Importancia de un mentor en los negocios y en la vida

¿Para qué necesito un mentor?

Estoy segura que habrás leído últimamente que mucha gente tiene un mentor. No se trata de un concepto nuevo, pero tal vez sí ha tomado mayor trascendencia en los últimos años donde cumplir los objetivos profesionales se ha vuelto un desafío, donde la creatividad juega un papel preponderante y la solución a muchos problemas ya no es tan lineal. Donde muchos profesionales han decidido tomar el control de su carrera y no simplemente dejarse llevar por lo que la empresa de turno ofrece. Donde muchos otros han comenzado una ardua pero maravillosa travesía a convertir su pasión profesional en un negocio o en una profesión real (y no sólo pensar en ello como un sueño de juventud que nunca sucedió).

El término procede de la mitología griega, donde “Méntor” fue consejero y guía de Telémaco en la Odisea, y por consiguiente se aplica este concepto a quien actúa como tal. Sigue leyendo

Gestión humana en las organizaciones

4. Gestión humana en las organizaciones

Las organizaciones empresariales tienen la misión de suministrar productos y servicios de la mejor calidad a precio razonable para satisfacer las necesidades de la sociedad de la cual hacen parte. En búsqueda de los máximos niveles de eficiencia que les permita cumplir con esta responsabilidad social necesitan administrar adecuadamente materiales, maquinarias, tecnología, dinero, mercados y talento humano.

En general las empresas dividen la gestión organizacional en procesos especializados que comprenden sus áreas vitales, como son: la administración de la producción, la administración financiera, la administración del mercado y la administración del recurso humano. Sigue leyendo

¿Cómo plantear tus metas para el éxito?

Generalmente el éxito es el resultado de una estrategia personal o profesional. Para crear esa estrategia debemos crear una visión sobre nuestro futuro deseado y debemos seleccionar muy cuidadosamente las metas que nos servirán de guía en el camino hacia al éxito. El tener una meta débil nos puede dar un resultado débil o una mejora temporal; el tener la meta correcta nos puede impulsar a lograr algo extraordinario y a sustentar nuestro desarrollo a mediano y largo plazo.
Algunos elementos de las metas

En el ámbito laboral es común la práctica del planteamiento de metas, ya que es parte del plan anual de resultados. De la misma forma al plantearse metas en otras esferas de la vida, intervienen varios de los factores que se utilizan en las metas de negocios. En ambos casos para que una meta funcione, a grandes rasgos hay que: definir claramente lo que se quiere lograr, establecer una fecha límite para lograrlo, desarrollar un plan de acción, traducirlo en pasos claros, proponer una estrategia para monitorear el progreso y tener clara cuál será la recompensa al conseguir los resultados.
El tipo de meta hace la diferencia

Vamos a revisar 2 diferentes tipos de metas: las Metas por Aversión y las Metas por Aspiración. Sigue leyendo

Descubriendo la sociedad pro consumo y la evolución del consumidor actual

Un análisis sobre las preferencias y acciones vinculados al ser y al tener que envuelven a los seres humanos desde el comienzo mismo de su existencia

Todos tenemos preferencias, optamos por colores, por sabores, por afectos por sensaciones, pero a lo largo de nuestra vida todo este cúmulo de elecciones van evolucionando, o al menos van transformándose, en decisiones más complejas. En efecto, no somos los mismos cuando nacemos que cuando nos morimos, por nuestra existencia pasan un sin fin de experiencias que condicionan nuestra capacidad de elegir y nos hacen ver la realidad circundante de un modo distinto. La inocencia, el amor por lo básico, el placer escencial dejan lugar a opciones mucho más sofisticadas que se activan tras una sumatoria de mecanismos ocultos en nuestra psiquis.

Este artículo trata precisamente de esto, es decir de analizar el camino que recorre nuestro pensamiento a la hora de optar por uno u otro producto, por una u otra promesa de satisfacción. Sigue leyendo

Talento humano espejo empresarial

Cuando formamos parte de una organización bien sea propia porque hemos decidido ser emprendedores o como empleados, poco a poco y a medida que vamos desarrollando proyectos, cumpliendo objetivos y alcanzando retos nos vamos sintiendo parte de ésta, vamos estableciendo una fusión tal que pasamos a ser de un empleado o representante a ser un espejo reflejo de la organización de la cual formamos parte.

El talento humano es uno de los principales elementos de las empresas. Por ello, en el desarrollo de las empresas con visión evolutiva, sostenible y sustentable se están creando políticas de responsabilidad social, las organizaciones han de asumir compromisos de gestión sensibles a las necesidades de sus trabajadores. Actualmente las empresas están considerando que un empleado feliz es más productivo.

Las medidas de conciliación y de igualdad son importantes instrumentos que mejoran la motivación de los empleados y el clima laboral, incrementando la productividad de la empresa.

Los empleados para permanecer o abandonar a una empresa se centran no solo en las remuneraciones económicas percibidas sino también en un salario emocional, que va ligado a las recompensas emocionales que reciben a cambio de la prestación de un trabajo. Por ello confían en los planes de igualdad, la flexibilidad y los beneficios sociales y emocionales que ofrecen las empresas en sus políticas retributivas.

Aunado a esto la autonomía, los programas de apoyo, la formación, las medidas de conciliación de la vida personal y laboral y el buen ambiente de trabajo forman parte de los instrumentos que pueden apoyar a la empresa en su camino hacia la flexibilidad siendo uno de ellos la incorporación de las nuevas tecnologías utilizadas para una mejor organización del trabajo y optimización del tiempo, de ésta forma las empresas contarán con empleados productivos y su éxito se verá reflejado en los resultados de la empresa. Sigue leyendo

Cómo obtener el negocio que soñamos

¿Has soñado con tener un negocio, alguna vez? Pues, el negocio que soñamos no está a fuera ni siquiera es vendible; sin embargo, se puede vender solo, sin grandes esfuerzos, pero debe ser alimentado con gran esfuerzo y perseverancia. No tiene ni espacio ni estructura física; aun así, puede ser visitado cuantas veces uno quiera y puede ser compartido cuantas veces, los otros quieran.

Cuando soñamos un negocio, lo fundamentamos recordando el pasado, comprendiendo la forma de cómo fuimos capaces de construir lo soñado. Además, se va afianzando en el presente, proyectándolo en ideas que se van plasmando en un programa de trabajo, a través de los objetivos y las metas a lograr. Mientras que el futuro, nos permite proyectar nuestro negocio. El futuro, genera la convicción de su realidad y compartir, sus anhelados frutos. Lo central de un sueño, es la esperanza de llevar en acción, lo que pretendemos crear. Generar la fe y confianza de sus logros. El futuro se convierte así, en la proyección misma del camino que se tiene que recorrer. El presente, en la acción y ejecución de los sueños, surgido en el pasado.
En el proceso de construcción de un sueño, se debe reconocer que el dolor y el placer, irán siempre a nuestro lado. El dolor y el placer, son un mismo sentimiento; por lo tanto, nos estarán acompañando en el transcurso del camino; pero nuestra capacidad de soñar y materializar esos sueños (en el tiempo), permitirá que el placer, se vaya manifestando cada vez más y el dolor, disminuyendo cada día. Sigue leyendo