Fidelización de clientes para PYMES

Las pequeñas y medianas empresas tienen algunas ventajas naturales a la hora de retener y fidelizar clientes frente a las grandes corporaciones: son más flexibles, pueden dar respuestas más rápidas, suelen ofrecer un trato más cercano y personal al cliente, y suelen estar mejor preparadas para ofrecer un servicio o producto personalizado.

En el consejo de esta semana nos vamos a centrar en las posibilidades que tienen las PYMES para fidelizar mejor a sus clientes, y vamos a articular esa fidelización en torno a dos ejes: vincular (trabajando con las emociones y la relación directa con los clientes), y sorprender (a través de mecanismos que permitan superar las expectativas del cliente). En la primera parte de este artículo, nos centraremos en el eje de la vinculación, mientras que dejaremos para la segunda parte lo relativo al manejo de las expectativas de los clientes. Sigue leyendo

El ejercicio del coaching y el desarrollo de competencias como estrategias internas de una empresa competitiva

En esta ocasión deseo aportar reflexiones obtenidas como resultado de una investigación realizada en mis actividades de trabajo, pretendiendo así, resaltar la importancia de atender el desarrollo de competencias y el ejercicio del coaching empresarial como estrategias internas que favorecerá a una organización que pretende mantenerse en un nivel competitivo aceptable de su entorno.

Primeramente, es fundamental considerar que los cambios del entorno repercuten en varios aspectos del mercado, reflejándose en hechos tales como:

a) La modificación de la visión y orientación de las empresas.
b) El incremento de las exigencias del mercado.
c) El aumento de la competencia

Esto induce a las organizaciones a poner especial cuidado en la revisión e implementación de medidas que mejoren sus actividades de trabajo, contribuyendo así, a regirse por políticas enfocadas al cumplimiento de:

a) La calidad.
b) La productividad.
c) El servicio.
d) La imagen competitiva.

Esta tarea competitiva es permanente y debe mantenerse actualizada gracias a los continuos cambios que se seguirán presentando en su ambiente. Sigue leyendo

La innovación en la gerencia

Actualmente actuamos en un esquema globalizado, que supone la interacción de actividades económicas y culturales, bienes y servicios generados por un sistema con muchos jugadores y actores. Ante esta realidad, que nos exige actuar, y un entorno que nos bombardea de información, y que cambia velozmente, es determinante provocar una reacción a todas estas señales. En general este proceso de reacción involucra un cambio. ¿Nos sumamos al cambio?, ¿cómo logramos crear ventajas competitivas sobre los otros jugadores?, ¿entramos en el juego de ganar?, ¿cómo jugamos? Todos los caminos indican que la mejor vía es innovar. Pero todo no queda allí, en este camino caen muchos.
No sólo se trata de andar en él, en el ínterin. No sólo podemos caer sino quedar fuera del juego. Debemos jugar a paso seguro, entonces ¿cómo innovar y no morir en el intento? La manera de competir y hacer negocios es otra. La arena de juego está formada por un bombardeo de períodos continuos de cambio, en los que nos sometemos a una serie de fuerzas tales como la globalización, el redimensionamiento de las empresas (fusiones, alianzas estratégicas, coopetencia, tecnología de la información), clientes cada vez más exigentes, lo que se traduce en la necesidad de nuevos productos y procesos (actualización e innovación). La reacción a estas fuerzas es innovar. Nuevamente, ¿cómo hacerlo exitosamente? Innovar no necesariamente significa éxito, o lo que es peor, el que innova no necesariamente sobrevive, porque la experiencia demuestra que muchos intentos de innovación redundan en fracasos. Por lo tanto, el cambio hacia la innovación no es sólo tomar la decisión de hacer la jugada sino de pensarla, planificarla estratégicamente para que finalmente se cristalice en ganar y seguir en el juego. Todo nos indica que se debe gerenciar ese cambio. Actualmente, las
economías más poderosas son aquellas que han logrado fortalecer y administrar su capacidad de innovación.
Es decir, su capacidad para generar conocimientos y llevarlos exitosamente al mercado. Sigue leyendo

Sun Tzu, el arte de la guerra

El tema de Sun Tsu, autor del libro “El Arte De La Guerra”, es inagotable.
Recientemente, un excelente amigo me hizo el favor de regalarme un libro sobre este tema, que recomiendo ampliamente. Se trata de Sun Tsu, war and management. Los autores son profesores de la Universidad Nacional de Singapore, enseñan en varias universidades occidentales y publican en revistas inglesas y americanas. Al obvio hecho de su sólida formación teórica, hay que agregar su profundo conocimiento del idioma chino, cosa que
hace muy valioso su libro.
Ciertamente en su libro hay muchas cosas útiles, pero voy a centrarme en el aspecto de la formulación de la estrategia, tema que abarca dos capítulos. Sun Tsu incluye dentro de la formulación de la estrategia varios conceptos:
· La selección del campo de batalla
· La concentración de fuerzas
· El ataque
· Los planes de contingencia
La selección del terreno o campo de batalla es muy importante para el autor. Es bien conocido su dicho: “Conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo. En cien batallas, no estarás en peligro. Conoce el terreno y conoce el clima. Tu victoria será total.” Como ya hemos dicho, al terreno hay que entenderlo como el mercado y al clima, como el entorno. Aquí hay que considerar las áreas donde tanto el contrincante como nuestras propias fuerzas tienen ventajas distintivas, las áreas ignoradas por el contrincante y los trece tipos de campo de batalla. Vamos a analizarlos por separado. Sigue leyendo

Coaching para la Planificación Estratégica

Estrategia significaba el arte de disponer las tropas antes del combate. En términos militares, estas definiciones continúan siendo válidas. La estrategia precede a cualquier táctica en una disposición militar.

Esto es igualmente aplicable a cualquier organización. La finalidad de una buena estrategia es situarse en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con los recursos adecuados para ganar.

La clave de una buena estrategia es la posición.

Lo que realmente significa establecer una buena estrategia es hacer lo que sea posible para situarse en la mejor posición para alcanzar un objetivo o conjunto de objetivos.

Qué entendemos por Planificación Estratégica

El coaching con perspectiva sistémica es muy adecuado para entender y aprender a diseñar la Planificación Estratégica de manera participativa. Constituye parte de su esencia y sistema de aprendizaje. El enfoque de sus procesos es básico para establecerla y, sobre todo, aplicarla con resultados válidos.

Entendemos que la Planificación Estratégica y participativa es la indagación, toma de consciencia y diseño de las mejores estrategia posibles que coordinen y sostengan las acciones prioritarias para alcanzar la visión compartida de la organización o equipo. Evidentemente también puede ser para la de una persona.

Todo sistema de Planificación Estratégica por sencillo que sea, es útil, pues cumple con la misión de proporcionar un apoyo metodológico, poner fecha y orden a la tarea estratégica. Especifica la relación de la organización con su entorno en función de la visión, los objetivos, las estrategias y el plan de acción. Sigue leyendo

3 consejos de marketing para las pequeñas empresas que arrancan

El marketing en la pequeña empresa es una herramienta que, hoy en día, es poco utilizada y este hecho constituye un error muy común en los empresarios actuales. El marketing no es sino una herramienta que analiza la gestión comercial de la empresa con el objetivo de captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades. Esto quiere decir que da igual el tamaño que tenga la empresa, el marketing es una herramienta muy útil que debe ser utilizada.

Antes de abrir una empresa es muy importante preguntarse, “¿Es lo que necesita la gente?”, “¿Puedo hacerlo de forma continua con un buen resultado?”, ”¿Cuáles son mis límites?”.

También es muy importante marcarse los objetivos a corto plazo y que sean factibles, no perder el tiempo en objetivos imposibles a largo plazo.

Una vez que la empresa esté lista para comenzar su actividad es esencial seguir los siguientes tres pasos:

1. Darnos a conocer

Como todos sabemos los inicios son difíciles en el mundo empresarial, por eso el inicio es donde más dinero debemos gastar. Teniendo en cuenta el presupuesto del que disponemos desde el principio debemos destinar una parte para darnos a conocer. No basta con tener el número de contacto impreso en los coches de empresa y sentarse a esperar, anunciarse en un periódico o en una radio local puede constituir una manera de empezar con buen pie. También poner carteles por la ciudad con el número de contacto puede ser útil y de poco gasto. Sigue leyendo

La necesidad de definir una estrategia que se anticipe a los cambios

El entorno de muchas empresas hoy en día no es muy diferente entre las localidades del planeta: repentinamente se encuentran con un mercado altamente competitivo, globalizado, con una nueva manera de hacer negocios, con una tecnología que avanza vertiginosamente y una brecha significativa entre sus competidores, sumado a ello un entorno macroeconómico de gran incertidumbre. Lo determinante ante esta situación, es reaccionar a tiempo; detectar la brecha, redireccionar la estrategia –formularla en algunos casos– , desarrollar competencias e identificar los factores clave de éxito del negocio.
En los actuales momentos donde el factor permanente es el cambio, el principal desafío de las empresas es la definición estratégica, éste aspecto debe responder y debe estar alineado a las nuevas formas de competencia surgidas por el cambio en las condiciones económicas nacionales e internacionales. Los procesos de apertura y desregulación, obligan a las empresas a enfrentar modalidades de competencia global con otras empresas nacionales y del exterior. En consecuencia, para permanecer, y aún más, crecer en el mercado, las empresas se ven obligadas a considerar en su estrategia todos los niveles de acción. En términos generales la estrategia debe contemplar el siguiente enfoque:

Orientación de negocios: A través del diseño de una estrategia de portafolio, que permita penetrar y desarrollar el mercado y los nuevos productos.
Diversificación e integración: Esto implica el desarrollo de una perspectiva de procesos y capacidades.
Estructura de Negocios: Enmarcado hacia la visión de que cada negocio genere valor para la corporación como un todo.
Orientación de Gestión: Liderazgo. Define prácticas en términos de relación con clientes externos e internos con la connotación de compromiso. El objetivo es entregar al cliente una mayor calidad. Diferenciarse.
Orientación de Cambio: Significa promover una permanente innovación dentro de la organización para que se desarrollen nuevas y mejores prácticas de negocios, incluyendo las herramientas gerenciales y las innovaciones tecnológicas. Sigue leyendo