Reinventar y adaptación al cambio, retos de la sostenibilidad

Reinventar el presente para existir en el futuro, el nuevo reto de la sostenibilidad

Las complejas realidades sociales, la dinámica empresarial, los efectos de la economía y el mercado sobre las organizaciones y el impacto de la tecnología en la cotidianidad enmarcan la urgencia de hacer un pare estratégico que nos permita reconocer el camino que estamos transitando en su contexto.

La innovación se apropia cada día con más rapidez de los terrenos conquistados por la tradición, la historia se convierte en un soporte necesario pero no suficiente para asegurar la permanencia de las compañías en los futuros que se anticipan cada vez con más complejidad. Las modas administrativas se convierten en imperativos de gestión y en apuestas donde la improvisación y el ensayo ya no tienen cabida.

Los tiempos van cambiando y los desafíos son cada vez difíciles de afrontar, la relación costo-beneficio y la rentabilidad de las operaciones obligan al desarrollo de alternativas imaginativas que lleven a un resultado positivo en la ecuación entre satisfacción del cliente y ganancia neta. La competencia parece estar dispuesta a sacrificar los márgenes e incluso a arriesgar los flujos de caja con tal de asegurar las efímeras fidelidades de los inestables y volátiles clientes que están dispuestos a abandonarnos a la menor oportunidad que les ofrezca el mercado.

Las épocas de los grandes diagnósticos organizacionales ha terminado, los tiempos donde gastábamos días enteros reflexionando sobre la importancia de planear el futuro y elaborando matrices y cuadros de mando nos han dejado exhaustos y un poco desilusionados; es la hora de la acción, de hacer realidad los planes, de comenzar a intervenir en los problemas y de permitir que los viejos paradigmas den paso a nuevas maneras de entender e interpretar la realidad organizacional.

Hemos invertido muchos recursos económicos, tecnológicos y tiempo en diseñar planes de acción que nunca tomaron forma y simultáneamente vemos como otras empresas comienzan a tomar la delantera sin demasiadas maletas en sus manos. Sigue leyendo

Desarrollo humano. Pieza clave para la sustentabilidad

El desarrollo humano es entendido como el proceso de expansión de las capacidades de las personas que amplían sus opciones y oportunidades. Asimismo, está íntimamente relacionado a las necesidades y anhelos que tenemos todas las personas de ser mejores, bien sea a nivel personal, profesional, como miembros de nuestras familias y de nuestra sociedad.

No obstante, no se puede hablar de desarrollo si no se hay un punto de partida o referencia y una meta trazada a alcanzar, es decir, se requiere de un previo Análisis de Brecha: ¿dónde estoy y hacia donde quiero ir?, siendo lo último, no necesariamente igual a ¿hacia dónde estoy yendo?. De allí la necesidad del Autoconocimiento como punto del partida.

Por su parte, el crecimiento individual está conformado a grandes rasgos, por seis (6) elementos principales: equidad, potenciación, productividad, sostenibilidad, seguridad y cooperación, de los que se menciona lo siguiente:

• La equidad implica que todo individuo, sin importar raza, sexo, edad, condición social, origen, religión u otro, está en el derecho de tener acceso a las mismas oportunidades para crecer como persona.

• La potenciación conlleva a reconocer el derecho de todo individuo para participar y decidir en el cómo cambiar sus vidas.

• La productividad está relacionada con participación de las personas en la generación de ingresos y en el empleo bien remunerado, invirtiendo tiempo, dinero y/o dedicación para desarrollar sus potencialidades.

• La sostenibilidad implica que el acceso a las oportunidades de desarrollo humano sean accesibles a las generaciones actuales y futuras.

• La seguridad está asociada a que la aplicación y aprovechamiento de las oportunidades del desarrollo se den de manera libre y mantenida en el tiempo. Sigue leyendo

4 Claves de la sostenibilidad

La sostenibilidad es una realidad que se consolida día a día. El cambio climático, el debilitamiento de la capa de ozono y la depredación de zonas verdes, han puesto la preocupación por el medio ambiente en el tapete, posicionándose como uno de los temas que más preocupan a la sociedad.

Muchas empresas se han vuelto parte de la tendencia por promover sistemas de producción más eficientes a nivel energético y amigable con el ambiente. Otras, en cambio, ven la sostenibilidad como una oportunidad de mejorar su reputación y ser reconocidas, por lo que realizan esfuerzos presionados por mejorar su imagen.

Para este año se vislumbran cuatro puntos sobre la sostenibilidad en la empresa, que serán las tendencias en este 2012:

Transparencia

La tendencia es medir y presentar al conocimiento público, los usos energéticos, emisiones de carbono y otras prácticas de sostenibilidad. Las mismas empresas realizan estos procedimientos y exponen los resultados de estas verdaderas auditorias de eficiencia energética. Aunque es la tendencia, la mayor parte de las compañías que ejecutan estas mediciones tienen contemplados programas que, de alguna medida, reducen el gasto energético y huella de carbono. Es decir, también ayuda a mejorar su reputación e imagen empresarial.

Estándar global

Las prioridades “verdes” en diversas ciudades y empresas multinacionales, generan la necesidad de una consistencia a nivel internacional. La existencia de un estándar global parece ser cada vez más necesario, para que a través de la definición de herramientas precisas y métodos comunes, se pueda medir y comparar dentro de cada sector, de manera más eficiente. Sigue leyendo