Los buenos líderes no solo se basan en su instinto

El instinto puede llegar a ser muy bueno, en ocasiones se convierte en arma poderosa cuando debes tomar una decisión, sin embargo, cuando se trata de decisiones que pueden afectar a tu empresa, tus colaboradores o a ti mismo como líder, lo mejor es buscar evidencias que lo sustenten.

Las evidencias son las que le darán una base firme a tu instinto y que posiblemente estés tentado a utilizar. Muchos líderes cometen el error de confiar excesivamente en su experiencia y su corazonada para tomar ciertas decisiones en organización, solo para darse cuenta luego que no fue la mejor opción.

Si queremos andar firme por el camino agitado del mercado actual, debemos buscar sustentar nuestra decisiones en evidencias que justifiquen las acciones a tomar.

Aquí te dejo solo 3 ideas que puedes utilizar para no basarte solo en tu instinto!

1) Busca la evidencia!

Hay decisiones que una empresa debe tomar: sacar un producto al mercado antes que la competencia, ofrecer un nuevo servicio a los clientes, contratar a un nuevo miembro del equipo de trabajo, entre otras. En esos momentos el líder puede sentirse tentado a tomar una decisión basado en su instinto, creyendo que todo saldrá bien.

Sin embargo, en muchas ocasiones las cosas no salen tan bien como se esperaba; el nuevo empleado no se adapta y no se siente inspirado por los valores de la organización, el nuevo producto no es tan eficiente para los clientes como se creía, el nuevo servicio ofrecido no encaja en el cliente meta. Cuando sucede esto, todo el proceso se debe detener y re-programar.

¿Por qué las cosas no salen como se espera si parecía que todo iba bien? Puede que la respuesta sea porque se tomó una decisión basado solo en el instinto. Sigue leyendo