Los principios del nuevo management

Orientación a la acción

Cada vez es más peligroso quedarse en el despacho y trabajar en proyectos desde detrás de una mesa. Y no es sólo un peligro que tengan que tener en cuenta startups que apliquen la metodología Lean, también las empresas ya constituidas han de huir de estos modos. Los cambios constantes que se están produciendo en el entorno nos obliga a participar de esos cambios siendo proactivos, o bien a estar dispuestos a ir con la lengua fuera siguiendo al líder de la manada. Metodologías como el benchmarking cada vez aportan menos, porque ya no basta con seguir los pasos del líder, sino que hemos de ser capaces de encontrar nuestros propios caminos y hacer las cosas no mejor, sino diferente.

Habla Zygmunt Bauman de tiempos líquidos, en los que cada vez es más complicado asir la realidad y mucho menos comprenderla. Sólo a través de la acción podemos descubrir un entorno que al mismo tiempo vamos creando, al que nos adaptamos al mismo tiempo que lo comprendemos. Aprender haciendo se convierte en el modelo, lo que nos obliga a incluir el error como herramienta de gestión y aprendizaje. Sigue leyendo

On-demand economy: un cambio disruptivo en los modelos de negocio

La on-demand economy supone realizar un postponement total, supone realizar TODA la cadena de valor una vez que la demanda ya se haya concretado en forma de un acto de compra. Supone que el producto o servicio se crea, se genera, después de que el cliente lo haya solicitado.

El enfoque que se da más habitualmente a este concepto es el del intermediario que convierte a los trabajadores en proveedores autónomos de servicios bajo demanda de los clientes. Es el Uber, el BlaBlaCar, el InfojobsFreelance, o las (literalmente) 5.000 propuestas más que conectan, preferentemente a través de una App para Smartphone, al cliente con el proveedor más adecuado en el mismo momento del acto de compra. El motivo de este enfoque mayoritario es fácil de comprender: se prevé que durante este mismo año se alcanzará en el mundo la cifra de 2.000 millones de usuarios de Smartphones, el 28% de la población mundial. Asistimos a la creación de un canal de comunicación y distribución barato, sencillo, novedoso, y de alcance mundial. Sigue leyendo

La innovación disruptiva y los nuevos modelos de negocio

Existen dos dinámicas básicas de innovación: la inducida por el mercado (market-pull) y la impulsada por la tecnología (technology-push). Ambas siguen lógicas muy diferentes.
La innovación market-pull parte de la proximidad al mercado, del estudio de las necesidades de los clientes, y de la voluntad de satisfacerlos. Sin embargo, hay que tener cuidado: un cliente, generalmente, pedirá mejoras sobre lo preexistente. Querrá lo mismo más barato, más rápido, más pequeño, más eficiente… pero básicamente, lo mismo. Difícilmente demandará un cambio radical de paradigma, o un rediseño completo de la arquitectura dominante del producto o servicio que le estamos sirviendo, pues no es su trabajo imaginarse otra realidad completamente diferente. Henry Ford dijo “si hubiera pedido a mis clientes qué querían me hubieran respondido caballos más rápidos, no coches”. Los clientes piden evoluciones de la arquitectura existente, jamás revoluciones. Por eso, la innovación market-pull es esencialmente incrementalista y de bajo riesgo. Sigue leyendo

ISEAD en Expansión & Empleo: El éxito empresarial a largo plazo

Artículo de Javier Rivera Latas, Presidente del Consejo Rector de ISEAD publicado en Expansión & Empleo.

Tecnología, procesos y herramientas, por si mismas, no garantizarán el éxito del negocio, sino que éste estará determinado por la explotación del talento de las personas que forman parte de la organización, de ahí la importancia del liderazgo que debe ejercer la dirección.

Desde hace más de 25 años, el éxito del modelo empresarial de Toyota ha sido objeto de estudio en las escuelas de negocios de todo el mundo. También sus competidores directos, como General Motors, han analizado en detalle la forma de producción de la compañía nipona y la innovación que introdujo en sus operaciones para ganar fiabilidad, agilidad y flexibilidad al mismo tiempo que reducía costes. Analizando el caso de Toyota podemos encontrar algunas de las claves del éxito empresarial.

La búsqueda de eficiencia

Con la llegada de los primeros sistemas ERP como soluciones integradoras de la información en la empresa, las organizaciones pudieron mejorar la eficacia y eficiencia de sus procesos de negocio a través de la normalización, racionalización y automatización, especialmente en las áreas de servicios, administración, planificación y finanzas. Años más tarde, la aparición de Internet y el desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en la integración de la información y la “deslocalización” de los datos impulsaron nuevos conceptos de competencia en red y de servicio basado en la interacción virtual. Sin embargo, y pese a los continuos avances tecnológicos, no todas las empresas han alcanzado esta mejora de procesos, lo que ha imposibilitado alcanzar las ventajas competitivas esperadas…

Leer artículo completo en:

http://www.expansionyempleo.com/2009/01/15/opinion/1232040250.html