Liberando tu creatividad (2ª parte)

perdiguero_12082013Completamos la entrevista cuya primera parte fue publicada hace una semana. El mensaje fundamental es que la creatividad está al alcance de todos nosotros. Sólo tenemos que ir a buscarla. Elígela y atrápala. Cada uno de nosotros es único y tiene dones completamente originales que ofrecer al mundo. La vida es demasiado corta como para no seguir nuestras pasiones y vivir a tope nuestra creatividad. Julia Cameron lo que hace es recordarnos que no somos dependientes del conocimiento externo para ser creativos, sino que es nuestro derecho por naturaleza, y somos nosotros los únicos que podemos llevarlo a cabo o evitar que salga. Cameron cree que una de las formas de conectar con el grandioso espíritu del mundo es a través de nuestra creatividad. No es necesario un concepto tradicional de Dios para triunfar, simplemente el sentido que nuestra creatividad personal refleje sobre el universo, y mientras expresamos nuestros impulsos artísticos nos ponemos en contacto con un mundo infinito de formas y poderes. No importa cuál sea tu edad o la forma en que hayas encaminado tu vida, o si ser un artista creativo es tu carrera, tu hobby o tu sueño; no es demasiado tarde, ni demasiado egoísta, interesado o demasiado tonto para trabajar en tu creatividad.
MT: Ahora siento, por tus escritos y tu trabajo, que lo que estás haciendo surge del ser, de la existencia. Creo que es un asunto silenciado en nuestros tiempos y nuestra cultura –la diferencia entre ser y hacer. Tendemos a vivir en una cultura del hacer. Hacer va primero. Entonces podemos tener, y podemos ser. Realmente se necesita empezar con ser ¿No? ¿Qué opinas? Sigue leyendo

Testimonio de Diana Lopez, Alumna recien graduada

Ya tenemos los primeros testimonios que algunos de los alumnos de la XXX Promoción nos concedieron el día de su graduación. Diana Lopez, alumna del Global Master en Dirección Comercial y Marketing, nos contó su experiencia

“Este año ha sido de muchos retos, un año donde tienes que poner todo tu potencial, todos tus conocimientos, compartir con gente de muchos países y tener una visión completa de lo que es el mercadeo, no solo en tu país, sino en el mundo”.

Neuromarketing no es lo mismo que hacer un marketing diferente

Cada vez es más frecuente oír hablar sobre el neuromarketing, el cómo la parte emocional de nuestro cerebro, la irracional, impacta a la hora de comprar y, por consecuencia, en la forma de hacer marketing.

Neuromarketing, una bonita palabra que quizás genere en la mente de quien lo oye la idea de que el marketing avanza hacia algo más bonito, lejos de la venta funcional de productos fríos, de utilidad y valor únicamente racional.

Espejismo de esta realidad puede ser también pensar que, al buscar las empresas incidir en cierta manera en lo emocional y lo experiencial, nos encontremos en una nueva fase, una nueva etapa que aleje a las empresas y a su marketing de lo puramente capitalista y consumista, basada más en alcanzar la rentabilidad y riqueza de los propietarios de las grandes marcas, que en dar satisfacción plena y armonizada a todas las personas que rodeen el quehacer de una empresa o negocio. Sigue leyendo

Mil y una maneras de hacer marketing, pero hoy la solución está en el contenido

Marketing online, marketing de permiso, in bound marketing, marketing de contenidos, marketing digital, marketing 2.0, email marketing, marketing social, marketing de guerrilla, marketing de proximidad, marketing en buscadores, marketing relacional, marketing reputacional, marketing viral, marketing móvil, social media marketing… La lista es interminable y se alarga cada día. Sobrevivir en este océano de posibilidades se ha convertido en una dura tarea para los profesionales del marketing.

No hace muchos años, el marketing era una actividad mucho más sencilla. Las famosas 4 ps -producto, precio, promoción y distribución (placement)- parecían ofrecer soluciones a todas las interrogantes.

Anunciantes, agencias de publicidad y medios de comunicación formaban un triángulo donde se sucedían con orden todos los procesos que afectaban al marketing y el ROI era la deidad que todo lo presidía. En aquellos plácidos días, el proceso de marketing era simple: las compañías desarrollaban un nuevo producto, lo ponían a la venta a un precio rentable, lo distribuirán en muchos puntos de venta y lanzaban una campaña publicitaria en los medios masivos para darlo a conocer a sus clientes potenciales. El resultado no se hacía esperar: los consumidores conocían el nuevo producto, corrían a las tiendas a comprarlo, las ventas llegaban y los beneficios se repartían dentro de las empresas.

Pero de repente ese ciclo se detuvo y los consumidores ya no acudían en masa a las tiendas. Ese día en el mundo del marketing cundió el pánico. Los grandes gurús estaban confirmando una terrible sospecha: la publicidad molestaba. Sigue leyendo