Interpretar la realidad para innovar

Hace un par de años el filósofo español Santiago Zabala decía en una entrevista que “la verdad no es el resultado de determinadas descripciones, sino una consecuencia de interpretaciones productivas pero siempre incompletas”. Zabala es lo que se llama un filósofo hermenéutico, un filósofo centrado en el conocimiento del ser desde la interpretación subjetiva del mismo, buscando la objetividad, vamos, una paradoja. Esta aparente contradicción encierra, sin embargo, una importante carga de progreso en su esencia, pues supone la aparición de modelos distintos de comprender el mundo, a veces contrarios, pero racionalmente construidos y que favorecen la aparición de teorías innovadoras y potencialmente disruptivas.

El ser humano interpreta el mundo y la realidad desde su propia perspectiva. Parte para esa interpretación de unos conocimientos adquiridos y de una personalidad heredada. Recordemos la famosa sentencia de Ortega y Gasset, “yo soy yo y mis circunstancias”. Sigue leyendo

Estrategias para la innovación

Comentarios finales

Las empresas pueden desde luego llegar a la innovación a través de diferentes estrategias o vías, y aprovechar en mayor o menor medida la inteligencia de sus directivos y trabajadores. Al margen de las estrategias o culturas que las empresas proclaman, cualquier persona puede desplegar su capacidad de análisis, su perspectiva sistémica, su intuición, su pensamiento crítico, conectivo o creativo, para tener buenas ideas aplicables en la empresa, a veces incluso surgidas de la casualidad.

Recordando ahora las conclusiones de Robinson y Stern, entre las características comunes de las empresas más innovadoras figuraba la generación de estímulos intelectuales que impulsaran la creatividad de las personas, y esto nos hace recordar de nuevo a Sarnoff. Él, todo un líder cuando apenas se hablaba de liderazgo en el mundo empresarial, solía retar a sus expertos, por ejemplo con ocasión de su propio cumpleaños; al parecer pedía, sí, a sus profesionales del laboratorio de I+D, que le prepararan buenas noticias como regalo, y llegaba a proponer logros específicos. Sigue leyendo

Innovar desde lo básico. Sentando las bases para crecer

Cuando trabajo con emprendedores veo cada vez más proyectos en los que la tecnología es fundamental no como herramienta, sino como fin en sí misma. Suelen ser proyectos llenos de colores, apps, funcionalidades y complejidades que parecen seguir el lema de “cuanto más mejor”. Ya lo escribí hace un tiempo en otra parte, la innovación ha de servir para resolver problemas, no para crearlos. Viene esto a colación porque desde mi punto de vista una de las claves de un buen proyecto es saber para qué sirve y, por lo tanto, qué es. Esto, que parece obvio, creo que no lo es tanto.

Recuerdo a primeros de año cómo en una serie de clases que di a varios grupos de emprendedores me sorprendió ver que había varios proyectos casi idénticos. Sí, se diferenciaban en los colores, la forma de acceder a las funcionalidades, la usabilidad y poca cosa más. Al ver esto yo me pregunté ¿de verdad saben qué están construyendo? ¿De verdad saben si ese producto es demandado por el mercado? ¿De verdad van a competir con otros productos que ofrecen lo mismo y ya están consolidados?

Creo que a la hora de construir un proyecto (producto o servicio) y desarrollar en él estrategias de innovación para su crecimiento, nos centramos demasiado en el propio producto y miramos poco alrededor. Es fundamental que seamos capaces de comprender qué necesidades estamos cubriendo para ver en qué dirección es interesante evolucionar. Es por eso por lo que trabajo con un modelo Back to Basic para diseñar ese desarrollo.

______________________________________________________

Leer el artículo completo en sintetia.com

http://www.sintetia.com/innovar-desde-lo-basico-sentando-las-bases-para-crecer/

Innovar en las cosas pequeñas

La innovación no se trata necesariamente de sacar al mercado algo completamente novedoso.

Lo que define que algo sea innovador es sí es aceptado por el mercado y éste lo remplace por algo que ya usaba hasta ese momento.

Los líderes deben aprender a usar el ojo observador para detectar qué áreas de su organización por pequeñas que parezcan, pueden innovarse y que beneficien a sus clientes.

En la mayoría de las veces no es tan fácil darse cuenta ya que siempre se han venido haciendo las cosas de la misma manera.

En este Post quiero compartir solo 3 Ideas que puedes utilizar para Innovar en las cosas pequeñas!

1) Abre tu mente a innovar!

Muchos líderes consideran que sí las cosas están saliendo bien deben mantener sus procesos intactos.

Por un lado esto es cierto, no es necesario hacer cambios cuando los clientes están contentos con los productos y/o servicios que se ofrecen.

Pero como nos enseñó Steve Jobs: “La mayoría de las veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”. Esta es una frase que debemos recordar con frecuencia sí realmente queremos que la gente exclame un gran Wow!!!.

Todos nosotros somos seres de hábitos. Nos acostumbramos a una manera de hacer las cosas y así mismo les sucede a los clientes. Sigue leyendo

Los 8 pilares de la innovación según Google

¿cuales son los 8 principios que han llevado a Google a mantener su capacidad de innovación?

Susan Wojcicki, ejecutiva de Google, lo cuenta en una entrevista realizada por el Think Quartery, The Innovation Issue.

Demuestra que no sólo es importante cultivar el liderazgo innovador, sino que también hay que fomentar una cultura organizativa que lo facilite y promueva.

Sus propuestas son muy interesantes y aplicables a grandes empresas que quieran crear una cultura interna de innovación y fomentar el intra-emprendimiento y también útil para las pequeñas empresas y los emprendedores. A mi me encantan porque además creo que pueden ser útiles en nuestra vida personal. Ideas como: “tener una misión”, “compartir”, “buscar ideas en muchos sitios”, “no tener tanto miedo a fallar”, “soñar a lo grande pero empezar por lo pequeño”… Y otras de este estilo que pueden inspirarnos y motivarnos a seguir aprendiendo y mantenernos abiertos al cambio.

Aquí os dejo más detalles de esos 8 pilares.
1. !Ten una misión!

La misión de Google es simple, clara y potente: “organizar el mundo de la información para hacerla accesible y útil”. Una sola frase que mueve a toda una organización, si se la creen, si se comprometen, si hacen que sea posible. Si se involucran en un área de trabajo es que tratan de resolver un problema y creen que la tecnología marcará la diferencia. La autora pone dos ejemplos, el propio Gmail (correo web, accesible desde cualquier sitio, con espacio suficiente y altas prestaciones) o el Person Finder , un programa de localización de personas puestas en marcha tras el tsunami en Japón (Missions that Matter) . Y todo con un objetivo, cumplir una misión que se creen y llevan en su ADN.
2. Piensa a lo grande, pero comienza por lo pequeño (start small, think big) Sigue leyendo

¿De dónde vienen las buenas IDEAS? Historia natural de la innovación

Hoy quiero compartir con vosotros un vídeo en el que Steven Johnson responde a una interesante pregunta: ¿de dónde vienen las buenas ideas?

La conferencia de Johnson, basada su libro “Where Good Ideas Come From. The natural history of innovation“, responde una importante pregunta:

¿Qué elementos deben darse para que surjan ideas brillantes?

¿Cómo se producen innovaciones completamente novedosas?

Johnson presenta una historia completa, emocionante y alentadora sobre como generamos las ideas que hacen avanzar nuestras carreras, nuestras vidas, nuestra sociedad y nuestra cultura.

Comenzando con el primer encuentro de Charles Darwin con el ecosistema de arrecifes de coral y estableciendo conexiones entre la hiperproductividad intelectual de las megalópolis modernas y el éxito instantáneo de YouTube, Johnson nos muestra que la pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué clase de ambiente o espacio fomenta el desarrollo de las buenas ideas? Sigue leyendo