Autocoaching: coaching a nuestro alcance

Pocas personas saben aún cómo beneficiarse y revalorizar su valor a través de un proceso de coaching. Sacar lo mejor de cada persona, apoyarla y estimularla para que sea capaz de encontrar soluciones eficaces son tareas cada vez más necesarias en el ámbito empresarial y personal.

En un mundo cada vez más competitivo, donde la presión por obtener resultados y tomar decisiones es cada vez mayor, los seres humanos, no siempre reaccionan de la manera más adecuada. Por ello, la búsqueda de soluciones en entornos colaborativos y la implementación de nuevas metodologías que permitan mejorar las habilidades personales, así como el análisis del entorno, están cobrando cada vez más importancia para la comunidad.

Proyectos, sueños, deseos, ganas de cambiar, sed de triunfo… Muchas personas hacemos frente al día a día pensando en que queremos cambiar, mejorar pero no sabemos cómo, pensando en qué cosas queremos hacer, qué sentido darle a nuestra propia vida, cómo salir de una situación en la que estamos atascados. Probamos mil y una estrategias pero muchas veces el resultado no es aquello que deseamos. Entonces, cogemos el camino de la justificación, responsabilizando a alguien de lo ocurrido: cómo voy a cambiar si ellos no cambian, no ponen de su parte, nadie se esfuerza como yo… Y así vamos construyendo una cadena de responsables de habernos quedado “a mitad de camino” o “atascados” sin podernos mover.

Recordando a nuestro gran Gurú Stephen Covey, un paradigma es semejante a un mapa que nos guía en el territorio, por lo que si se tiene un mapa erróneo, nos llevará a un lugar equivocado. Con esto podemos decir que no se trata de cambiar nuestra conducta ni nuestra actitud, sino nuestro paradigma y nuestras creencias, que son la fuente de nuestros comportamientos y actitud. Pues si creemos que el mundo se opone a lo que deseamos hacer y este modo lo traducimos en conversaciones tales como: Eso no es para mí o las cosas no están bien pero yo no puedo hacer nada para cambiarlas o lo que yo pueda hacer no va a producir una diferencia

Coaching

Precisamente el coaching nos ayuda a salir de esta conversación de no posibilidad y abrir nuevas puertas. No hay fórmulas mágicas ni recetas; simplemente el compromiso de generar un mundo en el que nos sintamos protagonistas y responsables de nuestra propia existencia. Si nos fijamos en la siguiente afirmación: me mojé porque llovió me pone en la posición de víctima donde las circunstancias condicionan mi vida y yo no puedo hacer nada para cambiarlo. Pero si vemos esta otra afirmación: me mojé porque no llevé paraguas, esto me hace ver la responsabilidad de mis actos y que yo no estoy en una posición victimista ni de pasividad.

Hasta aquí podemos deducir que en el proceso de coaching el protagonista coachee (la persona que viene en busca del coach), donde la responsabilidad y las acciones están en sus manos; en su voluntad.

El coaching es una disciplina que apunta a generar en el ser humano un cambio en el modo de verse a sí mismo y de ver el mundo que lo rodea. Muchas veces estamos sumergidos en que nuestra manera de ver o de hacer las cosas es la única, “la mejor”; creemos que el otro “está equivocado”, que “no sabe nada” y desde esa creencia invalidamos su opinión. El coaching, en cambio, trabaja desde otro paradigma: la validación del otro como un ser auténtico y legítimo cuya opinión es tan auténtica y legítima como la propia. Sigue leyendo

El arte de establecer metas realistas

Establecer los objetivos es un arte y una ciencia en partes iguales. Mucha gente cree que solamente determinar las metas no es suficiente, no funciona. Si tienes un negocio, no puedes darte el lujo de crear metas que no funcionan. Es necesario que trabajes con eficacia y necesitas de objetivos que te ayuden a realizarla.

Aquí esta una gran forma de crear buenas metas para tu área laboral y mantenerte en ese rumbo. Estas metas te recordarán las cosas que tienes que hacer con cada uno de tus objetivos:

– Deben ser específicas: tu objetivo tiene que estar deliñado de tal manera que quede claramente definido en tu mente. Decir, por ejemplo, que deberías trabajar más, no es una meta que te mantendrá enfocado. Sin embargo, si dices: “voy a trabajar un máximo de 8 horas por día”, este si es un objetivo mucho más específico.

– Las metas deben ser medibles: Esto está estrechamente relacionado con el punto anterior, con la salvedad de que incluye la manera de asegurarte de que estas transitando por el buen camino. Decir por ejemplo: “quiero ganar más dinero” no es un objetivo medible, pero si dices: “quiero ganar 5000 euros por mes” este si es un objetivo claro, es medible. Es fácil para ti porque lo veras al final del mes o en el plazo que te has establecido.

– Deben ser metas recurribles: tu objetivo debe ser algo que tú necesitas hacer para alcanzar tu meta. Si tu deseas aumentar tus ingresos este año, no es una postura realista decir: “este año voy a ganar la lotería”, porque esta situación se escapa de tu control, no sabes si vas a ganar o no la lotería, aquí juega la suerte. Sin embargo, si dices: “voy a esforzarme en las ventas, llamaré a 10 personas todos los días”, esto es algo que tú puedes lograr porque es una decisión propia sobre tus responsabilidades.

– Tus metas deben ser realistas: los objetivos que son realmente alcanzables son los mejores y al mismo tiempo te motivan a realizarlos. Te sentirás mejor contigo mismo cuando alcances constantemente tus objetivos, no deben ser tan difíciles como para que nunca llegues a ellos. Sigue leyendo

José Dario Dueñas, Antiguo Alumno de ISEAD, publica su libro “Herramientas para la Internacionalización de la empresa”

Queremos presentaros Herramientas para la Internacionalización de la Empresa, el nuevo libro que ha publicado José Darío Dueñas, Antiguo Alumno de ISEAD, hace unas semanas.

Os dejamos un pequeño texto resumen del libro:

“Al abrir el mercado a otros países las empresas tiene la oportunidad de seguir creciendo y llegar a la internacionalización. Para ello la empresa deberá evaluar previo a un Plan de Negocios todo el proceso. Es importante conocer la documentación a presentar, los términos de compra y venta internacional, medios de pago que utilizara, conocer el mercado, asistir a Ferias, todo con la finalidad de minimizar los riesgos y que finalmente podamos tener un conocimiento de como nuestro producto va llegar a los mercados exigentes. Realizar alianzas estratégicas es vital. Existen miles de nichos de mercado que están a la espera que lleguen nuestros productos, y estos nichos de mercado empiezan por buscar una ventana comercial donde significa una oportunidad de negocio si una empresa se encuentra debidamente preparada para ingresar al mercado y sobre todo satisfacer la demanda. Lo mas fácil es ingresar a un mercado lo mas difícil es mantenerse en el tiempo buscando innovación tecnológica, relaciones comerciales y nunca descuidar la satisfacción de nuestro cliente porque un cliente satisfecho te recomendará otro. Intentalo y lanzate al mundo de la exportación, tu empresa crecerá y tú también.”

Desde ISEAD queremos dar la enhorabuena a José Dario Dueñas, por su proyecto literario, ya hecho realidad.

Innovar, ¿Será Negocio?

Muchas veces se lee que hoy en día y más que nunca se necesita innovar, que en tiempos de crisis hay que ser creativo, que los buenos negocios los hacen la empresas audaces, etc., etc., etc. Todo lo dicho es cierto, pero a fuerza de repetirlo, a veces da pie a que los empresarios presten oídos sordos al punto; pues están saturados de la cantinela. Para no caer en la especie, veamos un ejemplo en lugar de una teoría.

Muchas (¿todas?) empresas que funcionan en nuestros días tienen a su alcance al menos un PC. Probablemente muchas de ellas almacenan los datos de sus clientes utilizando alguna base de datos de tipo “Back Office” y otras tantas en sistemas mucho más elaborados. ¿Se puede obtener algún beneficio de esa información? Si, muchísimo. Tanto, que el tiempo invertido en el análisis de esos datos es largamente recompensado con el fruto obtenido del mismo.

Es el caso de una empresa de distribución de golosinas que un buen día se puso a analizar el patrón de compra de sus clientes. La mayoría de ellos se trataban de kioscos, que eran empresas muy pequeñas, no tenían computadoras y hacían sus pedidos de acuerdo a lo que les parecía cuando los visitaba el vendedor. Como los vendedores/repartidores tenían que estar prevenidos para cualquier eventualidad, salían preparados para vender de todo un poco, lo que recargaba el volumen y la gestión de stock de la empresa.

Para tratar de resolver el problema, como decíamos, la empresa de marras se puso a investigar el comportamiento de compra de sus clientes. Llegaron a la conclusión que era un patrón bastante estable y por lo tanto predecible. Si se automatizaba, podía reducir el manejo de stock de la empresa.

Seguidamente preguntaron a sus clientes si les parecía bien que les sugirieran (de acuerdo con su consumo histórico), las golosinas que les convenía comprar en cada visita. La mayoría de ellos dijeron que si. Hasta ahí, la solución de un problema interno fue solucionada no sólo a satisfacción de la empresa, sino también generando valor agregado para el cliente.

Este éxito les motivó a seguir investigando que otra mejora de gestión podían ofrecer, la empresa se dio cuenta que poseía una ventaja estratégica importante respecto de la competencia, esto era que podía manejar sus recursos informáticos para beneficio de sus clientes. Sigue leyendo