Las 12 tendencias que marcarán el marketing y la estrategia de la campaña de Navidad

La campaña de Navidad es algo en lo que las marcas deben empezar ya a trabajar. Esperar hasta diciembre para preparar la campaña de Navidad es un error, ya que los consumidores empiezan todo su proceso de compras mucho antes y las compañías deben estar preparadas para responder a sus necesidades desde ese mismo momento. De hecho, según un estudio de Google, el 26% de los consumidores empieza a hacer sus compras de Navidad en el mes de octubre.
Sobre la presente campaña de Navidad, que marcará para muchas empresas las cifras de resultados del año, ya sabemos unas cuantas cosas. La primera es que no va a tener horarios. El estudio de Google demuestra que los consumidores buscan los productos que consumen a cualquier hora y que la venta nocturna (10 de la noche a 4 de la mañana) está viendo como aumenta el número de consumidores que la emplean. Además, también crecerá el interés que los consumidores otorgan al ecommerce. Los usuarios comprarán más en tiendas online y estarán más abiertos a nuevas prácticas, como los BOPIS (comprar en la red y recoger en una tienda física). E igualmente este año las compras serán las más sociales y las más móviles de la historia, o al menos eso es lo que se espera.
La temporada es un momento clave para que las marcas saquen toda su potencial artillería y se lancen a hacer campañas coloristas, divertidas, emotivas y que realmente tocan al consumidor, pero esos no pueden ser los únicos criterios a tener en cuenta. Como explica Dan Cohen, director regional de Tradedoubler, en una columna en DigitalMarketing, las empresas y sus responsables deben tener en cuenta todo aquello que hará que esta temporada de Navidad sea diferente a las demás. Según Cohen, 12 serán las tendencias que marcarán las Navidades de este año. Sigue leyendo

¿Qué es lo que da realmente valor a una marca?

Las marcas se convierten en muchas ocasiones en los activos más valiosos que poseen las empresas pero lo cierto es que nadie consigue determinar de forma precisa qué es lo que realmente da valor a las mismas y por qué.

Por ejemplo, cuando Imperial Tobacco, el cuarto mayor fabricante de cigarrillos del mundo anunció en julio que invertiría 7.100 millones de dólares para expandir su negocio en EEUU, su presidente ejecutivo Alison Cooper se mostró inflexible en un punto: no se comprarían empresas. En cambio, un acuerdo a tres bandas con Reynolds American y Lorillard reportará una fábrica, mayor fuerza de ventas y sobre todo, una colección de marcas.

Ningún experto pensaría que es extraño que Imperial destine la mayor parte de los 7.100 millones en algo tan etéreo como son las marcas. Las marcas son lo más valioso que empresas tan diversas como Apple o McDonald’s tienen y que a menudo valen mucho más que otros factores materiales.

Según la empresa de investigación de mercado Millward Brown las marcas representan más del 30% del valor bursátil de las empresas del índice S&P 500. Es por esto que existe el debate sobre qué es lo que hace que las marcas valgan y por qué. Algunas voces señalan que las marcas consiguen su valor porque inspiran lealtad. “Los consumidores morirían por Apple”, explica Nick Cooper de Millward Brown. Otros piensan, como el comercial de Mars Bruce McColl, que los “consumidores no están por ahí pensando en nuestras marcas, por lo que su importancia puede irse desvaneciendo con el tiempo”. Sigue leyendo