Desarrollo humano. Pieza clave para la sustentabilidad

El desarrollo humano es entendido como el proceso de expansión de las capacidades de las personas que amplían sus opciones y oportunidades. Asimismo, está íntimamente relacionado a las necesidades y anhelos que tenemos todas las personas de ser mejores, bien sea a nivel personal, profesional, como miembros de nuestras familias y de nuestra sociedad.

No obstante, no se puede hablar de desarrollo si no se hay un punto de partida o referencia y una meta trazada a alcanzar, es decir, se requiere de un previo Análisis de Brecha: ¿dónde estoy y hacia donde quiero ir?, siendo lo último, no necesariamente igual a ¿hacia dónde estoy yendo?. De allí la necesidad del Autoconocimiento como punto del partida.

Por su parte, el crecimiento individual está conformado a grandes rasgos, por seis (6) elementos principales: equidad, potenciación, productividad, sostenibilidad, seguridad y cooperación, de los que se menciona lo siguiente:

• La equidad implica que todo individuo, sin importar raza, sexo, edad, condición social, origen, religión u otro, está en el derecho de tener acceso a las mismas oportunidades para crecer como persona.

• La potenciación conlleva a reconocer el derecho de todo individuo para participar y decidir en el cómo cambiar sus vidas.

• La productividad está relacionada con participación de las personas en la generación de ingresos y en el empleo bien remunerado, invirtiendo tiempo, dinero y/o dedicación para desarrollar sus potencialidades.

• La sostenibilidad implica que el acceso a las oportunidades de desarrollo humano sean accesibles a las generaciones actuales y futuras.

• La seguridad está asociada a que la aplicación y aprovechamiento de las oportunidades del desarrollo se den de manera libre y mantenida en el tiempo. Sigue leyendo