Importancia del trabajo en equipo en la organización

El ser humano es por naturaleza un ser gregario, significa esto que permanentemente está buscando grupos con los cuales referenciarse por diferentes motivos, sean familiares, religiosos, sociales y por empatías académicas o de cualquier otro tipo.

Todos los integrantes de un grupo humano buscan alcanzar un propósito cuando se reúnen; el triunfo de su equipo, ganar un torneo, un concurso, sobresalir ante los gerentes por sus resultados, etc.., en este sentido el trabajo en equipo está siempre asociado a la razón por la cual ha sido creado el equipo y la búsqueda constante de contar con las personas indicadas para obtener los resultados esperados. Sigue leyendo

Componentes de la actitud

Literalmente tomamos la palabra actitud como un acróstico y la descomponemos letra a letra:

Acción

Nos interesa analizar sobre todo el impulso a la acción (motivación) que es determinante en los resultados de la actitud

Lo que nos permite ser consecuentes es siempre mantener vivos los motivos, las razones por las que hacemos las cosas. Hay 3 tipos de motivos:

Externos o materiales: salario, prestaciones, sitio de trabajo, etc. doy me dan, y nada más. Lo hago por lo que me dan y con eso me defiendo. Tengo que vender carros y lo que me interesa es sacar la comisión de la venta y para eso lograr vender como sea.

Interiores o creadores de satisfacción (no de sólo rendimiento: son dos coordenadas diferentes que dan lugar a 4 tipos de trabajadores: el que rinde y no está satisfecho, el que está satisfecho y no rinde; el que no rinde y no está satisfecho y el que está satisfecho y rinde): vendo los carros pero cada venta es un desafío para mis conocimientos, para mi experiencia. No prescindo de mi interés en la comisión pero tengo un motivo nuevo, más profundo que me lleva a vender mejor. El cliente me da la oportunidad de que la venta sea para mi ocasión de crecer y de prestar un servicio a otro.

Trascendentes: Vendo los carros pero al vender estoy prestando un servicio a una persona distinta de mí y lo hago porque servir es bueno, y si lo hago con cariño, lo hago porque creo empresa, porque contribuyo a la economía del país, todo eso hace que mi satisfacción sea más profunda. En último término lo hago por amor. Sigue leyendo

7 temas sobre responsabilidad social en la empresa

A continuación se presenta un resumen de los temas (7 temas que conforman el ADN de la Responsabilidad Social Empresarial de toda empresa) que necesariamente deben ser considerados, por todas aquellas empresas que aspiran ser socialmente responsable (tomado y ampliado del informe “Responsabilidad social corporativa en América Latina: una visión empresarial” de la serie: medio ambiente y desarrollo (No. 85) de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos, CEPAL, Santiago de Chile, abril de 2004), temas que deberán colocarse sobre la mesa a la hora de diseñar la estrategia que cumpla realmente con la responsabilidad social que aspiran lograr y de echo son los temas centrales del nuevo Modelo de Gestión, planteado en este manuscrito.
1. Valores y ética empresarial

La simple asociación entre Ética Empresarial y el mero cumplimiento de las exigencias Legales, se quedó en el pasado, ya es obsoleta, la madurez de la sociedad a catalizado su evolución y hoy no solo la asociamos al cumplimiento de las exigencias Legales, a este hecho ineludible le agregamos, el necesario compromiso de un comportamiento ético basado en valores.

Entre esos valores éticos se destacan: la honestidad, la integridad, la responsabilidad, el cumplimiento, el compromiso, el respeto, la transparencia y la apertura. Sigue leyendo

La realización profesional (I parte)

Escrito por Juan Dionicio Tavares, Antiguo Alumno del Master de Dirección del Desarrollo y Liderazgo de ISEAD Business School

Esta mañana me he sentido inspirado a compartir algunas ideas que considero relevantes para ayudar a alguna gente amiga que trata todos los días de sobrevivir en este mar turbulento del trabajo y a veces se frustra al no ver logrados sus sueños y aspiraciones.

He querido hablar de realización y no de éxito porque el éxito es momentáneo, es un evento temporal igual que el fracaso y generalmente es una interpretación de la realidad. Sin embargo la realización es un estado que se logra y permanece en nosotros alentándonos a seguir.

Sentirse realizado es sentirse en paz con las metas alcanzadas, habernos perdonado nuestros fracasos, sentirnos útiles y amados ante nosotros mismos. Es un sentimiento que no peligra porque no es un escalón del que podemos caer.

Este sentimiento se compara a cuando cumplimos un año más de vida. Nadie puede retroceder el tiempo y arrebatarnos lo que hemos vivido hasta esa edad, o cuando nos graduamos de la secundaria o la universidad, Es imposible que nos puedan devolver a primer grado de primaria, estamos realizados!!

Así es pues que profesionalmente, con el paso del tiempo, vamos sintiendo que nuestras experiencias profesionales nos hacen sentirnos cada vez más fuertes y capaces de lograr más y mayores metas. Sigue leyendo

La necesidad del Plan B

El hecho es la actual situación que vive la economía mundial y muchas de nuestras empresas; sus consecuencias y su resolución límite son producto de no disponer en el momento de la crisis de un Plan B, o un plan alternativo que pueda reorientar y corregir las fallas que se estén produciendo.

Un Plan B siempre debe estar en la mente del directivo, no como una solución límite sino como otra alternativa capaz de solucionar y enfocar nuevamente el problema, por que, aunque no se lo reconozcamos a nuestros colaboradores, cuando algo es susceptible de ir mal, seguro que irá peor.

No creo que pensar que cuando una cosa puede ir mal, seguro que irá peor, sea un pensamiento del que los directivos y personas de empresa debamos huir.

Otra cosa es que lo divulguemos y hagamos copartícipes a aquellos que deben creer en su trabajo de forma positiva, sin reparar en las adversidades, pero repito: ¡no nos engañemos!

Nuestra acción directiva y de gestión necesita muchas dosis de realismo y de humildad ante el posible error o fracaso. El directivo debe estar preparado para lo peor, y si no es para lo peor, sí debemos tener presente que las cosas no siempre nos tiene que salir a la primera; por eso es tan importante tener siempre un Plan B, o una alternativa. Sigue leyendo

Empresas de alto rendimiento

Muchos deportistas de alto rendimiento, y en especial los que hacen deportes extremos, aplican algunos principios que son fundamentales para mejorar continuamente y alcanzar el éxito. Estos principios aplicados en el mundo empresarial y personal, sin duda permiten obtener resultados sobresalientes.

Tener pasión por lo que se hace: No existen deportistas que hayan logrado obtener resultados sobresalientes sin sentir pasión por lo que hacen. Disfrutar del entrenamiento fuerte cada día, buscar continuamente formas nuevas y mejores de hacer las cosas, aprender de las caídas y las dificultades, son parte del proceso y hay que disfrutarlo. Es importante que las empresas formen equipos de trabajo que sientan pasión no solo por lo que hacen en su área sino por el negocio principal de la empresa.

Visualizarse haciendo las cosas bien: La visualización consiste en hacer el ejerció mental de imaginarse haciendo el proceso de manera perfecta. Por ejemplo, movimientos del cuerpo, dificultades del terreno y opciones por cambios del entorno, entre otras, son elementos que entran dentro de la visualización para logra replicar mentalmente la realidad que se puede presentar. Este principio es significativo no solo en las empresas, cuando definen su visión y su misión, sino a nivel personal en situaciones como presentaciones, ventas, entrevistas y reuniones, entre muchas otras. Sigue leyendo

¿Eres un happyshifter?

Encontrar el trabajo soñado es una tarea difícil, pero no imposible. Mientras muchos se conforman con un empleo que les permita un desarrollo profesional, un buen sueldo y quizás un cómodo ambiente laboral, otros deciden seguir el camino de la felicidad laboral. Los llamados “happyshifter” no se conforman.

Ser un happyshifter implica buscar la felicidad a través del trabajo, convirtiéndolo en una fuente de sentido para la vida. Quienes lo practican, en algún momento se cuestionaron acerca de lo que hacen en su trabajo, de qué forma y en qué condiciones, planteándose si realmente ese ámbito laboral lo hace feliz, o si ir a trabajar solo es parte de la rutina. Pero en vez de escapar a esas situaciones disyuntivas, las personas happyshifters actúan, deciden cambiar de compañía o se van de ella para crear una propia. El objetivo final es ser feliz.

Emprendedores natos
Los happyshifters tienen una personalidad emprendedora, optimista y no son conformistas, no tienen miedo a escuchar su conciencia y se plantean lo que quieren ser y hacer el resto de su vida, eligen lo realizan de forma proactiva y positiva. Se conocen muy bien a sí mismos, y han tenido la capacidad de elegir objetivos a largo plazo, sacrificando tiempo e ingresos económicos, porque entienden que no siempre se parte de las mejores condiciones y que se debe tener paciencia para poder progresar y así, lograr la felicidad plena. Por lo tanto, son personas que reinventan su futuro, protagonistas de sus vidas, que toman el control de ésta y no culpan a otros de sus problemas personales y laborales.

Esta tendencia es muy positiva e importante, ya que a las personas les permite ser feliz y por ende desempeñarse al interior de las organizaciones de manera plena y muy constructiva, entregando lo mejor de cada uno en pro de lograr los objetivos y resultados. Además, es fundamental que los trabajadores tengan en cuenta que son ellos quienes deben tomar la dirección de sus carreras profesionales y que sólo ellos son los responsables de los resultados obtenidos.

_________________________________________________

Publicado en equiposytalento.com

http://www.equiposytalento.com/noticias/2011/07/07/eres-un-happyshifter

La fuerza del pensamiento positivo… en el trabajo

yeraEn los últimos años, está ganando fuerza el planteamiento de que para los individuos y sus relaciones, tanto en el ámbito personal como en el profesional, las emociones juegan un cometido primordial. Nuestra vida está repleta de acontecimientos que la conforman y, sorprendentemente, desconocemos hasta qué punto nos condicionan. No nos damos cuenta que no son esos acontecimientos los que deciden nuestra vida, sino lo que pensamos y cómo actuamos sobre los mismos. El pensamiento condiciona nuestra acción. Existe una teoría llamada del 90%, que dice, que podemos controlar el 90% de lo que nos ocurre y que el 10% serían esas circunstancias que surgen por sí mismas y no podemos reprimir.

Imaginemos cualquier escena cotidiana: se ve envuelto en un enorme atasco cuando va camino del trabajo. Un conductor despistado hace un brusco viraje delante de su coche y la bebida isotónica que se acaba de abrir le mancha el traje. Además, llega tarde y de un humor terrible. A partir de ahora, el día simplemente va cuesta abajo y no consigue rendir lo suficiente en el trabajo, pues está demostrado que, cuando surgen dificultades, los ánimos se alteran con facilidad y las personas nunca dan lo mejor de sí sino que en cuanto puedan buscarán sabotear y menospreciar los acuerdos tácitos alcanzados. Sigue leyendo

La emotividad bien gestionada, clave para el éxito profesional

Existen muchas investigaciones que exponen que un estado de ánimo, tanto positivo como negativo, afecta al rendimiento y productividad del trabajador, y que el efecto causado por el buen humor es mucho más intenso, creativo e innovador. De hecho, está comprobado que las personas satisfechas con su trabajo son más felices, desarrollan un sentido de pertenencia y son más productivas, pues se sabe que los estados positivos contribuyen a eliminar el estrés y, por tanto, mejorar nuestra salud, aumentan el rendimiento, estimulan la imaginación, favorecen la fluidez de la comunicación, mantienen alta la autoestima, aseguran el optimismo y reducen las ansiedades derivadas de los entornos laborales.

En una sociedad cada vez más informatizada y ‘en red’, los sentimientos siguen condicionando y determinando nuestras acciones. Y es que tenemos muy claro que la inteligencia cognitiva, asociada únicamente a la razón, es necesaria para nuestro éxito profesional pero de lo que no estamos tan seguros es de que la inteligencia emocional, la emotividad bien gestionada, también. No importa que contemos con la mejor tecnología, los mejores proveedores y los mejores clientes si nuestro clima laboral está mal, pues tarde o temprano nuestra organización sufrirá las consecuencias, ya que los estudios reflejan el carácter contagioso de los estados de ánimo a pesar de que las emociones están consideradas como una manifestación íntima. En este sentido, está demostrado que trabajar en un contexto favorecido por el buen humor mejora las relaciones y fomenta la espontaneidad. Muchas personas que realizan su trabajo en un entorno agradable y positivo hacen frente a sus tareas con mayor destreza y habilidad, por lo tanto, resulta interesante prestar atención al grado de felicidad que se respira en nuestras organizaciones, pues, cuando el ánimo es malo los resultados también lo son.

Es evidente que la dirección debe asumir que la atmósfera laboral es una variable a tener en cuenta para el éxito empresarial y, en consecuencia, resulta fundamental que los responsables de la organización aprendan a hacer frente con determinación a aquellas situaciones emocionales complejas que deterioran los procesos productivos y ponen en jaque a la organización.

_________________________________

Escrito por Trinidad Yera, profesora de Comportamiento Humano en la organización de ISEAD

Publicado en capitalhumano.wke.es

http://capitalhumano.wke.es/noticias_base/la-emotividad-bien-gestionada-clave-para-el-%C3%A9xito-profesional?commit.x=7&commit.y=8&locale=es&magazine_ids%5B%5D=2&q=trinidad+yera&site=6

Negocio se ofrece para compartir piso: El Coworking (I)

ignacio-marotoHace un par de semanas comentamos las posibilidades que ofrece el trabajo desde casa, y pusimos de manifiesto algunas de sus dificultades, como la soledad o las complicaciones que ofrece para obtener una alta productividad. Estos problemas son compartidos también por los estudiantes, que suelen recurrir en ocasiones al estudio en espacios comunes, generalmente bibliotecas, para resolver sus necesidades de relación interpersonal y de estímulo al estudio. El “coworking” aparece para llenar ese tipo de vacío en el caso de los teletrabajadores y profesionales freelance.

El “coworking” (o cotrabajo) es una innovadora manera de trabajar que permite compartir oficina con otros profesionales que no pertenecen a la misma empresa ni sector. Dicho de una forma distendida, viene a ser algo así como un cóctel que mezcla alguna de las ventajas de los centros de negocios con el ambiente de una cafetería o de un lugar de reunión, networking (y a veces algo parecido a la terapia de grupo) para autónomos y profesionales del teletrabajo.

¿En qué consiste? Básicamente, con el coworking se comparte un espacio de trabajo común y abierto (sin barreras ni despachos) al que pueden acudir profesionales freelance, a cambio del pago de una cuota o alquiler. En el espacio de coworking cada miembro dispone, generalmente, de un escritorio individual y acceso a internet, así como también otros servicios de valor agregado, que son sufragados de forma compartida por los distintos “cotrabajadores”.

Esta práctica surgió en Estados Unidos, y se ha hecho popular entre profesionales de Internet, diseñadores, programadores, escritores, y periodistas. Es especialmente apropiada para teletrabajadores que quieren evitar la soledad y las molestias que suele aparejar tener tu propio despacho en casa, y también puede ser una excelente solución para trabajadores que se encuentren de paso en la ciudad y necesiten un espacio agradable de trabajo por unos días. A continuación podéis consultar un video en el que se explica el funcionamiento y filosofía del coworking:

Sigue leyendo