo inicialmente presupuestado, no basta tampoco con tener un departamento de innovación o desarrollo de nuevos productos intentando hacer lo que nadie hace. Si no agregamos la variable del tiempo a nuestros procesos de acción, ¡no llegamos a ningún lado!

Ciertamente la diferenciación es crucial e importante y seguiré insistiendo que pensar lo impensable, y hacer lo que pocos o nadie se atreve nos da la gran oportunidad de ser únicos para nuestros Clientes, pero alcanzar éste cambio fuera de tiempo finalmente ya no tiene importancia. Es necesario Anticiparnos a los demás para poder ganar la carrera por el mercado en un palmo de narices o nos quedaremos viendo como otros nos ganan la carrera porque lo han hecho antes que nosotros. Sigue leyendo

Reinventar y adaptación al cambio, retos de la sostenibilidad

Reinventar el presente para existir en el futuro, el nuevo reto de la sostenibilidad

Las complejas realidades sociales, la dinámica empresarial, los efectos de la economía y el mercado sobre las organizaciones y el impacto de la tecnología en la cotidianidad enmarcan la urgencia de hacer un pare estratégico que nos permita reconocer el camino que estamos transitando en su contexto.

La innovación se apropia cada día con más rapidez de los terrenos conquistados por la tradición, la historia se convierte en un soporte necesario pero no suficiente para asegurar la permanencia de las compañías en los futuros que se anticipan cada vez con más complejidad. Las modas administrativas se convierten en imperativos de gestión y en apuestas donde la improvisación y el ensayo ya no tienen cabida.

Los tiempos van cambiando y los desafíos son cada vez difíciles de afrontar, la relación costo-beneficio y la rentabilidad de las operaciones obligan al desarrollo de alternativas imaginativas que lleven a un resultado positivo en la ecuación entre satisfacción del cliente y ganancia neta. La competencia parece estar dispuesta a sacrificar los márgenes e incluso a arriesgar los flujos de caja con tal de asegurar las efímeras fidelidades de los inestables y volátiles clientes que están dispuestos a abandonarnos a la menor oportunidad que les ofrezca el mercado.

Las épocas de los grandes diagnósticos organizacionales ha terminado, los tiempos donde gastábamos días enteros reflexionando sobre la importancia de planear el futuro y elaborando matrices y cuadros de mando nos han dejado exhaustos y un poco desilusionados; es la hora de la acción, de hacer realidad los planes, de comenzar a intervenir en los problemas y de permitir que los viejos paradigmas den paso a nuevas maneras de entender e interpretar la realidad organizacional.

Hemos invertido muchos recursos económicos, tecnológicos y tiempo en diseñar planes de acción que nunca tomaron forma y simultáneamente vemos como otras empresas comienzan a tomar la delantera sin demasiadas maletas en sus manos. Sigue leyendo

Los valores morales cualidades importantes en las finanzas

Antes de abordar el tema de la importancia que tiene los valores morales en las finanzas, comenzare hablando de los valores morales, estas son marcadas por su gran importancia, es decir, es la conducta correcta que te lleva a realizar acciones buenas o malas, estos valores son desarrollados y perfeccionados por el paso del tiempo a través de la experiencia. Es indudable que vivimos en época de cambios vertiginosos, los avances tecnológicos pueden quedar obsoletos de un día para otro, la manera de hacer las cosas, las corrientes del pensamiento, los valores, las conductas de los seres humanos cambian rápidamente que apenas dará tiempo a salir de nuestro asombro.

Los valores son inmutables y nunca perderán su importancia y relevancia sin importar el tiempo que nos toque vivir, es cierto que la presión social es a veces muy intensa, y exige cambios en nuestras formas de pensar, actuar, hablar y plantea nuevas formas de comportamiento que muchas veces pone en duda los valores morales que rigen nuestra vida.
Cierta ocasión un escritor comentaba una fábula de guerra de animales y en esa guerra había un murciélago que era cobarde, ideo un truco para librarse de ir a la guerra , es decir; cuando se encontraba con las aves simulaba ser un ave y cuando estaba con animales terrestres simulaba ser un ratón sin embargo con el paso del tiempo sucedió lo inevitable los animales repudiaron su conducta hasta destruirlo, el escritor preguntaba ¿ cuántos hombres y mujeres se parecen a ese murciélago que muestran dos caras?, se acomodan a sus conveniencias, y al comienzo les va bien: engañan y prosperan, pero llega el momento que se descubre las dos caras del fingimiento y le llega el repudio de los demás hasta quedar autodestruido. Sigue leyendo

¿Cómo plantear tus metas para el éxito?

Generalmente el éxito es el resultado de una estrategia personal o profesional. Para crear esa estrategia debemos crear una visión sobre nuestro futuro deseado y debemos seleccionar muy cuidadosamente las metas que nos servirán de guía en el camino hacia al éxito. El tener una meta débil nos puede dar un resultado débil o una mejora temporal; el tener la meta correcta nos puede impulsar a lograr algo extraordinario y a sustentar nuestro desarrollo a mediano y largo plazo.
Algunos elementos de las metas

En el ámbito laboral es común la práctica del planteamiento de metas, ya que es parte del plan anual de resultados. De la misma forma al plantearse metas en otras esferas de la vida, intervienen varios de los factores que se utilizan en las metas de negocios. En ambos casos para que una meta funcione, a grandes rasgos hay que: definir claramente lo que se quiere lograr, establecer una fecha límite para lograrlo, desarrollar un plan de acción, traducirlo en pasos claros, proponer una estrategia para monitorear el progreso y tener clara cuál será la recompensa al conseguir los resultados.
El tipo de meta hace la diferencia

Vamos a revisar 2 diferentes tipos de metas: las Metas por Aversión y las Metas por Aspiración. Sigue leyendo

¿Qué es el éxito y por qué no todos creemos lo mismo?

Peter Senge (el famoso escritor de “La quinta disciplina”) habla en su libro sobre los modelos mentales. Se trata de “supuestos, generalizaciones e imágenes hondamente arraigados en las estructuras de pensamiento y el corazón de cada uno de nosotros”. Y estos modelos son una referencia o un marco para nuestra manera de ver e interactuar con el mundo. En palabras simples, es un conjunto de creencias. Es decir, cosas que creemos que son así, que son verdad y de esta forma. Puede haber sido algo que nos enseñaron de niños, algo que aprendimos (bien o mal), algo de lo que nos convencieron adrede o sin querer. Estas creencias forman parte de nuestra historia y esto define cómo interpretamos algo. ¿Complicado?

Veámoslo con un ejemplo: hipotéticamente, tengo una cliente que de niña no mostraba un gran esmero en la escuela y sus cuadernos mostraban un poco esta poca importancia que ella le daba a la escuela. Su madre, que quería que diera lo mejor de sí, la ayudó a mejorar sentándose a su lado y enseñándole algunas técnicas para que sus cuadernos fueran un poco más lindos y “agradables” a la vista. Entonces había un “subrayado doble” a los títulos importantes, algunos colores para remarcar ideas diferentes, figuritas pegadas en vez de dibujos para las efemérides, una caligrafía un poco mejorada, etc. ¿Cuál piensan que fue el resultado? Docenas de felicitaciones escritas por la maestra en sus cuadernos resaltando lo bonitos que estaban. “¡Muy bien!” Habrá pensado la niña, “lo logré, soy exitosa” (bueno, seguro no lo pensó con esas palabras, pero en su mente se grabó esa idea). Y a partir de allí esta niña fue creciendo con la idea (creencia) de que ser exitosa tenía que ver con agradar a los demás (antes fue su maestra – y ciertamente su mamá- , luego será su jefe, compañeros de trabajo, su pareja, etc.). Sigue leyendo

Mentoring y coaching: Nuevas competencias gerenciales en el siglo 21

Es evidente que quienes asumen cargos de dirección, deban entender las nuevas competencias y condiciones en la que se ejerce un rol gerencial, las competencias eficaces para enfrentarse hoy en día el rol de dirigir y liderar, es muy diferente, tanto por las nuevas tecnologías y las diferencias que existen en las personas, en especial los de la generación “Y”, gente con mayores conocimientos, muchas capacidades, habilidades y entendimientos requerimos de competencias duras “Hard Skills” y competencias blandas “Soft Skills”, necesitamos entender mejor y conducir con nuevas competencias basadas fundamentalmente en aquellos que se dan en el mentoring y coaching, es decir para ser mejor gerente debemos ser primero buenos mentores y mejores coach.

Ernesto Yturralde (2003), se refiere a las llamadas “Hard Skills” o Competencias duras, como las destrezas técnicas requeridas o adquiridas para desempeñar determinadas tareas o funciones y que se alcanzan y desarrollan por medio de la formación, capacitación, entrenamiento y en ocasiones en el mismo ejercicio de las funciones y que obviamente son necesarias; El asunto es evidente por ejemplo basta con leer el manual de funcionamiento de una máquina o dispositivo para desarrollarlas en un cierto ámbito

Las “Soft Skills”, denominadas como competencias blandas, habilidades sociales o people skills, son intrapersonales e interpersonales, son aquellas habilidades actitudinales requeridas para tener una buena inter-relación con los demás, habilidades escuchar activamente, para hablar, para comunicarnos, para liderar, estimular, delegar, analizar, para juzgar, para negociar y llegar a acuerdos, para tener consciencia de los valores, de los aspectos de salud y seguridad, para trabajar en equipo se incluye la actitud, la capacidad de motivación, auto-motivación y la orientación a los logros, tienen relación con lo que se conoce como inteligencia emocional (Goleman 1999); la relación, la autoestima, las habilidades blandas requerirán de la voluntad para poner más atención en la forma en que nos relacionamos con los demás, e incluso de entrenamiento formal (Role Playing) mediante talleres, o buscando el ponernos en situaciones que nos permitan desarrollar nuestras habilidades respecto a las relaciones interpersonales. Una persona hábil técnicamente, puede echar todo a perder en el momento de comunicarse con sus superiores, colaboradores o, peor aún, sus Clientes. Las habilidades blandas son competencias transversales e incluyen el pensamiento crítico, la sindéresis, la ética, la capacidad de adaptación al cambio, la resiliencia, sobreponiendo el pensamiento sistémico sobre el lineal. Sigue leyendo

Fuentes de motivación personal

¿Qué nos lleva a pararnos de la cama cada mañana, a escalar el Everest o simplemente a sonreír? Lo que contestaremos a esta pregunta son nuestras fuentes de motivación personal, nuestro motor de acción.

Lo que lleva muchas veces a la depresión a estar estancados y apáticos es cuando perdemos de vista lo que nos motiva o encontramos que lo que antes nos motivaba ya no es suficiente, en fin perdemos la brújula.

En el ambiente laboral se puede pensar que si se tiene una buena remuneración económica, se tiene suficiente motivo para ir con alegría y entusiasmo a realizar las actividades, pero no puede existir un error más grande. El ser humano es mucho más complicado que eso y, afortunadamente, más profundo.
Realizar un trabajo mecánico, sin retos, sin pasión solo llevara a la persona a sentirse un ratón en jaula, aun sobre la estabilidad y la remuneración económica.
Como volver a encontrar el camino:

Haz un alto en el camino, reflexiona porque comenzaste a desarrollar esa actividad y donde comenzó a fallar. Ejemplo: Tengo una buena remuneración pero en cambio no paso tiempo con mi familia y en esos escasos momentos el celular no deja de sonar. La estrategia es cambiar de giro, poner límites que permitan tu equilibrio familiar. Recuerda que en momentos de crisis es más fácil si se tiene el apoyo de las personas que te interesan. Sigue leyendo

Estrategia de calidad en el servicio con acción y no con reacción

Cuando una organización decide implementar una estrategia de calidad en el servicio, está dispuesta a tomar acción. Está mirando más allá del día a día. Está queriendo diferenciarse de su competencia de manera perdurable, y no temporal.

Esto también implica que la calidad en el servicio no se consigue de un día para el otro. Es un proceso gradual y progresivo. Debe haber perseverancia, formación continua de los miembros de la organización y, por qué no, también prueba y error.

Por todo esto, la postura que caracteriza a los líderes que buscan la calidad en el servicio como una estrategia de largo plazo, es la ofensiva, y no la defensiva.

Cuando estamos en el rol de clientes, percibimos claramente la diferencia entre estas dos posturas. Nos damos cuenta si nuestro prestador de servicios está activamente buscando nuestra satisfacción, o simplemente reacciona a nuestros requerimientos. Contratamos un servicio de facturación recurrente, en el que percibimos una fuerte asistencia del vendedor, pero una vez contratado, la empresa cambia completamente su rol, de “vendedores activos” a “prestadores pasivos”.

Ante algún inconveniente realizamos un reclamo y somos los clientes quienes debemos preocuparnos en hacer seguimiento de ese reclamo, hasta obtener la respuesta que necesitamos. Se corta la llamada y debemos comunicarnos nuevamente, porque ellos tienen bloqueada la salida de llamados. Dejamos un mensaje y debemos llamar otra vez, hasta dar con la persona adecuada. Toman el tema, pero nunca comunican nada al cliente. Si queremos saber en qué estado de resolución se encuentra, debemos volver a llamar. ¿Has vivido alguna de de estas situaciones? Sigue leyendo