El éxito en la gestión del cambio no es un juego de azar

urcelay

Escrito por Jaime Urcelay, Profesor de ISEAD

McKinsey & Company acaba de publicar los principales resultados de su nuevo estudio sobre el cambio en las organizaciones, llevado a cabo el pasado mes de febrero. En la encuesta participaron un total de 1.662 directivos representativos de una amplia variedad de regiones, sectores, tamaño y tipos de organizaciones y áreas funcionales (1).

Las conclusiones de la investigación de la prestigiosa consultora no pueden ser más interesantes. Sintetizo a continuación, con alguna libertad, lo que me ha parecido más significativo: Sigue leyendo

Globalización y cambio. Un nuevo contexto para las organizaciones

Cada mañana en África se despierta una gacela. Sabe que tiene que correr más rápido que el más veloz de los leones si no quiere que la mate. Cada mañana se despierta un león.

Sabe que tiene que ganar a la gacela más lenta si no quiere morir de hambre. Da igual que seas león o gacela. Cuando salga el sol, más te vale empezar a correr.

De igual forma cada día en el mundo se despiertan millones de personas para ganar su supervivencia, y una gran cantidad de ellos en distintos rincones del planeta tienen la intención de triunfar en los negocios con nuevas ideas sobre productos, servicios o procesos.
La mayoría es consciente del cambio, pero no todos son conscientes de su magnitud, profundidad, velocidad, efectos e interrelaciones.

Así todos hablan de la explosión demográfica, pero pocos son concientes de la velocidad a la cual se duplica la población en el mundo y los efectos que ello tiene en la economía, en la política, en la sociedad, en la tecnología y en la ecología entre otras cuestiones.

Cambios profundos y hasta radicales han tenido, tienen y tendrán lugar en una infinidad de aspectos, que van desde lo político, el cambio climático, las tecnologías, las ciencias y la cultura.

Nunca se produjo algo semejante. El surgimiento de una nueva tecnología está provocando un cambio tan rápido que el cambio mismo cambió. Sigue leyendo

¿Cómo utilizar tu conocimiento y tu tiempo para ser efectivo?

Ya reconocemos la importancia que tenemos los seres humanos y nuestro tiempo para poder alcanzar las metas definidas por los diferentes grupos, equipos y organizaciones.

Hoy quiero compartir de forma breve algo que he experimentado sobre el impacto que tiene lo que aprendemos día tras día, es decir el conocimiento que vamos construyendo desde la experiencia que vivimos sobre la efectividad de lo que emprendemos.

Se trata de optimizar el tiempo, haciendo las cosas muy bien hechas, permitiéndonos dejar un aporte valioso a la sociedad y generando oportunidades de crecimiento a quienes nos rodean en los diferentes ámbitos en los que nos desenvolvemos, sean de orden personal, familiar, social o laboral.

Todo el tiempo estamos aprendiendo cosas nuevas, sin referirme a los conceptos y teorías que nos comparten en la academia, por donde casi todos hemos pasado algún día; este aprendizaje del que quiero hablar es completamente diferente, es lo que los abuelos llamarían la escuela o la universidad de la vida, en donde podemos construir lo que somos y lo que perciben de nosotros las personas con las que compartimos algún espacio. Sigue leyendo

Valor compartido. Creando valor económico y social en las organizaciones

¿Qué es valor compartido?

El concepto de Valor Compartido según Michael P. (Porter & Kramer, 2011) se puede definir como:

“Las políticas y las prácticas operacionales que mejoran la competitividad de una empresa a la vez que ayudan a mejorar las condiciones económicas y sociales en las comunidades donde opera”.

La creación de valor compartido se enfoca en identificar y expandir las conexiones entre los progresos económico y social.

El concepto de valor compartido, reconoce que las necesidades sociales, no sólo las necesidades económicas convencionales, definir los mercados. También reconoce que daños sociales o debilidades crear frecuentemente los costos internos de las empresas, tales como derroche de energía o materias primas, costosos accidentes, y la necesidad de capacitación de recuperación para compensar las deficiencias en la educación. Y perjudica a la sociedad y no necesariamente aumentar los costos para las empresas, en la medida que puedan innovar a través del uso de nuevas tecnologías, los métodos de funcionamiento y en los enfoques de gestión, y como consecuencia, a aumentar su productividad y ampliar sus mercados.
¿Cómo se creamos valor compartido?

Las empresas pueden crear valor económico creando valor social. Existen tres formas diferentes de hacerlo: reformulando productos y mercados, redefiniendo la productividad en la cadena de valor y construyendo clusters de apoyo para el sector en torno a las instalaciones de la empresa. Sigue leyendo

19 ideas sobre liderazgo y gestión del cambio

Pienso que lo que expongo a continuación debe pasar a formar una parte importante de los conceptos asociados a la actual gestión de la calidad en las organizaciones, de manera especial durante un proceso de cambio organizacional. Ratifica y hace más respetable el papel del líder y el equipo de dirección.

  1. La comprensión del equipo de dirección de que retener el análisis individual en la solución de problemas mientras se toma suficiente tiempo para permitir que estos sean ventilados en lo colectivo, es la esencia del liderazgo en una empresa de aprendizaje.
  2. Los líderes deben utilizar un enfoque abierto al cambio y como prioridad necesaria reconocer la importancia de desarrollar la infraestructura imprescindible para implementar y promover este desde el interior mismo de las empresas, con particular énfasis en la gestión del conocimiento, la innovación, la tecnología y la comunicación como condición para el pleno ejercicio de la crítica y la participación de los trabajadores en el desarrollo de sus empresas y como las principales herramientas de la gestión del cambio.
  3. Los líderes deben comprender que siempre serán necesarios nuevos diseños organizacionales, una nueva filosofía, otra forma de dirigir las organizaciones o de configurarlas, que integre a las personas en una dinámica de cambio como forma de ser competitivos.
  4. El liderazgo es un proceso compartido, así la verdadera tarea de los que están en puestos de liderazgo en los procesos de cambio es la de propiciar la transición, combatir la banalidad, dar libertad a sus colaboradores, eliminar TODOS los obstáculos que puedan entorpecer el rendimiento de su equipo, cultivar la sinceridad, la amistad, el respeto, la franqueza, estructurar la organización para sustentar la eficaz y eficiente aplicación de la Política y la Estrategia, gestionar los conflictos, gestionar y mejorar los procesos, inspirar la innovación, evitar los efectos negativos de la agresividad, la ausencia de comprensión y la crítica irreflexiva en su equipo de trabajo, la discriminación y la exclusión, fomentar el diálogo, cultivar la flexibilidad, la tolerancia y la creatividad.
  5. El líder tiene que ser capaz de percibir y prever los pequeños errores y las pequeñas grietas, adelantarse a los cambios, marcar su espacio con sabiduría y respeto.
  6. Los líderes deben tener la capacidad para percibir una de las primeras manifestaciones negativas que se pueden percibir durante un proceso de cambio que consiste en cómo las personas en la organización tienden a desarrollar estrechos lazos entre sí que nada tengan que ver con la finalidad de unir esfuerzos en la dirección del mejoramiento que se plantea lograr, sino que solo serán lazos personales, basados en intereses de un momento, ya sean de negocio, personales, comerciales, financieros, económicos, arribistas; en síntesis, intereses no legitimados socialmente.

___________________________________________

Escrito por Arturo Luis Romero

Leer completo en gestiopolis.com

http://www.gestiopolis.com/19-ideas-sobre-liderazgo-y-gestion-del-cambio/

Neurociencia y el estudio integral del ser

Cuando se habla de neurociencia suele hacerse referencia al conjunto de ciencias que interactúan de forma tal que pueden analizar el ser humano desde lo biológico, bioquímico, psicológico, entre otros enfoques, con el fin de estudiar – entre otras cosas – los elementos que inciden sobre la conducta. Esto a fines de comprender cosas como la forma en que nos relacionamos, las reacciones ante diversas situaciones y las particularidades asociadas a la toma de decisiones.

Considerando esto, la neurociencia permite realizar un estudio integral del ser, considerando tanto lo material como lo etéreo. En este contexto, Acevedo (2014) sostiene que “en cada persona existe un sistema de tres dimensiones: cuerpo, alma y espíritu…basta saber si se sabe gerenciar en sus tres dimensiones”. El ponente expresa que estos tres aspectos son interdependientes entre si y que requieren como partes de un todo, la atención y la dedicación para encontrar un equilibrio de las mismas. Sobre ello, refiere que en un primer nivel o dimensión, el cuerpo es la esencia vital el cual representa el componente material; luego, se encuentra el alma, la que cataloga de membrana permeable entre el cuerpo-espíritu y a su vez, la que concentra tanto la moral como la ética; es por su parte, el espíritu la fuente de energía del ser o como lo expresa “es lo más sublime que tiene el hombre”. Sigue leyendo

Gestión y mejora de procesos en las organizaciones

¿Por qué debemos mejorar los procesos?

Heráclito de Efeso señalaba, con genial acierto, que nunca nos bañamos dos veces en el mismo rio.

  • Grandes paradigmas rigen la vida del ser humano.
  • Se deben considerar los costos como resultado de identificar el valor agregado. (productos y servicios).
  • La gran revolución del siglo XX fue la calidad total.
  • La productividad y la competitividad garantizan nuestra supervivencia en un ambiente de negocios globalizado y entrelazado.
  • No es posible encontrar calidad en las personas que no han hecho su forma de vida, y mucho menos en empresas que están conformadas por estas personas.
  • La verdadera calidad surge de la comprensión de la realidad que vive la organización.
  • La decisión real: vivir principios de calidad con las personas que las conforman.

Cualquier sistema vive un entorno cambiante, y tiene que adaptarse, esa adaptación de hecho significa cambio, pero la clave del asunto radica en la velocidad de este.
Las empresas siempre han vivido en entornos cambiantes, lo que pasa es que en muchas ocasiones las transformaciones han sido mucho más lentas y en ocasiones estas eran mayores que la vida misma, por lo tanto eran imperceptibles. Sigue leyendo