No olvides las motivaciones en tú camino

El caminar por la vida, sin duda alguna, presenta tramos donde el cansancio físico, mental o espiritual hacen muy pesado el avanzar, es en ese momento donde el sentido común debe llevarnos a tomar las decisiones que nos permitan, sin dejar de avanzar, recobrar las fuerzas necesarias para continuar nuestro andar.

Imagínate un viaje de varios días con temperaturas congelantes, con vientos que te azotan constantemente, con una falta creciente de oxigeno y con un esfuerzo cada vez más exigente, esto es lo que vivió Sir Edmund Percival Hillary durante su ascenso durante varios días de 8.848 metros al Everest, del cual alcanzó su cima el 29 de mayo de 1953.

Al igual que el ejemplo anterior, durante nuestra vida enfrentamos retos que en ocasiones parecen insalvables y que no son conquistados de manera inmediata sino que requieren días e incluso en ocasiones años. De la misma forma que el ejemplo anterior, esa lucha requerirá por salud física, mental y espiritual, el que se tomen descansos en el inter con la finalidad de recargar fuerzas. Sigue leyendo

¿Cómo aumentar tu productividad (y tu tiempo)? Parte 1/3

¿Cómo podemos ser más productivos en el día a día? ¿Cómo hacer para concretar mayores cosas y mejores, cada semana? ¿Si pudiésemos estirar el tiempo, qué deberíamos hacer? Son algunas preguntas que a veces nos hacemos y no siempre sabemos cuál es la mejor respuesta.

Quiero compartir una idea sencilla que puede servirte para aumentar tu productividad diaria y así, tu sensación de logro, algo que todos queremos a lo largo de nuestra vida.

La productividad está ligada al tiempo, y el tiempo al reloj. Una de las mejores maneras para mejorar tus niveles de productividad diaria es utilizar constantemente un cronómetro para medir el tiempo que tardas haciendo alguna cosa. Convierte esto en un hábito y automáticamente verás cómo tu productividad aumenta.

Sea cualquier cosa que hagas, cómo escribir un email, hacer un Post, hacer llamadas a los clientes, hacer una búsqueda en Google, busca medir el tiempo que tardas bien sea con un cronómetro o un reloj. Luego toma el reto de hacerlo en menos tiempo la próxima vez.

Medir el tiempo que tardas haciendo algo te mantendrá más concentrado, evitará que te distraigas pensando en otras cosas, permitiendo que hagas el trabajo en menos tiempo. Sigue leyendo

Cinco generaciones trabajando juntas

Por primera vez en la historia, muy pronto personas de cinco generaciones estarán trabajando juntas. Si este ambiente multi generacional es agradable y productivo o retador y estresante, depende de los gerentes. ¿Cómo deben interrelacionarse los gerentes con grupos de trabajo de muy diferentes edades? ¿Cómo motivar a alguien más grande en edad o mucho más joven? Y finalmente, ¿Qué podemos hacer para provocar que los empleados de diferentes generaciones estén dispuestos a intercambiar sus conocimientos?

Ya que en la actualidad la gente está más años en su trabajo porque retrasa su retiro, los planes de carrera han cambiado. Peter Cappelli, profesor de administración de la Escuela de Negocios Wharton y autor del excelente libro Administrando a los Empleados Mayores, dice que ¨Lo más común es ver a alguien más joven siendo jefe de una persona mayor¨. Lo anterior puede causar tensiones en ambos bandos. Se puede generar un sentimiento adverso por el hecho de estar siendo liderado por una persona joven a quien el mayor juzga que tiene muy poca experiencia y en el jefe joven se pueden generar sentimientos de inseguridad por no estar seguro de como ejercer la autoridad sobre una persona mayor.

Es importante en el trabajo que le prestemos atención a la tensión generacional la cual se define como ¨falta de respeto para alguien que es de diferente generación que la nuestra, entre colegas¨. El trabajo de los directivos de una empresa miltigeneracional es ayudar y facilitar que los empleados acepten que todos tienen distintas habilidades y destrezas que aportar para el éxito de la empresa. Sigue leyendo

Reconocimiento del talento en el equipo de trabajo mediante el empoderamiento

Desde muchos rincones de la organización surgen personas capaces y llenas de cualidades con la intención de contribuir positivamente en el logro de los objetivos propuestos por la dirección de la empresa, colaboradores talentosos y capaces que, sin embargo, ven frustradas sus expectativas cuando encuentran jefes y compañeros que limitan o desconocen su potencial.

Empoderar es RECONOCER el poder que tienen los colaboradores, no se trata de otorgarles poder, ya lo tienen, de hecho por eso se supone que los contratamos, porque traen a su favor una serie conocimientos y experiencias que necesitamos y su gestión debería incorporar las habilidades por las cuales fueron escogidos para desarrollar su trabajo.

La cotidianidad laboral y la tradición cultural nos ha llevado a considerar que las respuestas a las preguntas en la organización las tienen los jefes que son vistos, en muchos casos, como proveedores de soluciones y en peor aún, ellos mismos se sienten investidos de un don otorgado por no sabemos quién que los hace sentir como los dueños de una verdad revelada y que por tanto son como patriarcas que orientan con sus consejos y decisiones a su equipo de colaboradores. Es tal su desconfianza en la capacidad de su equipo de trabajo que cuando salen algún lado su frase contundente es “voy a salir, si tienen alguna dificultad me llaman”, lo cual inmediatamente lo convierte en el único capaz de tomar decisiones y los demás son solo un grupo de seguidores que ejecutan las tareas encomendadas. Sigue leyendo

¿Cómo convertir a tu empresa en una organización inteligente? Las 5 disciplinas de Peter Senge. Parte I

Para hacer frente a los constantes cambios a los que se enfrenta las organizaciones es necesario establecer culturas empresariales que aprenden, lo que Peter Senge, llama Organizaciones Inteligentes u Organizaciones que Aprenden.

Conocí el trabajo de Peter Senge, padre de la cultura organizacional, hace 12 años, investigando sobre cómo mejorar la capacidad de adaptación de los equipos a los cambios. Mucho tiempo después, en el 2012, le conocí personalmente y pasé, de admirar su trabajo, a admirarlo como persona.
Sus teorías sobre la Organizaciones Inteligentes, siguen vigentes desde su primera publicación del libro La Quinta Disciplina: El Arte y la Practica de la Organizacion Abierta al Aprendizaje en 1994 y su capacidad de inspirar y motivar también.

Peter Senge utiliza el término Organización Inteligente para describir a una organización o empresa que, de manera continua y sistemática, se embarca en un proceso para obtener el máximo provecho de sus experiencias aprendiendo de ellas. Sigue leyendo

10 claves que te ayudarán a mejorar tus negociaciones

Muchas veces me sorprendo cuando hablo con algunos de mis clientes, colegas y hasta algunos de mis amigos y me dicen híper convencidos de que “no saben negociar”. Yo creo que no es tan así aunque puedo entender perfectamente que su problema sea que no tienen un buen método o hasta que emocionalmente no estén preparados: se ponen nerviosos, no saben muy bien cómo presentar sus argumentos, o cómo rebatir una objeción. ¿Puede ser que esto te esté pasando hoy a ti?

Es cierto, es mucho más fácil tener un método para negociar y es imprescindible sentirse seguro y capaz para lograr buenos resultados. Pero lo primero que tienes que hacer es desterrar esa creencia de “yo no sé negociar”. Piénsalo de esta forma, cualquiera que tiene hijos pequeños y ha tenido que convencerlos de que coma menos dulces (y en su lugar prefiera una fruta), guarde sus juguetes (porque sino luego se romperán) o deje sus videojuegos hasta luego de hacer la tarea, sin recurrir específicamente a su autoridad de padre, ha aprendido este maravilloso arte de “dar y recibir” y de buscar alternativas y opciones que favorezcan a las partes. Y si no tienes hijos, seguramente has pasado por una adolescencia donde has tenido que “convencer” a tus padres para que te dejen ir a bailar, o hacer esa salida con amigos que es tan especial para ti y que tus padres no eran muy devotos de permitirte.
A veces, en las cosas más simples encuentras las respuestas más importantes. En la intuición que te ha llevado a negociar con tus hijos, con tus padres, con tus hermanos o amigos (hasta para elegir un lugar para ir a comer) se esconde tu habilidad para poder negociar grandes tratos. Lo que necesitas es confianza en ti mismo y … práctica.

Así que para que empieces a practicar, te dejo estas 10 claves para que analices, asimiles y empieces a ponerlas en práctica. Sigue leyendo

Aprender a dirigir

Aprender a dirigir es desarrollar cualidades como la audacia, la visión de conjunto, la capacidad para comunicarse, la comprensión, la flexibilidad, la firmeza, el optimismo, la recursividad y otros.

Quien dirige emplea cinco estrategias para lograr que la organización centralizada en la persona y en su potencial sea competitiva y produzca los resultados esperados:

1. El potencial de la gente es lo principal

Ese potencial es corporal o de salud, intelectual o profesional, emocional o motivacional, espiritual y social.

Eso exige una permanente atención a diferentes aspectos de la formación de las personas y crear oportunidades para que se perfeccionen.

Y sobre todo apara que cada uno elabore su plan de carrera dentro de la organización.

Es decir, hay que dedicar los mejores esfuerzos a seleccionar la mejor gente por competencias y valores.

Es la única manera posible de aspirar a la franja de la excelencia, de la competitividad y de los equipos de alto rendimiento. Gente que aprende a aprender constantemente y que siempre trabaja en equipo.

El desarrollo del potencial humano busca fortalecer valores como la autoexigencia, la autorresponsabilidad y el autoliderazgo. Sigue leyendo