8 principios para construir un producto o servicio

Hace poco escribí sobre la importancia de tener muy claro qué es lo que vendemos para desarrollar una adecuada estrategia empresarial. Esto es clave tanto en la fase comercial, como en la estratégica, de marketing o de innovación. No vamos a poder trabajar sobre un producto que no terminamos de conocer, sobre todo en el sentido de saber qué es lo que atrae al mercado hacia nuestra oferta. En este sentido creo que es necesario, a la hora de desarrollar, evolucionar o crear ese producto (o servicio) tener muy claro en base a qué criterios lo vamos a hacer.
Desde mi punto de vista es necesario comprender que un producto es una oferta viva, que ha de ir adaptándose a las necesidades y requerimientos del mercado. Del mismo modo, no podemos sólo centrarnos en un núcleo o core de producto sobre el que trabajar, sino que nuestro objetivo ha de ser ampliar el producto hasta encontrar aquello que lo hace diferente, ya sea añadiendo atributos físicos o servicios. Al fin y al cabo todo producto tiene un componente de servicios. Sigue leyendo

Organización del proceso de cambio empresarial

Cada vez son más las organizaciones que han comprendido que su consolidación y supervivencia dependen, en gran medida, de su capacidad para realizar, con eficacia, un proceso de cambio en continuidad. La cuestión esencial es cómo ejecutar y liderar dicho proceso de cambio, teniendo muy en cuenta que cada organización posee unas señas de identidad específicas, una idiosincrasia particular que la hace única e irrepetible.

A tener muy presente, que el factor crítico de éxito para la aplicación de un proceso de cambio es incontestablemente la capacidad de liderazgo, involucración y comunicación. Pero, junto a la capacidad de liderazgo, han de darse unas condiciones iniciales necesarias: una visión de lo que la organización debe ser y la dirección hacia esa visión, una razón de ser y un sentido de la interdependencia con la sociedad. Además de escenarios nítidos y factibles, estructuras organizativas con la suficiente flexibilidad y un uso efectivo de la tecnología avanzada, también serán necesarios sistemas de recompensa que reflejen las prioridades, valores y normas de la organización y las necesidades individuales de dignidad y crecimiento. Sigue leyendo

¿Se puede medir la creatividad?

En el otoño de 2012, poco antes de que el famoso “índice de creatividad” de Manager Magazine fuera publicado en Alemania, dos importantes agencias del país germano, Jung von Matt y Scholz & Friends, anunciaban su decisión de no participar en ningún concurso de creatividad y publicidad durante 2013.

Gracias a los premios ganados en tales concursos, Jung von Matt había logrado el primer puesto en el “índice de creatividad” de Manager Magazine durante seis años consecutivos, mientras que Scholz & Friends había conseguido un nada desdeñable cuarto puesto.

Y lo cierto es que la creatividad es importante para mucha gente. Si una agencia o un publicitario tuvieran que elegir aquello que aporta verdadero valor a su negocio, muy probablemente elegirían la creatividad. La idea subyacente es que las campañas publicitarias pertrechadas por una buena creatividad proporcionan también excelentes resultados a sus clientes.

Quizás por ello la mayor parte de la agencias se toman los premios de publicidad y de creatividad tan en serio. Ganar alguno de estos premios hace que su potencial creativo sea más visible y tangible par sus clientes. Y cuando esas mismas agencias participan en concursos para intentar ganar la cuenta de un nuevo cliente, muy a menudo son elegidas en función de su posicionamiento en los amados y al mismo tiempo temidos rankings de creatividad fabricados a partir de las decenas de premios y concurso que habitan en la industria publicitaria. Sigue leyendo